El Gregorio Marañón patenta un cemento óseo con antibióticos microencapsulados

Se espera que en los próximos años sea uno de los pilares del tratamiento de las infecciones de prótesis articulares

Marañón-cemento-óseo-antibióticos

..Redacción.
El Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha patentado un cemento óseo con antibióticos microencapsulados para su uso en infecciones de prótesis articulares. Los traumatólogos del Hospital Gregorio Marañón, Javier Vaquero, Pablo Sanz y Esther Carbó, en colaboración con el Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad Pontificia Comillas y el Instituto Inescop, han conseguido que se reconozca como invención este nuevo método que busca aislar el antibiótico durante el proceso de polimerización del cemento óseo. En concreto, cuando fragua, para permitirle conservar sus propiedades físicas y, a su vez, poder emplear el tratamiento elegido.

El Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Marañón ha patentado un cemento óseo con antibióticos microencapsulados para su uso en infecciones de prótesis articulares

Vaquero, Sanz y Carbó explican que en el tratamiento de las infecciones de prótesis articulares juegan un papel fundamental los espaciadores de cemento óseo. Concretamente, al liberar antibióticos localmente en el sitio de la infección. «La rifampicina es un antibiótico de gran interés en estas infecciones, que ya se emplea por vía intravenosa y oral. Habíamos intentado añadir rifampicina al cemento óseo para aumentar las posibilidades de éxito del tratamiento, pero no había sido posible hasta este momento ya que al añadir rifampicina al cemento óseo se inhibía la reacción de polimerización del mismo», detallan.

Por este motivo, el equipo del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología diseñó un método para microencapsular la rifampicina en diferentes polímeros. Así, querían conseguir que el cemento óseo obtuviese unas propiedades mecánicas adecuadas para su uso en la fabricación de espaciadores para las infecciones de prótesis articulares. La idea de gestionar esta patente comenzó con la tesis doctoral de Esther Carbó bajo el título Estudio experimental de la utilización de rifampicina microencapsulada en el polimetilmetacrilato: propiedades químicas, mecánicas y microbiológicas que ha sido dirigida por Javier Vaquero y Pablo Sanz.

La idea de gestionar esta patente comenzó con la tesis doctoral de Esther Carbó, dirigida por Javier Vaquero y Pablo Sanz

A partir de esta invención, en el Hospital Gregorio Marañón se profundizó en el estudio de la microencapsulación de otros antimicrobianos (antibióticos y antifúngicos) que tampoco podían utilizarse en el cemento óseo porque alteraban sus propiedades mecánicas o porque no eluían correctamente del cemento, perdiéndose su actividad antimicrobiana. La microencapsulación pone fin a este problema. De esta forma, permite la obtención de un cemento óseo apto para fabricación de espaciadores en quirófano.

Proyecto ganador de varios premios
Este proyecto ha obtenido múltiples reconocimientos. Entre ellos, la ayuda a proyecto de inicio a la investigación en Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (Secot) 2015. También el Premio Fundación Secot de investigación básica en Cirugía Ortopédica y Traumatología 2016 y la Beca Mutual Médica de investigación 2017. Además, ha dado lugar a diversas publicaciones científicas en revistas nacionales e internacionales.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en