Inicio ASP Un año más los MIR se olvidan de medicina de familia

Un año más los MIR se olvidan de medicina de familia

MIR-medicina-familia

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
Ya no nos sorprende pero no deja de preocuparnos. Después de los primeros nueve turnos del proceso de adjudicación de plazas MIR y de que hayan elegido especialidad 3.600 candidatos, solo 104 han escogido medicina de familia. Durante la pandemia, atención primaria ha jugado un papel clave en la detección de casos y sus contactos, en el seguimiento de los pacientes, en la investigación y en el tratamiento del Covid persistente. Sin embargo ha ocurrido lo mismo que todos los años. Los MIR se olvidan de medicina de familia hasta los últimos días del proceso.

En los últimos años, el Ministerio de Sanidad ha venido incrementando las plazas de medicina familiar y comunitaria. ¿Pero de qué sirve? Este año, tenemos 2.338 plazsas disponibles y tras nueve días solo se ha asignado un 4,4% de la oferta. De poco sirve ampliar plazas si no hay un reconocimiento de la especialidad desde la Administración. Al final, un gran número de médicos de familia descide marcharse fuera de España o incluso se decanta por la opción de urgencias.

El origen del problema se observa ya desde la universidad. Los planes de estudio de las facultades de medicina apenas prestan atención al primer nivel asistencial. En segundo lugar casi no existen cátedras que pueden generar más conocimiento e interés. Y tras seis años de estudios y una vez que el egresado se encuentra en el momento de elegir plaza apenas ha contado con estímulos para decantarse por medicina familiar.

Esto viene ocurriendo todos los años: los MIR se olvidan de medicina de familia hasta los últimos días del proceso

Aquellos que la eligen -bien por convencimiento, bien porque no quedan muchas plazas disponibles en otras especialidades- se encuentran de lleno con la falta de reconocimiento que sufre esta especialidad. En un país como España donde se destinan escasos fondos para la investigación, atención primaria es una de las grandes perjudicadas. El residente de familia se encuentra ya con un centro de salud saturado, con compañeros quemados y con espacios de 10 minutos por paciente, en los que no tienen tiempo para ejercer la medicina que quieren y que el paciente merece.

En el momento que concluyen el periodo de residencia, las ofertas son precarias y comprueban que las retribuciones son menores que las de sus compañeros de hospital. En un país como España que oferce una buena formación tienen una salida bastante sencilla al extranjero. Países como Reino Unido, Francia o Alemania cuentan con mucho prestigio. Los que quieren continuar en España, urgencias se ha convertido en una opción interesante, a pesar, incluso de que no tiene aprobada la especialidad.

Año tras año nos vamos a encontrar este mismo problema en el proceso de adjudicación de plazas MIR a no ser que Ministerio de Sanidad y comunidades autónomas sean capaces de diseñar una estrategia real y realista que permita dar la vuelta a esta situación.

Enlaces de interés: