Inicio ASP La tercera dosis frente al Covid-19 es segura y aumenta los anticuerpos,...

La tercera dosis frente al Covid-19 es segura y aumenta los anticuerpos, aunque con «grandes variaciones» entre vacunas

combinacion-vacunas-covid-19

..G.M.
La tercera dosis de seis vacunas del Covid-19 de las disponibles en el mundo es segura y aumenta la inmunidad de los que previamente recibieron la pauta completa de AstraZeneca y de Pfizer, según muestra el ensayo Cov-Boost realizado en casi 3.000 personas vacunadas en Reino Unido. Pero los resultados muestran grandes diferencias en los niveles de anticuerpos y en la respuesta de células T entre las vacunas.

Se administró la tercera dosis de entre siete vacunas diferentes a 2.878 personas con pauta completa de AstraZeneca o de Pfizer

Los resultados del estudio aleatorizado de fase 2 se han publicado este viernes en The Lancet y fue desarrollado por científicos de la Universidad de Southampton (Reino Unido). Entre el uno de junio y el 30 de junio administraron la tercera dosis de siete vacunas diferentes a 2.878 personas de 18 localizaciones diferentes del Reino Unido.

Los participantes tenían 30 años o más y la mitad contaba con 70 años o eran mayores de esta edad, pero todos habían recibido la vacuna de Pfizer o de AstraZeneca entre 10 y 12 semanas antes de recibir la tercera dosis. Para el grupo de control se utilzó una vacuna frente a la meningitis.

Saul Faust: «Las siete vacunas son seguras para usarlas como tercera dosis. Tienen niveles aceptables de reactogenicidad como dolor en el punto de la inyección, fatiga y dolor muscular»

Sauñ Faust, líder del ensayo Cov-Boost que ha probado seguridad y aumento de anticuerpos con la tercera dosis de distintas vacunas

Según explica el profesor Saul Faust, director del Centro de Investigación Clínica de NIHR en la Hospital Universitario de Southampton y líder del ensayo, los datos relativos a los efectos secundarios «muestran que las siete vacunas son seguras para usarlas como tercera dosis. Tienen niveles aceptables de reactogenicidad como dolor en el punto de la inyección, fatiga y dolor muscular». El grupo de edad entre 30 y 69 años reportó más efectos secundarios que los de 70 en adelante. En total 912 de los 2.878 participantes informaron de 1.036 reacciones adversas, 24 de ellas fueron graves.

A los 28 días comprobaron que las siete vacunas utilizadas para la tercera dosis (Oxford-AstraZeneca, Pfizer-BioNTech, Moderna, Novavax, Valneva, Janssen y CureVac) aumentaron de manera significativa los niveles de anticuerpos de la proteína S en los voluntarios con pauta completa de AstraZeneca. En el caso de los vacunados con Pfizer, el aumento de la respuesta de anticuerpos se logró con seis. En este caso Valneva no fue efectiva.

Las siete vacunas aumentaron niveles de anticuerpos en inmunizados con AstraZeneca, mientras que en los vacunados con Pfizer fueron seis la que lo lograron

Pero se dieron «grandes diferencias» entre las distintas combinaciones de vacunas. Entre quienes estaban vacunados con AstraZeneca, los niveles oscilaron entre 1,8 más anticuerpos que antes de recibir la tercera dosis y 32,3 veces más. En los que tenían la pauta completa de Pfizer, la horquilla fue de 1,3 a 11,5 veces más.

Estos resultados fueron similares entre los pacientes de 30 a 69 años y en los de 70 o más. En cualquier caso, los autores no han medido la relación de la respuesta inmune con su capacidad de proteger frente a la enfermedad. Por eso advierten que los resultados de la tercera dosis en este estudio «deben interpretarse con precaución» y «se desconce la relación entre los niveles de anticuerpos a los 28 días y la protección a largo plazo y la memoria inmunológica».

En el grupo de AstraZeneca, los niveles oscilaron entre 1,8 más anticuerpos que antes de recibir la tercera dosis y 32,3 veces más. En los que tenían la pauta completa de Pfizer, la horquilla fue de 1,3 a 11,5 veces más

También analizaron las repuestas que se obtenían en las células T. El estudio también analizó las respuestas de las células T inmunes. Los investigadores observaron respuestas de estos linfocitos en varias conmbinaciones de vacunas. Pero las respuestas no eran predecibles en función de los niveles de anticuerpos de la proteína S.

Noticias complementarias: