Inicio ASP Dr. Pablo García: «La irrupción de la genética y la medicina personalizada...

Dr. Pablo García: «La irrupción de la genética y la medicina personalizada están cambiando la atención a los pacientes»

Dr.-Pablo-García

..Redacción.
40 Jóvenes Profesionales.
El Dr. Pablo García Pavía es cardiólogo y está especializado en insuficiencia cardiaca y cardiopatías familiares. Actualmente es Jefe de Sección de Cardiología y dirige la Unidad de insuficiencia Cardiaca y Cardiopatías Familiares en el Hospital Universitario Puerta del Hierro. Compagina su labor asistencial con la docencia en diversos programas de grado y posgrado y con la investigación sobre enfermedades genéticas cardiacas, miocardiopatías y amiloidosis cardiaca. Además, es editor asociado de la Revista Española de Cardiología. En su opinión, los próximos años serán transformadores para la cardiología por la irrupción  de la genética en la especialidad y las opciones de personalización de los tratamientos.

¿Qué ha supuesto para un cardiólogo la aparición del Covid-19?
El Covid-19 ha cambiado durante muchos meses nuestra manera de trabajar, de la misma manera que ha cambiado la forma de trabajar de otras muchas profesiones. En la fase inicial tuvimos que rediseñar los circuitos de atención a los pacientes cardiológicos y volcarnos con la atención de los enfermos Covid-19. Yo, por ejemplo, trabajé en el hospital de campaña de Ifema durante las primeras semanas. Otros compañeros atendieron pacientes con Covid-19 en UCI o en plantas de hospitalización mientras otros acudieron a residencias de mayores. En cardiología tuvimos que habilitar circuitos electrónicos para facilitar la conexión con los pacientes y con los médicos de atención primaria. Hicimos muchas consultas telefónicas.

Dr. Pablo, García: «La pandemia ha acelerado ciertas transformaciones en cuanto a digitalización y al uso de tecnologías»

¿Cómo ha afectado a los pacientes de cardiología la pandemia?
Desgraciadamente el Covid-19 ha tenido un impacto muy negativo en la atención de los pacientes  con patología cardiaca. Muchos pacientes con infartos o con otros problemas cardiacos tenían miedo de acudir a urgencias y, por tanto, el diagnóstico de muchas patologías se ha visto retrasado enormemente. Las consecuencias de no acudir a urgencias en su momento, así como los retrasos diagnósticos, las estamos viendo ahora como patologías cardiacas más graves y evolucionadas.

¿Qué cosas ha cambiado realmente la pandemia en medicina?
Creo que la pandemia ha acelerado ciertas transformaciones en cuanto al uso de las tecnologías y digitalización que quizás hubiesen aparecido mucho más adelante.

¿Le afecta, como cardiólogo, el problema de saturación de la atención primaria?
Totalmente porque la atención primaria es la puerta de entrada al sistema para la mayoría de los pacientes. Además, la prevención de las enfermedades cardiovasculares y el control de los factores de riesgo recaen en los equipos de atención primaria. Desgraciadamente el control de la hipertensión, la diabetes y el colesterol ha estado en segundo plano durante estos dos años y las consecuencias las viviremos en los próximos años con un aumento de la patología cardiovascular.

El sistema se ha mantenido en gran medida por el sacrificio de los profesionales

En un futuro a medio plazo, ¿se imagina un sistema sanitario muy distinto al actual?
No sé si el sistema sanitario será muy distinto. Creo que la gestión y la vinculación de plantillas de profesionales deberá evolucionar a la vez que determinamos aspectos de la atención a los pacientes como por ejemplo un mayor peso en la medición de resultados en salud. Sin embargo, en mi opinión, la esencia del sistema y la atención a los pacientes no van a cambiar substancialmente.

¿Cuánta importancia tendrá la medicina personalizada en el futuro?
Va a ser clave. Yo me dedico a la atención de pacientes con enfermedades genéticas cardiacas y estamos viendo como la irrupción de la genética está cambiando nuestra forma de atender a estos pacientes. Eso es medicina personalizada y cada vez va a ser más importante a la hora de elegir los tratamientos más adecuados a los pacientes, así como la identificación de los sujetos en riesgo.

Especialidades pioneras como la oncología y hematología ya realizan medicina personalizada con la selección de tratamientos quimioterápicos en función de las características moleculares de las neoplasias Pues bien, eso ahora ya lo empezamos a ver en cardiología y muy pronto creo que ocurrirá también en otras especialidades. Los próximos 10 años creo que van a ser muy transformadores en este sentido.

Según, Pablo García, las generaciones más jóvenes están excelentemente preparadas y dispuestas a sacrificarse, pero también tienen muy clara sus prioridades

¿Es buena la participación de los profesionales, y especialmente de los jóvenes, en el rediseño del sistema?
Por supuesto. Sin embargo, creo que los políticos deben coger el toro por los cuernos, pensar qué quieren que sea el sistema sanitario y realizar cambios organizativos profundos, basados en criterios de excelencia. El sistema se ha mantenido en gran medida por el sacrificio de los profesionales y las generaciones más jóvenes están excelentemente preparadas y están dispuestas a sacrificarse, pero también tienen claras sus prioridades. Va a ser muy difícil retener a los jóvenes el el sistema y que se siga manteniendo un nivel de excelencia sin cambios profundos.

¿Cómo ve su situación profesional dentro de 10 años?
Espero que se haya dado el gran salto de la medicina personalizada en el campo de la cardiología y que mi grupo haya contribuido a dar ese salto. Confío en que hayamos podido mejorar el tratamiento de pacientes con enfermedades cardiacas con múltiples medicamentos innovadores.

¿Qué importancia tiene el autocuidado del la salud? ¿Es una asignatura pendiente del SNS?
Creo que la sociedad en general tienen que evolucionar hacia la participación en la atención sanitaria y formar parte de las decisiones sobre salud. Esto contribuirá decisivamente en el mantenimiento del sistema sanitario tal como lo conocemos. Los avances tecnológicos facilitan la participación de la ciudadanía en su propio cuidado y entendiendo que va a ser una realidad que se va a imponer en pocos años para el seguimiento de muchas patologías.

Noticias complementarias