Inicio ASP El ECDC y la EMA consideran que es «demasiado pronto» para una...

El ECDC y la EMA consideran que es «demasiado pronto» para una cuarta dosis en la población general

ECDC-EMA-cuarta-dosis

..Redacción.
El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) y el grupo de trabajo Covid-19 de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) han emitido una declaración donde consideran que es «demasiado pronto» para administrar una cuarta dosis de las vacunas de ARNm (Pfizer y Moderna) en la población general.

En adultos menores de 60 años con sistemas inmunológicos normales, el ECDC y la EMA señalan que «actualmente no hay pruebas concluyentes de que la protección de la vacuna contra la enfermedad grave esté disminuyendo o de que haya un valor añadido de una cuarta dosis». Ambas agencias coinciden en que se puede administrar una cuarta dosis en adultos mayores de 80 años, tras «revisar los datos sobre el mayor riesgo de Covid-19 grave en este grupo de edad y la protección proporcionada por una cuarta dosis».

ECDC y EMA: En adultos menores de 60 años con sistemas inmunológicos normales, «no hay pruebas concluyentes de que la protección de la vacuna contra la enfermedad grave esté disminuyendo o de que haya un valor añadido de una cuarta dosis»

Sin embargo, consideran que actualmente «no hay pruebas claras» en la UE de que la protección de la vacuna contra enfermedades graves esté disminuyendo sustancialmente en adultos con sistemas inmunitarios normales de 60 a 79 años. Por tanto, no creen que haya evidencia que respalde el «uso inmediato» de una cuarta dosis en esta población. En cualquier caso, los organismo europeos precisan que «si la situación epidemiológica actual cambia podría ser necesario considerar una cuarta dosis en este grupo de edad».

Evidencia disponible sobre la cuarta dosis
Ambos organismos indican que la evidencia sobre los efectos de una cuarta dosis proviene en gran parte de Israel. Los datos muestran que «una segunda dosis de refuerzo administrada al menos 4 meses después del primer refuerzo restaura los niveles de anticuerpos sin generar nuevos problemas de seguridad». Además, sugieren que «un segundo refuerzo brinda protección adicional contra la enfermedad grave, aunque aún no se conoce la duración de los beneficios y la evidencia aún es limitada», concluyen.

Noticias complementarias