Inicio ASP Francisco Otero (MSF): «El personal médico ha sido buscado, matado y obligado...

Francisco Otero (MSF): «El personal médico ha sido buscado, matado y obligado a desplazarse en Siria»

francisco-otero-msf-mision-siria
Fotos: Médicos Sin Fronteras

..Gema Maldonado.
Han pasado 10 años desde que comenzó una cruenta guerra en Siria que sigue dejando muertos todas las semanas, aunque ya no ocupe espacio de forma habitual en los medios de comunicación. En estos años, el personal médico y las infraestructuras sanitarias en Siria han sido un objetivo de guerra.

El sistema de salud está «desmantelado» y se ha convertido en una hazaña poder atender las necesidades sanitarias de los más de seis millones de desplazados internos que tuvieron que abandonar sus casas, y del resto de la población. Una situación que la pandemia de Covid-19 no ha hecho más que empeorar. A esta realidad se suma el temor a que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no apruebe el próximo 10 de julio la resolución que prorrogue el permiso para enviar ayuda humanitaria al noroeste de Siria a través del único punto transfronterizo autorizado, en Turquía.

Francisco José Otero Villar, jefe de misión de Médicos Sin Fronteras para Siria, conversa con iSanidad sobre el «devastado» sistema de salud en el país, sobre cómo trabaja el personal médico en una emergencia continua y sobre los efectos de la guerra y el hacinamiento en la población siria.

«Después de diez años de guerra la situación del sistema sanitario es deplorable. Ha sido desmantelado»

¿Qué ha ocurrido en estos diez años de guerra con el sistema sanitario en Siria?Después de diez años de guerra la situación del sistema sanitario es deplorable. Ha sido desmantelado. Ha habido ataques reiterados durante los últimos años a cientos de estructuras de salud, el último fue la semana pasada. Hubo un ataque deliberado a un hospital en la zona de Afrin [Gobernación de Alepo] que lo ha devastado casi completamente y era uno de los hospitales que tenía una gran cobertura en el norte del país. El ataque generó casi 20 muertos y otra veintena de heridos. Fallecieron civiles: pacientes y personal médico.

Aparte de las estructuras, el personal médico también ha sido buscado, matado y obligado a desplazarse. Muchos se han tenido que ir del país por la persecución que vivían, lo que ha dejado un mínimo de personal médico para atender a los millones de sirios que han sido desplazados. Es el país con la cifra más alta de desplazados internos: son más de seis millones. A esta situación dramática generada por la guerra, llegó la pandemia del Covid, que también ha perjudicado muchísimo el sistema de salud.

«Muchos sanitarios se han tenido que ir de Siria por la persecución que vivía, lo que ha dejado un mínimo de personal médico para atender millones de sirios»

El personal sanitario ha sido claramente un objetivo en esta guerra y muchas infraestructuras de salud están destruidas. ¿Cómo han podido los sanitarios seguir atendiendo pacientes?
Trabajando 24 horas al día. Han desdoblado esfuerzos, no tienen horarios y trabajan en múltiples estructuras sanitarias: por la mañana en un hospital, por la tarde en un centro de salud y al otro día en una clínica móvil para poder cubrir las necesidades de todas esas personas. Esto último ha sido complicado durante el Covid-19 porque puede generar contaminaciones en el personal médico y reducir todavía más la capacidad de la asistencia médica.

siria-pandemia-guerra-situacion-sistema-sanitario-salud-msf

¿Cómo ha afectado la pandemia en Siria?
Ha complicado más las cosas. Los mecanismos de prevención y los test diagnósticos han sido mínimos. Ha habido olas de contagio muy importantes que han afectado muchísimo también al personal médico. Esto ha obligado en ocasiones a cerrar estructuras enteras de salud o departamentos en hospitales por escasez de médicos, mermando todavía más la posibilidad de atención médica para la población siria.

«El personal médico en Siria ha desdoblado esfuerzos, no tienen horarios y trabajan en múltiples estructuras sanitarias; por la mañana en un hospital, por la tarde en un centro de salud y al otro día en una clínica móvil»

Es difícil tener datos exactos del impacto de la pandemia porque los test y las PCR tardaron mucho en entrar en el norte de Siria y las cantidades fueron escasas como para tener una capacidad de detección pertinente. Pero Naciones Unidas habla de más de 30.000 casos confirmados y casi 1.000 muertos debido al Covid-19.

En este momento, estamos en la parte baja de la ola, pero ya están empezando a subir los contagios de la segunda ola. Vemos que el personal de salud ya está siendo afectado y eso es indicador de que probablemente fuera ya empieza a haber un número importante de casos. Médicos Sin Fronteras tiene centros de atención específicos para Covid-19 en tres ciudades clave en el noroeste de Siria, que han estado parados porque teníamos pocos casos, pero que ya empiezan a recibir más pacientes. Ya estamos preparados para atender a un número importante de pacientes que probablemente va a llegar.

«Es difícil tener datos exactos del impacto de la pandemia porque los test y las PCR tardaron mucho en entrar en el norte de Siria. Pero Naciones Unidas habla de más de 30.000 casos confirmados y casi 1.000 muertos debido al Covid-19»

¿Ha llegado la vacuna del Covid a esta zona de Siria?
Covax tenía planeado cubrir un 20% de la población, lo que corresponde en Siria a unas 250.000 dosis. Han entrado ya 53.000 dosis y se han vacunado unas 19.400 personas, algo más de 13.000 y algo en la zona de Idlib y poco más de 6.000 en la zona del norte de Alepo. Va un poco lento, es complicado en un contexto y un entorno de guerra.

Para empezar se ha vacunado a todo el personal sanitario de primera línea de atención y a los trabajadores humanitarios que están muy en contacto con la gente. Ahora se empieza a vacunar a los pacientes con enfermedades crónicas. Todavía se espera el volumen importante de esas 200.000 dosis que deberían llegar para continuar con la vacunación de la población. Pero va todo muy lento en relación a otros países.

2020: Military offensive, economic crisis and global pandemic (4¿Sigue habiendo combates frecuentes en el noroeste de Siria? ¿Cómo está la población?
El conflicto sigue, aunque ha bajado un poco la intensidad. Pero casi todos los días hay enfrentamientos, hay bombardeos y estructuras médicas civiles atacadas directamente por alguna parte en el conflicto, lo que vulnerabiliza mucho más a la población, que está en una situación extrema. Imagínese, es una década de guerra y millones de personas que siguen viviendo en campos de desplazados, algunos de estos campos no son ni oficiales.

Todavía hay nuevos desplazados regularme. Viven en una incertidumbre impresionante: no tienen perspectivas de futuro, no saben cuándo va a acontecer el próximo ataque y a dónde va a ir, porque el espacio para moverse es cada vez más pequeño, sobre todo en el norte de Siria. Todo esto, además de problemas médicos, genera problemas psicológicos en millones y millones de personas.

«Hay muchas enfermedades ligadas a la situación de insalubridad en la que viven: infecciones pulmonares, de piel, diarreas, etc.»

¿Cuáles son los principales problemas de salud que presenta la población tras 10 años de guerra?
Tienen todas las enfermedades crónicas que pueda haber en otro tipo de países, como  enfermedades cardíacas, pulmonares, y muchas enfermedades ligadas a la situación de insalubridad en la que viven: infecciones pulmonares, de piel, diarreas, etc. Hay muchos niños contaminados con sarna, son enfermedades que se desarrollan en contextos en los que la gente está muy hacinada.

Son muchos años de padres, madres, abuelos, niños viviendo en campos bajo tiendas donadas hace años, deterioradas, con condiciones de agua y alcantarillado completamente deficientes o no existentes. Situaciones que conllevan y promueven enfermedades. También hay que atender todo lo relacionado con el conflicto. Si hay bombardeos, hay que realizar toda la atención ligada a la cirugía de guerra y al politraumatismo.

«Si hay bombardeos, hay que realizar toda la atención ligada a la cirugía de guerra y al politraumatismo»

Muchos médicos se habrán tenido que enfrentarse a estas cirugías sin que sea su especialidad, ¿cómo lo hacen?
En una situación de guerra usted hace con los medios que tiene. Con la escasez de médicos y de enfermeras, han tenido que buscarse la vida para poder enfrentarse a estas situaciones extremas. Diez años después es casi impensable que el mundo no sea capaz de resolver este conflicto manteniendo seis millones de desplazados internos activos y 13 millones de personas necesitada de asistencia médica y humanitaria relacionada con el conflicto en Siria.

