Inicio ASP La responsabilidad civil de las residencias en el punto de mira de...

La responsabilidad civil de las residencias en el punto de mira de las aseguradoras

médicos-infraseguro

..J.P.R.
..Ana González-Besada (fotografía y vídeo).
La pandemia ha provocado un incremento de denuncias contra el colectivo médico. Se les ha llegado a acusar de homicidio imprudente, omisión del deber de socorro y mala praxis en un momento marcado por la saturación del sistema sanitario y el desconocimiento científico del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. En este contexto, Ramiro Urioste, abogado de DS Legal Group y especialista en derecho sanitario, advierte en un coloquio organizado por iSanidad que «el médico ya no se puede cubrir con un simple infraseguro».

En este año y medio ha cambiado el tipo de reclamaciones, especialmente en residenacias de la tercera edad. Antes de la irrupción del SARS-CoV-2, estos centros solían enfrentarse a reclamaciones por caídas, un error en la medicación,  o atragantamientos de los pacientes. Eran hechos puntuales. Las denuncias que están encontrando ahora médicos y residencias son de carácter colectivo. «Hasta hace poco se podía tener un infraseguro, un seguro que cubría más o menos algunas reclamaciones pero a día de hoy si no está cubierta la inhabilitación y 24 horas de asesoramiento de alguna manera el médico está perdido», subraya Urioste. En este marco, Uniteco Profesional ha abierto una línea de negocio de residencias, con las que mantienen contactos periódicos.

Urioste: «Hasta hace poco el médico podía tener un infraseguro, un seguro que cubría más o menos algunas reclamaciones pero a día de hoy si no está cubierta la inhabilitación y 24 horas de asesoramiento de alguna manera el médico está perdido»

médicos-infraseguro

El CEO de Uniteco Profesional, Juan Pablo Núñez, coincide en el cambio experimentado desde el inicio de la pandemia en el ámbito de los centros de la tercera edad. «Las residencias han pasado de la parte más baja del riesgo a la más alta. Todavía estamos recibiendo más preguntas que demandas», aclara.

Ante estas denuncias que empiezan a llegar por negligencia, imprudencia o por no utilizar los respiradores, el Dr. Antonio Ramos, responsable de Unidad de Enfermedades Infecciosas del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Puerta de Hierro, alega el desconocimiento y la falta de evidencia científica sobre el nuevo coronavirus.

Juan Pablo Núñez

«Tenemos que volver temporalmente a marzo del año 2020 y pensar que estábamos ante una enfermedad nueva. Por ejemplo, en mi hospital se empezó a usar corticoides, pero lo que había publicado hasta ese momento era que los corticoides estaban contraindicados en la neumonía vírica. No es achacable al médico. Esta enfermedad no es una patología infecciosa, es una enfermedad inflamatoria con un primer motor infeccioso. No tiene nada que ver cómo se trata ahora esta enfermedad a cómo se abordaba al principio», afirma el Dr. Ramos, que insiste en que  los hechos acaecidos en los primeros meses de pandemia no pueden considerarse mala praxis.

Uniteco Profesional ha abierto una línea de negocio de residencias, con las que mantienen contactos periódicos.

médico-infraseguro
Dr. Antonio Ramos

El Dr. Ramos pone en valor la figira abogado o mediador de seguros. «Tiene que aconsejar a este médico que recuerde y que haga una lista de circunstancias que tenía en ese momento. Es decir, tanto instrucciones de la propia residencia como instrucciones de la consejería porque él no puede verse en medio de una circunstancia donde no tiene recursos». De hecho uno de los problemas a los que se enfrentó el médico fue también los cambios de criterio en los planes de contingencia tanto del Gobierno como de las comunidades autónomas.

En aquellos meses de confusión, Uniteco Profesional preparó un documento de consentimiento informado para uso de los profesionales sanitarios de forma gratuita. «Lo reenviamos a toda la base de datos que teníamos y a todos los medios para que todo el mundo, al menos, pudiera tener un documento que le sirviera para regularse y dejase por escrito y firmado todo lo que estaba pasando», destaca Núñez.

Núñez: «Tanto la Fiscalía como los jueces deben ser conscientes de que fue un momento extraordinario»

En este contexto, el CEO de Uniteco avisa que el médico puede tener una póliza «que lo cubre todo». Pero llegado el momento de la reclamación, resulta que no es así. «No porque no lo cubra la póliza sino porque las personas que le van a defender o no tienen la experiencia o no tienen el conocimiento o tienen otros objetivos». No solo se trata, por tanto, de escoger solo un buen seguro sino también a los profesionales adecuados.

médico-infraseguro
Rodrigo Urioste

Los abogados de DS Legal han mantenido contactos con la Fiscalía para conocer cómo se van a abordar estas denuncias. Muchas se van a archivar precisamente por la falta de conocimiento sobre el nuevo virus. «El problema surge ahora que existe más evidencia científica. Hay algunas reclamaciones que a día de hoy la fiscalía está echando adelante porque considera que puede haber algún delito de homicidio imprudente o de denegación de asistencia sanitaria o de omisión de socorro en este caso», destaca Urioste.

Dr. Ramos: «El abogado o mediador tiene que aconsejar a este médico que recuerde y que haga una lista de circunstancias que tenía en ese momento»

Otro factor que puede servir para interpretar los primeros meses de pandemia es el uso de herramientas, apenas utilizadas hasta ese momento. Se trata de la telemedicina, fundamentalmente a través del teléfono. El Dr. Ramos advierte que en su momento pudo resultar útil pero resulta necesario escoger bien los casos en que se va a atender bien al paciente por vía telemática. «Las visitas telefónicas pueden tener sentido en un momento donde nadie estaba vacunado. Pero es una fuente de error. Tenemos desde las patologías psiquiátricas, lesiones cutáneas y cietos síntomas imposibles de valorar», subraya. De hecho el código deontológico expresa que «los diagnósticos exclusivamente por teléfono son contrarios a la praxis, a la ética profesional», relata Urioste. La situación ha cambiado y habrá que valorar el riesgo y el beneficio de este tipo de consultas.

Durante los primeros meses de pandemia, el médico se enfrentó a la peor crisis sanitaria en los últimos 100 años. Los tribunales deben valorar la excepcionalidad de la situación. «Tanto la Fiscalía como los jueces deben ser conscientes de que fue un momento extraordinario a nivel mundial. Deben poner orden, justicia y sentido común», consluye Núñez.

Noticias complementarias: