Inicio ASP La combinación DM2 y obesidad puede fomentar una nueva epidemia: la enfermedad...

La combinación DM2 y obesidad puede fomentar una nueva epidemia: la enfermedad hepática grasa no alcohólica

diabetes-y-abosidad

..Victoria Guillén.
En España hay cerca de 6 millones de personas con diabetes, de las cuales 5,3 millones son pacientes con diabetes tipo 2 (DM2). Asimismo, cuatro millones de personas podría padecer DM2 y obesidad al mismo tiempo. Esta correlación entre ambos trastornos que durante años se ha visto provocó que en la década de 1970 se acuñara el término ‘Diabesidad’. En este sentido, Francisco Tinahones, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo) señala que “la diabesidad es cada vez más frecuente en la población infantil y juvenil. Estamos viendo adolescentes obesos con DM2, algo impensable hace años”.

Francisco Tinahones: “Evitando el exceso de peso se pueden prevenir más del 50% de los casos de diabetes tipo 2”

La diabesidad se trata de una enfermedad fundamentalmente derivada de los hábitos de vida actuales, tanto en la alimentación como en la falta de ejercicio. Sin embargo, también existen factores genéticos que pueden favorecer a su aparición. Así, Javier Escalada, director del Departamento de Endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra, advierte que “la combinación de ambas patologías puede fomentar la aparición de dolencias cardiovasculares y otra nueva epidemia como es la enfermedad hepática grasa no alcohólica”.

“No es extraño encontrar que detrás de un diagnóstico de sobrepeso, o incluso normopeso, hay obesidades ocultas. Éstas se definen por un exceso de grasa corporal, que el índice de masa corporal no detecta”, apunta Escalada. Tanto la obesidad como la DM2 son dos enfermedades crónicas, por lo que los tratamientos deben plantearse a largo plazo. Sin embargo, si la intervención terapéutica es precoz, intensiva y constante, se pueden conseguir buenos resultados, incluso de “curación” en algunas ocasiones. Esto se debe a que cuando la obesidad se trata, las enfermedades asociadas a la misma, como la DM2, desaparecen. Según ha indicado Tinahones, “evitando el exceso de peso se pueden prevenir más del 50% de los casos de diabetes tipo 2”.

Irene Bretón: “Hay que aprender a comer mejor, no es solo cuestión de comer menos. Tenemos que mejorar la calidad nutricional de nuestra alimentación

Detección precoz de la diabesidad
Así, el Dr. David Heber, director del Centro para la Nutrición Humana en la Universidad de California, expresa que la batalla contra la diabesidad comienza por una detención temprana de la enfermedad. Además, los expertos señalan que llevar una alimentación saludable y hacer ejercicio físico son claves para evitar el desarrollo de la enfermedad.

En este sentido, Irene Bretón, presidenta de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), explica que “hay que aprender a comer mejor, no es solo cuestión de comer menos. Tenemos que adaptar las calorías que ingerimos a lo que vamos a gastar y mejorar la calidad nutricional de nuestra alimentación, en base a la dieta mediterránea. Este es el patón dietético que ofrece más beneficios, pero siempre estableciendo objetivos individualizados”.

En este contexto, los expertos señalan que es urgente tomar medidas que promuevan unos hábitos de vida saludable. Especialmente en cuanto a dieta y ejercicio se refiere. Sin embargo, no todas las dietas ni todos los métodos son igual de efectivos y seguros. El Dr. Heber apuesta por el reemplazo de comidas con complementos alimenticios. “El reemplazo de comida promueve una dieta de alta calidad. Fundamentalmente porque son densos en nutrientes y tienen un índice glucémico bajo”. Y añade que “cuando se combinan con ejercicios de resistencia, pueden ayudar a promover la masa corporal magra”.

Las personas que sufren diabesidad tienen mayor riesgo de complicaciones ante el Covid-19 y, además, es probable que tampoco respondan a los tratamientos de forma adecuada

Diabesidad y Covid-19
La evidencia científica apunta a que, por separado, cada una de estas patologías es factor de riesgo de complicaciones pacientes con enfermedad por Covid-19. Por tanto, la combinación de ambas implicaría un peor pronóstico y un difícil manejo en caso de contagio. Asimismo, según ha indicado la Organización Mundial de la Salud, las personas en edad avanzada y las personas con enfermedades no trasmitibles preexistentes son altamente susceptibles a la infección por Covid-19. Por este motivo, los expertos han puesto de manifiesto la importancia de que la prevención de la  DM2, la prevención de la obesidad y su adecuado abordaje forme parte de las estrategias frente al coronavirus.

Por último, Dr. Heber destaca que “el exceso de grasa en la parte superior del cuerpo y la grasa abdominal contraen los pulmones. Estos depósitos de grasa excesivos también aumentan la susceptibilidad a las infecciones pulmonares y provocan la inflamación de las vías respiratorias. Por otro lado, se sabe que la diabetes debilita los reflejos inmunitarios naturales del cuerpo”. De esta forma, las personas que sufren diabesidad tienen mayor riesgo de complicaciones ante una pandemia que afecta a las vías respiratorias como la del Covid-19. Y, es probable que tampoco respondan a los tratamientos de forma adecuada.

Noticias complementarias: