Un estudio del VHIO demuestra que la medicina personalizada mejora el pronóstico de pacientes con colangiocarcinoma

La investigación utilizó la clasificación Escat, desarrollada por la Sociedad Europa de Oncología Médica (ESMO), para guiar la selección del tratamiento oncológico y permitió identificar las alteraciones moleculares con un mayor impacto en el tratamiento dirigido

VHIO-medicina-personalizada-colangiocarcinoma

..Redacción.
La medicina personalizada está demostrando tener un impacto en el pronóstico en algunos de los pacientes con cáncer. Un estudio del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) ha demostrado que la medicina personalizada «tiene una gran importancia» y mejora el pronóstico de pacientes con colangiocarcinoma. Los resultados del estudio se han publicado en Clinical Cancer Research, la revista de la American Association for Cancer Research (AACR). Para realizarlo, se analizaron de forma retrospectiva 237 pacientes afectos de un colangiocarcinoma que habían sido tratados entre 2011 y 2020 en el VHIO. El análisis demostró que un 56,3% de los tumores presentaban alteraciones moleculares sobre las que era posible dirigir un tratamiento.

El estudio del Vhio analizó 237 pacientes afectos de un colangiocarcinoma, demostrando que la medicina personalizada «tiene una gran importancia» y mejora el pronóstico

«Las opciones de tratamiento para el colangiocarcinoma avanzado son limitadas y las armas terapéuticas de las que disponemos son pobres. El hecho de saber que más de la mitad de estos tumores presenta alteraciones que se pueden tratar de forma personalizada aporta un dato muy esperanzador que nos ayudará a implementar una medicina de precisión que mejore los resultados de estos pacientes», explica la Dra. Teresa Macarulla, investigadora principal del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO y oncóloga médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron, que ha dirigido el estudio.

Dra. Macarulla: «Saber que más de la mitad de estos tumores presenta alteraciones que se pueden tratar de forma personalizada aporta un dato muy esperanzador que nos ayudará a implementar una medicina de precisión que mejore los resultados de estos pacientes»

En este análisis retrospectivo se utilizó la clasificación Escat, una herramienta desarrollada por la Sociedad Europa de Oncología Médica (ESMO). Esta sirve para clasificar las alteraciones de los tumores según su mayor o menor impacto en la medicina de precisión. Escat define seis categorías para el uso de terapias dirigidas a alteraciones moleculares, según el nivel de evidencia teniendo en cuenta el estudio y el contexto de la enfermedad. Las alteraciones genómicas se asignan al nivel que mejor refleja su utilidad clínica para seleccionar pacientes que recibirán una terapia dirigida acorde con la solidez de la evidencia de los estudios clínicos. Así, se ofrece a los médicos un medio para priorizar la selección del tratamiento.

«Es la primera vez que se usa esta herramienta para el tratamiento del colangiocarcinoma y claramente ha permitido identificar a los pacientes que consiguen un mayor beneficio de la medicina de precisión, que son aquellos que están clasificados como Escat I y II frente a los Escat III y IV», añade la Dra. Macarulla. Según precisa, en el primer caso la supervivencia libre de progresión fue de más de 5 meses frente a los 1,9 meses del segundo grupo. Esto también se vio reflejado en la supervivencia global, que fue de 22,6 meses para los pacientes con alteraciones Escat I y II frente a los 14,3 meses de las alteraciones Escat III y IV. «La integración de Escat en la gestión del tratamiento ofrece a los médicos una herramienta valiosa para ampliar las oportunidades terapéuticas de estos pacientes, sobre todo en un entorno refractario a la quimioterapia».

El estudio también ha demostrado la utilidad de realizar un estudio de secuenciación genética de nueva generación o NGS en pacientes con colangiocarcinoma

Para la caracterización de los tumores analizados en el estudio se utilizó la secuenciación genética de nueva generación o NGS. Así lo recomienda el Grupo de Trabajo de Medicina de Precisión de la ESMO. Sin embargo, hoy en día todavía no está considerado un estándar en el manejo de estos pacientes. «En vista de los resultados obtenidos, también hemos visto que el uso de NGS debería convertirse en una herramienta clave que nos ayude a identificar mejor aquellos pacientes que obtendrían un mayor beneficio de las terapias dirigidas», destaca la Dra. Teresa Macarulla.

El colangiocarcinoma es un tumor que afecta a los conductos biliares y que tiene una muy baja incidencia. Se calcula que solo entre 2 y 3 habitantes por cada 100.000 lo desarrollarán. Sin embargo, esta baja incidencia se ha incrementado en los últimos años, posiblemente debido a las mejoras en su diagnóstico. «El colangiocarcinoma es una enfermedad altamente heterogénea y terapéuticamente desafiante con un pronóstico pobre. Cuando los pacientes con enfermedad avanzada no responden a la quimioterapia de primera línea, las opciones de tratamiento de segunda línea son limitadas», apunta la autora principal, la Dra. Helena Verdaguer, investigadora clínica del Grupo de tumores gastrointestinales y endocrinos de VHIO y oncóloga médica en HUVH. Por tanto, recalca que «se debe priorizar la administración de tratamientos personalizados y dirigidos a la medida de las especificidades moleculares de los tumores de estos pacientes».

El colangiocarcinoma es un tumor que se origina en los conductos biliares del hígado y es muy heterogéneo a nivel molecular

«En el futuro, las alteraciones genómicas como objetivos para la medicina personalizada ayudarán a los médicos a combinar tratamientos óptimos para pacientes individuales. Al hacerlo, nos esforzaremos colectivamente por extender la promesa de la oncología de precisión en esta población de pacientes», concluye la Dra. Teresa Macarulla.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en