Inicio ASP Dr. Josep Vidal: «Tener fármacos que permiten el control glucémico en el...

Dr. Josep Vidal: «Tener fármacos que permiten el control glucémico en el 80% de pacientes y añaden cardioprotección es inaudito»

novo-nordisk-control-glucemico-cardioproteccion

..Redacción.
La tasa de pacientes que alcanzan los objetivos de control glucémico con fármacos de la familia de agonistas del receptor de GLP-1 es de hasta ocho de cada 10 personas con diabetes tipo 2, una tasa «espectacularmente alta». Así lo puso de manifiesto el Dr. Josep Vidal, endocrinólogo del Hospital Universitario Clínic de Barcelona y director del Instituto de Enfermedades Digestivas y Metabólicas de este centro, en un coloquio sobre diabetes y riesgo cardiovascular organizado por iSanidad en colaboración con Novo Nordisk. «Tener fármacos que permiten el buen control glucémico en el 75-80% de los pacientes es algo inaudito», consideró, «y añaden el factor de cardioprotección, demostrado en diversos estudios, y una mejoría del peso corporal«.

Estas mejoras pueden ser muy relevantes para muchos pacientes con diabetes tipo 2 que tienen obesidad, otro factor más de riesgo cardiovascular. «La obesidad, especialmente cuando es abdominal, puede estar contribuyendo al especial riesgo cardiovascular que tienen estos pacientes», apuntó el Dr. Vidal, además de que el sobrepeso «permite que afloren otros factores de riesgo como la hipertensión arterial o la dislipemia».

La tasa de pacientes que alcanzan el control glucémico con agonistas del receptor de GLP-1 es de hasta ocho de cada 10 personas con diabetes tipo 2

El Dr. Javier Escalada, director del departamento de Endocrinología y Nutrición en la Clínica Universidad de Navarra y presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), añadió otra particularidad de este tipo de fármacos. Y es su capacidad para «actuar sobre los satélites que puede tener la ‘diabesidad’ (diabetes y obesidad), como es el hígado graso o enfermedad hepática grasa no alcohólica». Una patología para la que «no tenemos demasiados fármacos» y sobre la que los agonistas del receptor de GLP-1 «ya están mostrando beneficios en inflamación y esteatohepatitis”.

En el ámbito de la fisiopatología de la diabetes, el Dr. Escalada destacó que se tratan de fármacos con un mecanismo «absolutamente diferenciador respecto a otras moléculas». «Funcionan cuando hace falta, si la glucemia se normaliza, estos fármacos dejan de funcionar. Por tanto, no hay riesgo de hipoglucemia«, explicó.

Además de facilitar el control glucémico y cardioprotección, los agonistas del receptor de GLP-1 pueden «actuar sobre los satélites que puede tener la ‘diabesidad'»

Pese a las ventajas de los agonistas del receptor de GLP-1 y los inhibidores del SGLT2, su uso es aún muy bajo. La Dra. Amparo Marco, endocrinóloga del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo y de Hospital Universitario Quirónsalud Pozuelo, apuntó que los agonistas del receptor GLP-1 se utilizan en torno al 8%. «Teniendo en cuenta los resultados obtenidos en los ensayos previos, estamos utilizándolos poco y, desde mi punto de vista, de forma tardía«.

Sin embargo, hay aspectos que están cambiando en el área de la endocrinología. Según la Dra. Marcos, se está viviendo «un cambio de paradigma». Así, ahora se recomienda no solo tratar la glucemia, sino también el resto de factores de riesgo. Por eso, la endocrina cree que «hay bastante solvencia y rotundidad en los resultados como para plantearnos que estos tratamientos son una opción mucho más precoz». Un mensaje que, en su opinión «no ha calado todavía en la práctica clínica habitual».

Según los especialistas «hay bastante solvencia y rotundidad» en los resultados de control glucémico y cardioprotección «para plantearnos que estos tratamientos son una opción mucho más precoz»

Para el Dr. Escalada, el «problema fundamental» que lleva al bajo uso de estos fármacos contra la diabetes tipo 2 es la existencia del visado, una «traba administrativa que no parece probable que vaya a desaparecer, de momento», consideró. En este sentido, lamentó que «hay un porcentaje importante de pacientes que no se pueden beneficiar de la financiación del fármaco si no tienen un índice de masa corporal por encima de 30». «Por suerte, los pacientes se están movilizando», añadió la Dra. Marco, «y creo que los endocrinos deberíamos prestarles nuestro apoyo», concluyó.

Noticias complementarias: