Inicio ASP Buscan alternativas a la quimioterapia para evitar efectos secundarios en pacientes con...

Buscan alternativas a la quimioterapia para evitar efectos secundarios en pacientes con cáncer de mama

El médico español Alejandro Pérez-Fidalgo, investigador del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva del Hospital Clínico de Valencia, participa en un ensayo clínico de Fase III con alpelisib y trastuzumab

Quimioterapia-cáncer-de-mama

..Redacción.
El ensayo clínico internacional de Fase III Alphabet trata de demostrar si existe una alternativa que evite los efectos secundarios de la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama metastásico HER2+ y mutación del gen PIK3CA. Entre los investigadores se encuentra el médico español Alejandro Pérez-Fidalgo, investigador del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva del Hospital Clínico de Valencia y miembro de Geicam; que ejerce de coordinador médico de la investigación.

En la actualidad, la evidencia científica demuestra que las mutaciones de PIK3CA confieren una resistencia adicional a tratamientos en general y a las terapias anti-HER2 en particular. Por ejemplo, al anticuerpo monoclonal trastuzumab, utilizado como tratamiento estándar para pacientes con sobreexpresión de HER2.

La evidencia científica demuestra que las mutaciones de PIK3CA confieren una resistencia adicional a tratamientos en general y a las terapias anti-HER2 en particular

Por ello, es necesario contar con nuevas terapias avanzadas para estas pacientes. Así, se consideró de gran interés el desarrollo de estrategias de tratamiento que incluyeran una combinación de fármacos que bloqueen HER2 (trastuzumab) y otros compuestos dirigidos a superar la resistencia a las terapias anti-HER2 causada por las mutaciones en PIK3CA.

Entre los objetivos del estudio está el poder determinar, por separado, en dos cohortes de pacientes con cáncer de mama avanzado HER2+ con mutación del gen PIK3CA según la expresión de sus receptores hormonales (RH), si el inhibidor de PI3K alpelisib + trastuzumab (fulvestrant respectivamente) posee una eficacia superior a la combinación de trastuzumab + quimioterapia estándar; determinada por la prolongación de la supervivencia libre de progresión. Además, se valorarán como objetivos secundarios la respuesta, la toxicidad y la calidad de vida de las pacientes con los tratamientos aplicados.

Las pacientes con receptores hormonales positivos serán aleatorizadas a recibir trastuzumab junto con fulvestrant y alpelisib o quimioterapia y trastuzumab

Doble terapia dirigida
Las pacientes que presenten receptores hormonales positivos (RH+) serán aleatorizadas a recibir trastuzumab junto con fulvestrant (antiestrógeno) y alpelisib o quimioterapia (a elección del investigador) y trastuzumab. Si presentan receptores hormonales negativos (RH-), serán aleatorizadas a recibir trastuzumab junto a alpelisib frente a quimioterapia (a elección del investigador) y trastuzumab. 

Si la utilización de esta doble terapia dirigida resultara superior a quimioterapia más trastuzumab, se abriría el camino a evitar los efectos secundarios de la toxicidad de la quimioterapia a pacientes cuyos tumores generan resistencia a los anti-HER2 por presentar una mutación de PIK3CA. Con ello, tendrían una mejor calidad de vida”, señala el Dr. Pérez-Fidalgo.

Dr. Pérez-Fidalgo: “Esta doble terapia dirigida abriría el camino a evitar los efectos secundarios de la toxicidad de la quimioterapia en cáncer de mama”

Asimismo, la investigación incluye un análisis exploratorio cuyo objetivo es constatar si la biopsia líquida es una herramienta eficaz para identificar y monitorizar las mutaciones de PIK3CA. “Sería muy positivo poder determinar las alteraciones del gen mediante un análisis de sangre. Ganaríamos en dinamismo y evitaríamos los riesgos que conllevan las biopsias de tejido. Además, gracias a las muestras de sangre de los pacientes participantes en Alphabet, aumentaremos el conocimiento sobre el cáncer de mama”, afirma el investigador.

El Dr. Pérez-Fidalgo, oncólogo médico del Hospital Clínico de València, lidera el estudio junto con la Dra. Carmen Criscitiello, profesora asociada de la Universidad de Milán e investigadora del Instituto Europeo de Oncología de Milán; y el Dr. Philippe Bedard, profesor asociado de Medicina en la Universidad de Toronto (Canadá) y oncólogo médico en el Princess Margaret Cancer Centre de Toronto.

Noticias complementarias