Inicio ASP Cerca del 70% de las enfermeras navarras sufren trastornos de salud mental...

Cerca del 70% de las enfermeras navarras sufren trastornos de salud mental por su trabajo durante la pandemia

Así lo indica el estudio Mental-PRO-Covid, de la Universidad Pública de Navarra en colaboración con el Colegio de Enfermería de Navarra

enfermedad-profesional-sanitarios

..Redacción.
Las enfermeras son uno de los colectivos cuya salud mental ha sufrido mayor impacto durante la pandemia de Covid-19. De hecho, en Navarra, dos tercios de las enfermeras sufren trastornos de salud mental y un tercio muestra síntomas moderados o graves. Así se desprende del estudio Mental-PRO-Covid, realizado por un equipo multidisciplinar liderado por la Dra. Cristina García-Vivar, profesora del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra (UPNA); en colaboración con el Colegio de Enfermería de Navarra.

El trabajo revela que “un porcentaje elevado de enfermeras navarras, el 68,1%, presenta niveles preocupantes de depresión, ansiedad, insomnio y estrés postraumático”. Según los investigadores, esta mayor afectación puede deberse “a las características del trabajo de las enfermeras que, en comparación al de otros profesionales, se basa en mayor medida en el contacto directo y estrecho con el paciente y su familia”.

enfermeras-NavarraEl 68,1% de las enfermeras navarras presenta niveles preocupantes de depresión, ansiedad, insomnio y estrés postraumático

Por otro lado, la primera línea de atención que desempeñan las enfermeras contribuye a convertirse en un factor de riesgo para desarrollar problemas de salud mental. Además, trabajar en dos ámbitos concretos incrementa significativamente ese riesgo: unidades de hospitalización de pacientes con Covid-19 y residencias geriátricas. De hecho, los resultados apuntan que las enfermeras que han ejercido durante la pandemia en este tipo de unidades tienen más probabilidades de presentar peores resultados de salud mental que sus compañeras de otros servicios.

Sobrecarga laboral y falta de recursos
Para llevar a cabo el estudio, en abril y mayo de 2021, se envió a través del Colegio de Enfermería un cuestionario a los 5.700 enfermeros colegiados en Navarra, tanto del sector público como privado. De todos ellos, se incluyó en el proyecto a 800. En este sentido, el equipo investigador agradece la respuesta de las enfermeras de Navarra con su participación en el estudio “en momentos tan difíciles”.

Factores como la sobrecarga laboral y la falta de recursos humanos han podido condicionar el mayor nivel de estrés y angustia en estas profesionales

Los resultados señalan que el 68,1% presentaba distintos niveles de depresión, ansiedad y estrés postraumático causados por la pandemia. De estas, el 38,2% mostraba síntomas moderados o graves. Por otra parte, el insomnio aparecía en el 38,2% de las participantes en el estudio.

Por otro lado, la investigación apunta que “factores como la sobrecarga laboral, la falta de recursos humanos, materiales y de información, junto con las altas exigencias vivenciadas por las enfermeras y la necesidad de adaptación sobrevenida durante la pandemia han podido condicionar el mayor nivel de estrés y angustia en estas profesionales”.

Dra. García-Vivar: “Las enfermeras están al límite del agotamiento y los efectos a corto y medio plazo pueden ser desastrosos”

En este sentido, la Dra. García-Vivar subraya que “el Consejo Internacional de Enfermeras ya ha alertado sobre el incremento de la tasa de abandono de la profesión por parte de las enfermeras como consecuencia de estas condiciones. Las enfermeras están al límite del agotamiento y los efectos a corto y medio plazo pueden ser desastrosos”.

Así lo demuestran las entrevistas en profundidad realizadas a 32 enfermeras en una segunda fase de la investigación. Estas profesionales destacan su agotamiento y su desesperanza a la vez que reconocen que, en un principio, eran optimistas e intentaban animar a los demás viendo la parte positiva de la situación.

Por último, de cara al futuro, los investigadores consideran que se deben “poner en marcha acciones más allá del apoyo emocional que ya existe en muchos centros sanitarios navarros; que mejoren las condiciones laborales y promuevan entornos de trabajo saludables; así como la capacitación de las actuales y futuras enfermeras ante nuevas emergencias sanitarias”.

Noticias complementarias