Inicio ASP Dr. Javier García Alegría (Facme): «La recertificación es un compromiso de los...

Dr. Javier García Alegría (Facme): «La recertificación es un compromiso de los médicos especialistas con la sociedad»

..Juan Pablo Ramírez.
La Federación de Asociaciones Científico-Médicas de España (Facme) ya ha presentado su modelo de recertificación y se encuentra a la espera de un encuentro con el Ministerio de Sanidad. Su vicepresidente, el Dr. Javier García Alegría, destaca la autoexigencia y el compromiso de los médicos con la sociedad en una entrevista con iSanidad.

Las sociedades científicas tienen un periodo para introducir cambios, ¿de qué tiempo estamos hablando?
Prácticamente damos por finalizado ahora el documento ya elaborado y se va a mandar a todos los presidentes de las sociedades científicas para que lo ratifiquen. Nuestra idea, la idea de todo el grupo de trabajo es no hacer modificaciones sustanciales.

«Estamos en el momento ideal para lanzar la recertificación», sostiene el vicepresidente de Facme, el Dr. García Alegría

Se lleva tiempo hablando de la recertificación de los profesionales sanitarios, ¿llegamos tarde?
No podemos cambiar el pasado. Tenemos que solucionar y no analizar los motivos por los cuales se ha ido retrasando la recertificación. Estamos en el momento ideal para lanzar el proyecto. Todas las sociedades científicas estamos de acuerdo en el modelo, esto es fundamental. En segundo lugar porque tenemos un acuerdo de las tres partes que están involucradas en el proceso de recertificación, que son las sociedades científicas, la Organización Médica Colegial y las autoridades sanitarias. Nos encontramos a la espera de la normativa final para que las autoridades pongan en marcha el proyecto de recertificación. No nos podemos permitir el lujo de que esto no salga adelante en los próximos meses.

¿El documento ya se lo han remitido al Ministerio de Sanidad?
Se lo entregamos en mano a la directora general de Ordenación Profesional dos días antes de la jornada de recertificación.

«Tenemos un acuerdo de las tres partes que están involucradas en el proceso de recertificación: las sociedades, la OMC y el Ministerio»

El documento ya estaba casi terminado, el paso final tiene que ser la aprobación de la normativa por parte del Ministerio de Sanidad., ¿hay que dar algún paso intermedio?
Me gustaría resaltar este aspecto de generosidad, de comprensión y de unanimidad de las sociedades científicas. Muchas tenían completamente desarrollado su modelo pero todas han estado de acuerdo en realizar uno común. Las sociedades ahora tienen que adaptar el esquema previo que habían planteado al modelo común. Y, por otra parte, aquellas sociedades que no tenían desarrollado su propio modelo de recertificación profesional, tienen una guía ya para hacerlo. Queda trabajo por parte de la sociedades. Estamos de acuerdo en el esquema, la evaluación de méritos, en cómo se van a valorar y en la distribución porcentual de méritos y el cronograma de renovación de la recertificación. Esto es muy importante.

¿Qué variables van a utilizar para medir los méritos en la asistencia sanitaria?
El esquema porcentualmente sería 60% las actividades serían actividades asistenciales. Y las actividades asistenciales se componen puramente de dedicación de un especialista en su día a día y ahí hay actividades obviamente de atención clínica, consultas, pacientes hospitalizados, intervenciones quirúrgicas. A estas se suman actividades de gestión y competencias compartidas que tienen que ver con la seguridad clínica, con la ética, con aspectos organizativos y de calidad. El 40% restante tendría que ver con lo que se llama formación continuada y aspectos docentes y de investigación.

«El esquema porcentualmente sería 60% las actividades serían actividades asistenciales»

¿Cómo se mide la docencia y la investigación especialmente en hospitales que no son universitarios?
El grupo de trabajo ha tenido muy claro que la gran mayoría de los profesionales se acreditaría sin problema independientemente del lugar de trabajo, ya sea sistema sanitario público o privado. O sea que estamos hablando de todos los profesionales que son especialistas. Esto no es un concurso de méritos. No es, por tanto, una competición a ver quién tiene más puntuación, sino de criterios mínimos de cumplimiento para acreditar ante los pacientes y ante la sociedad que el profesional mantiene vigente la capacidad de actualizada para atender pacientes en su propia especialidad. Y por tanto, son criterios mínimos. Cualquier profesional que haga actividad asistencial y un número de horas razonables de formación continuada a lo largo del periodo de evaluación, se podría acreditar.

En cuanto a las sociedades científicas, ¿qué herramientas tienen para poder evaluar la actividad de los profesionales?
La capacitación para evaluar a especialistas en medicina solo la tienen los pares. Son los propios especialistas los que tienen que definir cuál es el marco general de evaluación. Hemos sugerido que cada sociedad tenga un comité de evaluación que se renovaría y se daría un cierto margen de autonomía para calificar a un profesional.

«El 40% restante tendría que ver con lo que se llama formación continuada y aspectos docentes y de investigación»

Respecto a las herramientas técnicas de aportación de pruebas, esto es algo que también queda por ver y fue una de las preguntas a la directora general. Por otra parte, está claro que hay muchísimas sociedades científicas que hacen múltiples actividades formativas especializadas, porque ese es uno de los problemas objetivos inherentes a la propia sociedad: mantener la actualización de sus propios socios. Luego hay otras aportaciones que pueden ser certificados docentes, curriculum investigador, aportación de estancias en otros centros, número de procedimientos que ha hecho o número de pacientes atendidos… Hay muchas maneras objetivas de evaluar la cualificación de un profesional.

«El objetivo final de la recertificación es asegurar la calidad y la seguridad de los pacientes», señala el vicepresidente de Facme

En cuanto al papel de la OMC y de los colegios profesionales ¿Cuál va a ser?
La OMC tiene un papel fundamental. Un médico no puede estar incapacitado por cualquier razón. Por tanto, sería un criterio imprescindible que el médico obtuviera la validación periódica de la colegiación. También hay competencias transversales y formativos, como comunicación asistencial o en bioética, o aspectos médico legales de la profesión.

Se propone una recertificación cada seis años, ¿por qué ese periodo?
Bueno, realmente cuando se escoge el plazo, no deja de tener un punto de arbitrariedad. Cinco años parecía poco y a la espera de lo que digan las autoridades ministeriales, porque no sabemos qué decidirán finalmente, el grupo acordó seis años.

Esto lleva aparejado un trabajo y queremos insistir en que el modelo sea más sencillo para los profesionales, que no suponga más carga de trabajo adicional. Por otra parte, nos parecía que 10 años es un periodo muy prolongado porque la medicina cambia muy rápidamente. En 10 años, se puede perder parte de lo que es el conocimiento actualizado. Sería muy difícil demostrar la actividad porque certificar méritos a lo largo de 10 años es mucho más complejo que certificar en un periodo más corto.

«En 10 años, se puede perder parte de lo que es el conocimiento actualizado»

¿Qué supone la recertificación para los pacientes?
Me gustaría hacer énfasis en un aspecto que tiene que ver con la autoexigencia profesional. Esto es un compromiso de los médicos especialistas con la sociedad. Se trata de autoexigirse más y demostrar a la sociedad que sus médicos están actualizados y son competentes.

En su día, el MIR fue un hito que cambió la sanidad española. Reglar la formación médica postgraduada ha sido fundamental. Esto va a ser otro éxito porque va a ser demostrativo de que a lo largo de la vida profesional el médico se mantiene actualizado. Esto es un compromiso ético de los profesionales. Creo que es muy importante destacarlo, porque los los médicos quieren colaborar en mejorar la atención sanitaria de nuestros pacientes. Entonces, asegurar la calidad y la seguridad de los pacientes es el objetivo final. No tiene nada que ver con aspectos curriculares, tiene que ver con nuestro papel en la sociedad para dar los mejores resultados especiales posibles.

Noticias complementarias