Inicio ASP Olaparib reduce un 32% el riesgo de mortalidad en pacientes con mutaciones...

Olaparib reduce un 32% el riesgo de mortalidad en pacientes con mutaciones germinales de BRCA

Así lo indican los últimos resultados del estudio internacional OlympiA en el que participa España

olaparib

..Redacción.
Los últimos resultados del estudio OlympiA demuestran un aumento de la supervivencia en pacientes con mutaciones germinales en el gen BRCA y con cáncer de mama precoz de alto riesgo que han recibido olaparib. En concreto, este fármaco dirigido que se administra como tratamiento adyuvante, reduce un 32% el riesgo de muerte en estos pacientes con una mediana de seguimiento de 3,5 años. El investigador principal del estudio, el Dr. Andrew Tutt, presentó estos datos durante una sesión plenaria virtual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO).

OlympiA demuestra que olaparib reduce el riesgo de reaparición del cáncer y aumenta la supervivencia global en pacientes con una variante patogénica hereditaria en los genes BRCA1 o BRCA2. Este beneficio clínico es independiente del estado de los receptores hormonales de su tumor. Estos datos pueden marcar un antes y un después en el tratamiento de estas pacientes porque ofrecen la posibilidad de una curación” afirma la Dra. Judith Balmaña, investigadora del estudio y representante de SOLTI en el comité de dirección del mismo; responsable del Grupo de Genética del Cáncer y miembro de la Unidad de Cáncer de Mama del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO).

Dra. Balmaña: “OlympiA demuestra que olaparib reduce el riesgo de reaparición del cáncer y aumenta la supervivencia global en pacientes con una variante patogénica hereditaria en los genes BRCA1 o BRCA2”

Además de la eficacia de olaparib y su baja toxicidad, también resulta muy manejable en la práctica clínica. “Es difícil conseguir avances relevantes en supervivencia global en el tratamiento adyuvante del cáncer de mama precoz, y olaparib es el primer fármaco con el que podremos contar para este subgrupo de pacientes con mutación en BRCA1 o BRCA2 tanto en triple negativo como en enfermedad hormonosensible de alto riesgo”, destaca el Dr. Eduardo Martínez de Dueñas, del Hospital Provincial de Castellón, miembro de Geicam e investigador del estudio.

Mejora de la supervivencia global
Los resultados de este segundo análisis demuestran una mejora tanto estadística como clínicamente significativa en la supervivencia global (SG). En concreto tras un año de tratamiento con olaparib adyuvante en comparación con el placebo. Así, a los cuatro años, la tasa de SG fue del 89,8% para los pacientes tratados con olaparib frente al 86,4% que recibieron placebo. En cuanto a la supervivencia libre de enfermedad invasiva y la supervivencia libre de enfermedad a distancia, se mantienen las mejoras con beneficios similares.

Con olaparib, la determinación de variantes patogénicas en los genes BRCA1 y BRCA2 pasa de ser solo un marcador genético de riesgo familiar a un biomarcador predictivo de respuesta al tratamiento

Con este nuevo fármaco dirigido, la determinación de variantes patogénicas en los genes BRCA1 y BRCA2 pasa de ser solo un marcador genético de riesgo familiar a un biomarcador predictivo de la respuesta al tratamiento con olaparib. Por lo que puede ser útil para cada paciente de forma individual, tal y como apuntan la Dra. Balmaña y el Dr. Martínez de Dueñas.

Para ambos especialistas, los análisis genéticos para determinar posibles alteraciones en estos genes serán los protagonistas en la toma de decisiones sobre el tratamiento; especialmente en la enfermedad triple negativa, donde sólo se dispone de la quimioterapia como única alternativa sistémica que permita tratarla y llevar a cabo un control efectivo de la enfermedad.

Ocho de cada diez participantes en dicho ensayo de fase III padecían el subtipo triple negativo, que, a diferencia de otros subtipos de cáncer de mama como el luminal con receptores hormonales positivos (70% de todos los casos) o el HER2 positivo (15%), representa un grupo muy heterogéneo falto de avances comparables a los producidos en los últimos años en los otros dos subtipos de tumores.

Noticias complementarias