Inicio ASP Dr. Francisco Martínez: «La medicina rural está en la UVI»

Dr. Francisco Martínez: «La medicina rural está en la UVI»

dr-martinez-garcia-medicina-rural-semergen

..Gema Maldonado (Zaragoza).
Lleva casi 30 años dedicado a la medicina rural con algún periodo de tiempo en zonas urbanas. El Dr. Francisco Martínez García sabe lo que es conocer a cada uno de sus pacientes y sus dolencias, a sus familias y los problemas que tienen. Ejerce como médico rural en Mansilla de las Mulas, un pueblo de la provincia de León con algo más de 1.700 habitantes. Le gusta lo que hace, pero teme por el futuro de este tipo de medicina. «Ahora mismo está en una situación grave», admite, «tenemos miedo de no poder mantener los estándares de atención y de frecuentación».

Es uno de los médicos que ha participado en una mesa sobre el futuro de la medicina rural en la España vacía en el Congreso Nacional de Semergen, que celebra estos días su edición número 43 en Zaragoza. En el barullo del del Palacio de Congresos de la ciudad, que acoge el encuentro, y rodeado de otros médicos y residentes de atención primaria que van y vienen entre actividades, habla para iSanidad sobre la realidad de la medicina rural y su futuro.

«Tenemos miedo de no poder atender los estándares de atención y de frecuentación y no sabemos muy bien cómo vamos a prestar esa asistencia»

¿Cómo definiría la salud de la medicina rural en estos momentos?
Ahora mismo está en la UVI, depende en los sitios, pero la medicina rural está en una situación grave porque tenemos miedo de no poder atender los estándares de atención y de frecuentación y no sabemos muy bien cómo vamos a prestar esa asistencia.

Haciendo referencia al nombre de la mesa de debate, ¿le quedan oportunidades a la Medicina Rural en la España vacía?
Sí, claro que tenemos que buscar oportunidades a la medicina rural, porque nos da la impresión de que por la coyuntura, por la falta de médicos, porque hay mucha dispersión y mucha despoblación, estamos abocados a que desaparezca el mundo rural. Pero habrá que buscar fórmulas de reagrupar y modificar los cupos de los médicos, facilitar el desplazamiento e incentivarlos. Fórmulas que hagan que se mantenga la medicina rural porque es casi una obligación social mantener esa asistencia.

«Habrá que buscar fórmulas de reagrupar y modificar los cupos de los médicos, facilitar el desplazamiento e incentivarlos»

¿Qué aspectos positivos de la medicina rural pueden resultar atractivos a los médicos de familia?
En la medicina rural no te queda otra que ocuparte de manera transversal de todos los problemas de salud que tiene el paciente. Incluso de los problemas sociales que en muchas ocasiones tienen. Este es un de los atractivos.

Pero también el tiempo del que dispones para dedicarle a los pacientes. En condiciones ideales la atención rural es más gratificante porque tienes más relación con los pacientes, tienes más oportunidad y tiempo de verles porque también vienen en más ocasiones, sin que se convierta en un abuso. Hay que ir educándoles para que vengan a un número de consultas razonables. Pero ese contacto con ellos, de una manera continua, genera una relación interpersonal, no solo con el paciente, también con su familia. En la medicina rural conoces a tu paciente, a su familia y sus enfermedades.

«En la medicina rural no te queda otra que ocuparte de manera transversal de todos los problemas de salud que tiene el paciente. Incluso de los problemas sociales que en muchas ocasiones tienen»

¿Deja tiempo para la investigación la medicina rural?
Sí deja ese tiempo. Se puede hacer investigación. Y cada vez más se están haciendo proyectos de investigación a nivel rural. Aunque sean de recogida de datos. Nuestra sociedad ha facilitado determinados proyectos y se pueden hacer hacer. También hay tiempo para la formación, de una forma reglada y optimizando el tiempo.

¿Es acuciante la falta de médicos rurales?
Lo es la falta de médicos de atención primaria es general. Sí puede ser más acuciante en determinadas zonas del mundo rural cuyas plazas son muy difíciles de cubrir. Pero no es diferente a lo que está ocurriendo a muchas plazas de atención primaria urbana donde hay mucha carga.

«Las administraciones están actuando un poco presionadas por la inquietud que tiene la población ante el gran problema que hay»

¿Y la Administración? ¿Sienten que está haciendo algo al respecto?
Están actuando un poco presionadas por la inquietud que tiene la población ante el gran problema que hay. Creo que se están poniendo las pilas y están inquietas. Están lanzado ideas y, de hecho, este fin de semana hay una reunión del Consejo Interterritorial en Canarias sobre atención primaria. Además, hace unas semanas hubo una reunión en Soria de las consejerías de Castilla y León, Aragón y Castilla La Mancha porque les acucia un problema de despoblación que es similar en las tres comunidades. Quiero creer que están intentando idear soluciones.

La cuestión ahora es cómo implementarlas. Cómo motivar a los profesionales y trasladar a la población que nos preocupamos de sus problemas. Hay que decirles que tenemos un plan para atenderles y que lo vamos a desarrollar de una manera o de otra. Pero no podemos dejarles en la incertidumbre de no saber si les van a seguir atendiendo.

«Se podría alternar la asistencia urbana con la asistencia rural y facilitar las rotaciones a nivel hospitalario o con otras especialidades ambulatorias»

¿Y qué se puede hacer para incentivar a los médicos para dedicarse a la medicina rural?
Uno de los problemas es mantener la competencia profesional con un número de pacientes muy pequeño. El número de pacientes tiene que ser no menos de 400-500 por médico en el entorno rural. Recojo las ideas que otros compañeros han expuestos en la mesa, como podría ser alternar la asistencia urbana con la asistencia rural y reglar una periodicidad para poder hacerlo. Por otro lado, facilitar las rotaciones a nivel hospitalario o con otras especialidades ambulatorias. Es decir, incentivarle también con formación, facilitándole estar con otros compañeros, con otras especialidades para mantener su competencia en definitiva.

Noticias complementarias: