Inicio ASP Equilibrio entre salud del paciente respiratorio y medio ambiente: resultados prometedores con...

Equilibrio entre salud del paciente respiratorio y medio ambiente: resultados prometedores con propelentes para inhaladores de bajas emisiones

inhaladores-bajas-emisiones

..Redacción.
Decía el profesor y consultor en medicina respiratoria del Imperial College de Londres Omar Usmani el pasado mes de julio que el “el inhalador más verde es aquel dispositivo que puede usar el paciente y que lo va a usar de verdad”, y apuntaba que no solo se debe tener en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero de los inhaladores en aerosol para calcular su impacto medioambiental, sino también contemplar todo su ciclo de vida, desde su fabricación hasta su eliminación. Era una reflexión del experto en ciencia de aerosoles y medicina inhalada durante el webinar sobre cambio climático y salud respiratoria organizado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

Dr. Omar Usmani: «El inhalador más verde es aquel dispositivo que puede usar el paciente y que lo va a usar de verdad»

Los inhaladores presurizados de dosis medida (pMDI) contienen propelentes de hidrofluorocarbonos. Son gases propulsores de la nube de aerosol que deben llegar a los pulmones de los pacientes con asma y epoc. Su potencial efecto en el calentamiento global por sus emisiones de gases de efecto invernadero supone el 0,05% del total de CO2 que se emite. Las normativas europeas indican que este tipo de gases deben eliminarse de forma gradual, si bien, en el caso de los productos farmacéuticos, hay una moratoria al menos hasta 2030.

La realidad es que este tipo de inhaladores son los más utilizados en muchos países. Según datos de un estudio sobre las ventas de estos dispositivos en 16 países europeos, entre ellos España, los pMDI son los más vendidos y suponen el 47,5% del total. Los de polvo seco el 39,5% y los nebulizadores el 13%. En Reino Unido más del 75% de los que se venden son pMDI y en España, cerca del 50%. Puede que un menor coste sea una de las razones, pero hay otro motivo poderoso. Según la Iniciativa Global para el Asma (GINA), este tipo de dispositivos son la opción que prefieren los pacientes. Entre ellos los niños y los ancianos, que no pueden generar el nivel de flujo inspiratorio que requieren otros inhaladores y son más sencillos de usar.

El potencial efecto de los inhaladores pMDI en el calentamiento global por sus emisiones supone el 0,05% del total de CO2 que se emite

Algunos artículos señalan que los cambios de inhalador no consensuados, es decir, los cambios forzados de cuya decisión no participa el paciente de asma y epoc, pueden generar en ellos una menor confianza en el medicamento y mayor inseguridad sobre el control de la enfermedad. Todo esto en una patología como el asma, que ya tiene un elevado porcentaje de situaciones en las que no está controlada.

El Dr. Usmani, durante su intervención, recordó que hay laboratorios que están desarrollando inhaladores pMDI con un nuevo propelente que reducirá la huella de carbono al equivalente a los de polvo seco. Un  estudio publicado en British Journal of Medicine Open Respiratory Research cuantificó la huella de carbono de productos fabricados con un nuevo propelente de bajo potencial de calentamiento global (GWP, por sus siglas en inglés).

Desde la industria confían en poder contar con nuevos inhaladores de bajas emisiones en 2025

Se trata de un gas HFA152a, en investigación para su uso en productos farmacéuticos. Los datos que presenta el estudio y las publicaciones de Naciones Unidas indican que es una formulación prometedora para los pMDI.  Se espera que las pruebas de toxicología a largo plazo con este nuevo propelente se completen a lo largo de este año. Así podrán comenzar los ensayos clínicos con humanos. Según el estudio de BMJ Open Research, con el nuevo propelente se reducirá entre el 85% y el ​​90% la huella de carbono de los inhaladores pMDI respecto a los existentes.

Desde la industria confían en poder contar con nuevos inhaladores de bajo GWP en 2025. Los autores del estudio advierten de que adoptar medidas restrictivas a corto plazo en el uso de los pMDI actuales, además de problemas para los pacientes, suponen un “riesgo de socavar la innovación en torno a los inhaladores de bajo GWP”. Con ello, continúan, se pierde la posibilidad de obtener productos sanitarios beneficiosos para el medio ambiente. Pero, además, se complica que los pacientes “puedan acceder a las soluciones adecuadas que necesitan para una óptima continuidad en su atención”.

Noticias complementarias: