Aplicar inteligencia artificial en dermatología permite predecir el envejecimiento cutáneo y detectar lesiones tumorales

Janssen organiza un taller para abordar las novedades en dermatología de la mano de ponentes expertos en este ámbito

inteligencia-artificial-tartaglia

..Redacción.
La aplicación de la inteligencia artificial (IA) en el ámbito sanitario es una realidad que ofrece cada vez mayores expectativas y servicios para prestar una mejor atención en salud y mejorar la vida de los pacientes, siendo el área de dermatología una de las especialidades en la que presenta más posibilidades de aplicación. Una de ellas, es el uso de algoritmos para detectar signos de sospecha de malignidad en lesiones tumorales, mediante la dermatoscopia digital.

También ofrece la posibilidad de crear modelos predictivos basados en la historia clínica del paciente. Así permite predecir el envejecimiento cutáneo o la respuesta a determinados tratamientos. Además, en la vertiente quirúrgica de la dermatología, el uso de la realidad virtual y aumentada es otro aspecto que está permitiendo importantes avances.

La inteligencia artificial tiene una gran utilidad en dermatología, a través de técnicas como la dermatoscopia digital o la realidad virtual

Janssen Pharmaceutical Companies, de Johnson & Johnson, ha organizado un taller dirigido a profesionales sanitarios para abordar las novedades en diferentes patologías dermatológicas con diferentes expertos en este ámbito. En concreto, tanto desde el punto de vista de la patogenia y del tratamiento como de las técnicas de imagen e innovación que van incorporándose.

El Dr. Enrique Gimeno, jefe de Servicio de Dermatología del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia y coordinador del encuentro, ha destacado los últimos avances en dermatología. Entre ellos, se ha referido a la importancia de comprender la fisiopatología de cada enfermedad. Esto ha dado lugar a que «se conozcan y comprendan mejor las comorbilidades de estas patologías, y a que se desarrollen nuevas terapias dirigidas contra dianas terapéuticas específicas y selectivas».

Todo ello, ha contribuido a una mejora de la calidad de vida de los pacientes y a un mayor control de enfermedades como la psoriasis. Esta enfermedad afecta al 2,3% de la población general en España. De ellos, un 20% la padece de manera moderada-grave, y entre un 20-30% del total de pacientes presenta también artritis psoriásica.

La psoriasis afecta al 2,3% de la población en España, de los cuales, entre el 20-30% padece también artritis psoriásica

Lo mismo sucede con el manejo de la hidradenitis supurativa, que afecta al 1% de la población adulta en nuestro país. Se trata de una enfermedad inflamatoria inmunomediada, progresiva, crónica, dolorosa y recurrente, que se caracteriza por una desregulación del sistema inmune, que da lugar a una inflamación aguda y crónica en las áreas corporales que albergan glándulas apocrinas (siendo las más frecuentes las regiones axilares, inguinales, anogenitales y submamaria en mujeres).

«Es una enfermedad más frecuente en mujeres, en la tercera década de la vida, en fumadores y, al igual que la psoriasis, asociada a comorbilidades como síndrome metabólico, hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipemia, obesidad, enfermedad inflamatoria intestinal, o depresión, entre otras», ha detallado el especialista.

Técnicas quirúrgicas y de imagen, importantes avances en dermatología
Las técnicas quirúrgicas y de imagen también suponen importantes avances en esta especialidad. Un ejemplo es la microscopia confocal, una técnica de imagen que permite profundizar a nivel de dermis superficial y funciona de forma similar a la ecografía, utilizando la reflectividad óptica en lugar de ultrasonidos.

«Al visualizar la piel in vivo, esta técnica tiene un amplio espectro de aplicaciones clínicas: para el diagnóstico, manejo quirúrgico de procesos o la evaluación de la respuesta de determinados tumores a tratamientos no invasivos. Además, presenta también otras potenciales aplicaciones como guía para la toma de biopsia, demarcación de tumores con márgenes mal definidos, monitorización de la respuesta a patologías inflamatorias como la psoriasis o los tumores al tratamiento no invasivo», ha explicado el Dr. Gimeno.

La cirugía oncológica, una de las áreas clave en la dermatología actual

La cirugía oncológica es una de las áreas clave en la dermatología actual. «Con ello es posible extirpar tumores cutáneos de forma completa y, en función del tipo clínico e histológico, tamaño y profundidad del tumor, se aplicará una técnica u otra y se realizará un margen de seguridad u otro, al igual que con las técnicas reconstructivas a aplicar», ha indicado. Su uso se emplea principalmente para la extirpación de tumores malignos y premalignos. El Dr. Gimeno ha identificado los más comunes: «el carcinoma basocelular, el carcinoma epidermoide y el melanoma (entre los malignos) y las queratosis actínicas (premalignos)».

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en