Inicio ASP Un 65% de los pacientes con fracturas por fragilidad no son tratados

Un 65% de los pacientes con fracturas por fragilidad no son tratados

El seminario online ‘Paso a paso: recorrido multidisciplinar en osteoporosis’, organizado por Grünenthal dentro de las sesiones ‘Tetritalks’, ha tratado la importancia de la coordinación entre especialidades

covid-fracturas

..Redacción.
El diagnóstico y tratamiento de la osteoporosis requiere un enfoque multidisciplinar, donde los reumatólogos, los traumatólogos, rehabilitadores y otras especialidades médicas han de actuar de forma coordinada. Con el objetivo de mejorar esta interacción en beneficio del paciente, Grünenthal ha celebrado el seminario online ‘Paso a paso: recorrido multidisciplinar en osteoporosis’, incluido dentro de sus sesiones ‘Tetritalks’, orientadas a abordar la fractura osteoporótica. Según el informe ‘Huesos rotos, vidas rotas: guía para afrontar la crisis de fracturas por fragilidad en España‘ de la International Osteoporosis Foundation el 65% de los pacientes con fracturas por fragilidad no son tratados.

La coordinación entre reumatólogos, traumatólogos y rehabilitadores, clave para el abordaje exitoso de las fracturas por fragilidad relacionadas con la osteoporosis

En concreto, el seminario se ha centrado en el estudio de un caso práctico. Ha estado moderado por el Dr. Manuel Naves, adjunto en la Unidad de Gestión Clínica de Metabolismo Óseo del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y presidente de la Sociedad Española de Investigación en Osteoporosis y Metabolismo Mineral (Seiomm), quien ha destacado que “cada tres segundos alguien en el mundo se fractura un hueso y que cerca del 65% de los pacientes con fracturas por fragilidad no son tratados, una cifra que se eleva hasta el 72% en el caso de las mujeres”.

El Dr. Naves ha señalado que la osteoporosis no duele hasta que no ocurre la consecuencia más mórbida de la misma que es la fractura por fragilidad. «Ésta origina una merma en la calidad de vida del paciente que la sufre, con consecuencias importantes en su vida laboral o para realizar las actividades de la vida cotidiana”, ha expresado. Además, ha indicado que todo ello tiene un enorme coste social y económico, “ya que la fractura va a ser un importante condicionante de mortalidad”.

También ha recordado que el hecho de tener una fractura multiplica varias veces el tener una segunda. Asimismo, una segunda multiplica varias veces el tener una tercera y esto sigue una evolución exponencial. “El impacto de la primera fractura sobre la mortalidad es de sobra conocido, pero se multiplica por varias veces con las siguientes fracturas”.

Cada rotura ósea incrementa el riesgo de sufrir una fractura posteriormente

Enfoque multidisciplinar
El moderador ha destacado la importancia de la coordinación entre especialidades y el enfoque multidisciplinar en el abordaje de esta patología. Concretamente, lo ha puesto en relación con el contenido, eminentemente práctico, del webinar. En el caso que ha ocupado este seminario, una paciente de 70 años con osteoporosis es vista por el reumatólogo, aunque también podría haber sido vista por un internista, endocrino, ginecólogo, traumatólogo o geriatra. Éste emite un correcto diagnóstico y pone un tratamiento adecuado, pero este tratamiento fracasa. Además, ocasiona una fractura invalidante que hay que solucionar quirúrgicamente por el traumatólogo. «Después el paciente tiene que pasar a un rehabilitador que consiga la recuperación funcional e instaure medidas preventivas que impidan la aparición de nuevas fracturas».

La sesión se ha desarrollado con un enfoque eminentemente práctico, analizando el caso de una paciente de 70 años con fractura por fragilidad 

La sesión ha contado con ponencias de tres especialistas que han abordado, desde sus distintos puntos de vista, cada una de estas circunstancias. El Dr. Javier del Pino, jefe de Servicio de Reumatología Hospital Universitario de Salamanca y Catedrático de Medicina Universidad de Salamanca, se ha encargado del estudio y el diagnóstico de la paciente tras una primera fractura de muñeca; el Dr. Javier Nistal, especialista en cirugía ortopédica y traumatología en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, del seguimiento de la paciente tras sucesivas fracturas vertebrales; y, por último, el Dr. Xoan Miguens, jefe de Servicio de Rehabilitación Área de Gestión Integrada de Ourense, Verín e O Barco de Valdeorras, de la recuperación funcional de la paciente.

Según ha indicado el Dr. Naves, en este caso el traumatólogo tiene que aplicar una medida correctora quirúrgica. Además, tanto él como los anteriores especialistas, deben replantearse la futilidad de la terapia administrada y utilizar otra terapia más efectiva. “La visión del rehabilitador para una recuperación funcional del paciente es trascendental junto con una serie de medidas preventivas para evitar las fracturas, incidiendo en prevenir las caídas y la sobremedicación como principales riesgos de fractura en población envejecida”, ha añadido.

La visión del rehabilitador para una recuperación funcional del paciente es trascendental junto con una serie de medidas preventivas 

Otros actores fundamentales en el posterior seguimiento de los pacientes son los médicos de Atención Primaria que seguirán el día a día del paciente. «Sin olvidarnos del papel fundamental de la enfermería en muchas de las medidas preventivas a adoptar y con un papel destacado en la adherencia del paciente al tratamiento prescrito”, ha señalado.

Conocimientos útiles para distintas áreas
La actividad ha estado dirigida a médicos de todas las especialidades relacionadas con el metabolismo óseo: reumatólogos, internistas, traumatólogos, endocrinos, rehabilitadores, geriatras, ginecólogos y médicos de Atención Primaria, además del personal de Enfermería de estas áreas.

A mi entender, los principales conocimientos que han podido adquirir han sido el diagnóstico correcto del problema mediante un adecuado estudio clínico, bioquímico y de imagen de la paciente, las distintas posibilidades de tratamiento para la osteoporosis eligiendo el más idóneo en cada caso, el cambio a la terapia secuencial ante el fracaso terapéutico, el tratamiento corrector quirúrgico ante una fractura invalidante, así como, el posterior tratamiento rehabilitador y las medidas preventivas destinadas a evitar futuras fracturas”, ha concluido el especialista.

Noticias complementarias