Ahora estamos muy preocupados por una fecha clave: el 10 de julio. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tiene que votar la extensión de la resolución que permite que entre la ayuda humanitaria y médica en Siria. Entra por un solo punto de Turquía. Si no se aprueba la resolución habrá un impacto tremendo en la forma en la que poder asistir a esos millones de personas que siguen necesitando ayuda humanitaria y médica.  Parte del lobby internacional trabaja para que el Consejo de Seguridad vote a favor de esa resolución.

siria-pandemia-guerra-situacion-sistema-sanitario-salud-msf-campo-refugiados

La comunidad internacional tiene que poner todos sus esfuerzos, para que las partes en el conflicto respeten las convenciones de Ginebra y el derecho internacional humanitario, no se ataquen las estructuras civiles y médicas, que se respete al personal de salud y a los pacientes, tal y como está mencionado en estas leyes.

«Con la escasez de médicos y de enfermeras, han tenido que buscarse la vida para poder enfrentarse a estas situaciones extremas»

¿Qué efectos va a tener en la salud mental de los niños y adolescentes tantos años de guerra?
Son generaciones enteras que han nacido y han crecido en la guerra, no conocen nada más que la guerra. Sin ninguna perspectiva de futuro, de trabajo, de escuela, de estabilidad. La necesidad de apoyo psicológico es tremenda en la población siria de desplazados y en las poblaciones que aunque no estén desplazadas siguen viviendo en un contexto de guerra. Por supuesto eso tendrá secuelas para muchos años. Tienen un impacto tremendo en la salud mental de la población desplazada y autóctona.

Los síntomas postraumáticos son casos muy frecuentes. Imagínese cómo puede vivir un niño de 12 o 14 años en un campo de refugiados, con todos los problemas que puede conllevar vivir así, con diferentes tipos de abusos que se pueden llevar a cabo en este tipo de campos.

¿Cómo se encuentra el personal médico después de tantos años viviendo en Siria una emergencia constante y una guerra?
Están cansados. La pandemia generó en nuestros países desarrollados fatiga y efectos importantes en el personal sanitario. Imagínese si a eso se le 10 años de guerra. Pero también es impresionante ver la fuerza que algunos sanitarios demuestran; la perseverancia, querer estar al pie del cañón y seguir atendiendo a los pacientes.

«Son generaciones enteras que han nacido y han crecido en la guerra. Por supuesto eso tendrá secuelas para muchos años. Tienen un impacto tremendo en la salud mental de la población desplazada y autóctona»

Muchos donantes internacionales están recortando fondos porque no saben qué va a pasar si el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no vota a favor de la resolución. Habrá que buscar mecanismos legales totalmente diferentes para la financiación de muchas de las organizaciones sirias que trabajan dentro del país. Estamos viendo ya la consecuencia: algunas organizaciones tienen que recortar los salarios del personal médico en los centros de salud y hospitales porque no tienen fondos suficientes. Pero la solidaridad de ese personal médico los lleva a trabajar como voluntarios. Son capaces de aguantar un mes o un mes y medio así para que su estructura de salud no se cierre.

En MSF estamos intentando compensar, en la medida de lo posible, esa falta de dinero que normalmente la ONU, países u otros donantes tendrían que inyectar para que lo poco que funciona, siga haciéndolo. Intentamos cubrir el coste de salarios de médicos y de enfermeras en algunos centros de salud para que no disminuya la atención médica o para que no se cierre el centro. Pero, de la misma manera, vemos que mucho personal médico solidario, sigue trabajando si puede.

«Algunas organizaciones tienen que recortar los salarios del personal médico en el norte de Siria porque no tienen fondos suficientes. Pero la solidaridad de ese personal médico los lleva a trabajar como voluntarios»

¿Tienen esperanza en que la situación pueda mejorar pronto?
Siempre somos positivos y pensamos que siempre va a mejorar la situación. Pero no depende de nosotros. Depende de la comunidad internacional, de las reuniones y acuerdos que se puedan llevar a cabo. Esta situación es insostenible, el mundo no puede seguir manteniendo millones de personas en estas condiciones extremas. En un momento hay que dar una resolución al conflicto. Pero, sinceramente, no veo que vaya a ser para mañana.

Noticias complementarias: