Inicio ASP Dr. Luis Agüera: «Nadie se queda sin mejorar de una depresión si...

Dr. Luis Agüera: «Nadie se queda sin mejorar de una depresión si se trata»

Luis Fernando Agüera Ortiz, jefe de sección de Psquiatría del Hospital 12 de Octubre de Madrid habla sobre la depresión
Foto: Luis Fernando Agüera Ortiz

..Gema Maldonado.
Este jueves, 13 de enero, es el Día Mundial contra la Depresión, un trastorno de salud mental que según la última Encuesta europea de salud en España afectaba en 2020 al 5,4% de la población, más de 2,5 millones de personas. En términos de salud mental, la pandemia se ha traducido en una avalancha de consultas médicas por este trastorno y que preocupa especialmente en los niños y adolescentes. Pero el estigma social de la depresión, como de cualquier problema de salud mental, sigue ahí. Y aún son muchas las ocasiones en las que esta enfermedad no se detecta y no se trata.

Los especialistas en salud mental siguen dando la pelea a ideas como «que no sirve de nada tratarse» o que «las medicinas que dan los psiquiatras para la depresión atontan a la gente y no sirven de nada». «Eso es un mito y un estigma que no tiene que ver con la realidad actual de lo que son los tratamientos y las técnicas que se barajan en la psiquiatría moderna», asegura a iSanidad el Dr. Luis Fernando Agüera Ortiz, jefe de Sección del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid.

«La idea de que las medicinas que dan los psiquiatras para la depresión atontan a la gente y no sirven para nada es un mito y un estigma que no tiene que ver con la realidad actual»

Sus más de 30 años de experiencia como psiquiatra le llevan a asegurar que la depresión «es una enfermedad importante, en la que se dan situaciones complejas, pero los tratamientos han avanzado muchísimo y los psiquiatras tenemos herramientas para hacerle frente. Nadie se queda sin mejorar de una depresión si se trata». El Dr. Agüera analiza la realidad de esta enfermedad, sus complicaciones y el desbordamiento de la demanda de atención médica que vive.

¿Cómo es un día en las consultas de psiquiatría del 12 de Octubre en lo que se refiere a depresión?
Estamos recibiendo un incremento muy grande la demanda en general para todas las patologías y, de una manera muy significativa, para la depresión. Es muy significativo el incremento en la edad infantil y en adolescentes, con trastornos muy graves: intentos de suicidio y necesidad de ingresos psiquiátricos en edades muy bajas.

«Es muy significativo el incremento en la edad infantil y en adolescentes, con trastornos muy graves: intentos de suicidio y necesidad de ingresos psiquiátricos en edades muy bajas»

Muchos son niños que tienen patologías previas que se han incrementado durante la pandemia, pero también están surgiendo casos nuevos de incremento de trastornos de alimentación, descompensaciones emocionales, depresión e intentos de suicidio. También está pasando a otras edades. Se añaden los problemas laborales y los conflictos previos en las familias y en la convivencia, que ahora, al estar más tiempo juntos, se recrudecen.

En las personas mayores también está sucediendo, pero de alguna manera, están dando una lección de resistencia y mayor tolerabilidad a todas las circunstancias adversas que estamos sufriendo, pero al precio de un incremento de patologías físicas, problemas de movilidad y menos contacto social que dan más problemas cognitivos.

«Probablemente el 90% de las personas que cometen un intento de suicidio tienen una enfermedad depresiva detrás»

¿En qué medida la depresión y el suicidio están vinculados?
Está absolutamente vinculado. Probablemente el 90% de las personas que cometen un intento de suicidio tienen una enfermedad depresiva detrás. Las ideas de muerte, el deseo de morir, es un síntoma de la depresión como la fiebre lo es de la infección; no todas las personas que tienen un episodio depresivo tienen ideas de muerte, pero la frecuencia es muy alta y un número pequeño tiene ideas de suicidio suficientemente consistentes como para cometer el acto.

Pero esta fuerte relación entre suicidio y depresión nos lleva a la posibilidad de prevenir. Porque si se detecta la depresión, se puede tratar. Si se trata, uno de los primeros síntomas que desaparecen son las ideas de suicidio.

«Si se trata la depresión, uno de los primeros síntomas que desaparecen son las ideas de suicidio»

¿Qué influye más en la depresión, componentes biológicos o determinantes sociales?
Cada persona que sufre un proceso depresivo lo sufre por un camino que puede ser muy distinto al de otra. Hay dos elementos importantes, uno es la vulnerabilidad personal y otro son los acontecimientos que ocurren en la vida. Hay personas que son más resistentes a la depresión y otras más vulnerables por un componente que tienen que ver con lo biológico, pero también con lo vivido.

Una persona que ha tenido problemas importantes y maltrato en su infancia o que en su familia hay varias personas que han sufrido depresión, va a ser más vulnerable a sufrir depresión. Se nace con una genética y los primeros años de la vida también son bastante importantes en ese sentido. Pero las personas con una genética más vulnerable a este problema, no necesitan perder a un ser querido o quedarse sin trabajo para desarrollar depresión. Por otro lado hay personas más resistentes a la depresión que ante acontecimientos importantes se deprimen. Igual que ha habido personas en la guerra o en campos de concentración que no se han deprimido.

«Una persona que ha tenido una depresión tiene un riesgo del 50% de tener un segundo episodio en su vida. Si lo tiene, la posibilidad de tener un tercero o un cuarto, sube hasta un 80%»

Un elemento importante en la depresión es que tiende a tener recaídas. Una persona que ha tenido una depresión tiene un riesgo del 50% de tener un segundo episodio en su vida y, si lo tiene, la posibilidad de tener un tercero o un cuarto, sube hasta un 80%. Por eso es enormemente importante detectar el primer episodio de depresión, para tratarlo y evitar recaídas y, con ello, que la depresión se cronifique.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) hay 230.000 personas con depresión grave en España. ¿Qué se puede hacer con las depresiones graves?
Probablemente las depresiones graves, justamente por su gravedad, se detectan más fácilmente. Cuanto más grave es una depresión, mayor componente de enfermedad cerebral tiene. Las depresiones más leves tienen componentes más psicosociales, relacionales y de personalidad.

Por eso, cuanto más biológica es una depresión, tienen un tratamiento más accesible, ya que son más sensibles a los medicamentos que van a restablecer más fácilmente ese equilibrio químico del cerebro. No le podemos pedir a un fármaco que nos cure del malestar de haber perdido el trabajo. Pero sí podemos pedir, más ahora que los tratamientos farmacológicos son extraordinarios, que ese desajuste del cerebro se restablezca.

«Cuanto más grave es una depresión, mayor componente de enfermedad cerebral tiene»

La prevalencia de la depresión en mujeres duplica a la de hombres (7,1% frente a 3,5%, datos INE). ¿Por qué afecta más a las mujeres? 
Es una pregunta que no solo se la hace la población, nos la hacemos también los científicos y los investigadores y no tenemos todavía una explicación suficiente, tenemos respuestas parciales. Es uno de los retos de la investigación. En general, hay más prevalencia de enfermedades mentales en niños que en niñas. Después, en la edad juvenil y adulta es al revés, sobre todo en la depresión. Luego ese ratio se va igualando conforme avanza la edad, aunque sigue habiendo más mujeres que hombres con depresión.

Hay muchos grupos de trabajo investigando por qué afecta más a las mujeres. Es probable que las nuevas metodologías de investigación que emplean big data empiecen a darnos algo de luz en este sentido, porque la investigación tradicional no ha encontrado respuestas claras que sean suficientes para explicar un dato tan contundente.

«Saber por qué la depresión afecta más a las mujeres es uno de los retos de la investigación. Probablemente las nuevas metodologías de investigación que emplean big data empiecen a darnos algo de luz»

¿Es suficiente y válida la Estrategia de Salud Mental recientemente aprobada?
Al principio no nos hicieron mucho caso a las asociaciones profesionales ni a las de pacientes. Es una estrategia que tiene elementos positivos, hemos conseguido darle aspectos científicos y profesionales de los que carecía antes. Pero en muchas de sus partes es una declaración bienintencionada que no está muy claro si se va a poder llevar a la práctica, primero porque hay que poner dinero, gracias a la presión de las asociaciones científicas y de familiares se ha puesto un presupuesto, y segundo porque no sabemos cómo las comunidades autónomas trasladarán las ideas de la estrategia a la planificación sanitaria.

¿Pueden atender toda la demanda de atención psiquiátrica que requiere la depresión o están desbordados?
Están desbordados todos los sanitarios y, los de salud mental lo estamos también porque el incremento de la demanda ha sido muy grande. Por otro lado, estamos enormemente expuestos a los contagios y muchos se están contagiando. En el equipo que dirijo nunca tengo a la totalidad de la plantilla funcionando, siempre hay tres o cuatro personas que están enfermas, y eso también influye en el desbordamiento.

«La Estrategia de Salud Menta tiene elementos positivos, hemos conseguido darle aspectos científicos y profesionales de los que carecía antes»

En la época más dura de la pandemia los servicios de psiquiatría y salud mental desarrollamos programas para apoyar a los médicos que estaban en ese primer contacto directo atendiendo a muchas personas que se moría. Los programas siguen en pie, pero ya hay menos demanda. Ha habido una adaptación, pero esto está repercutiendo en la salud mental de los profesionales sanitarios.

Noticias complementarias: