Expertos en nefrología elaboran una guía de consenso para el abordaje nutricional de los pacientes en hemodiálisis

pacientes-hemodiálisis

..Redacción.
Un panel científico formado por los principales líderes a nivel nacional en nefrología ha elaborado un documento de consenso que da respuesta a 20 preguntas sobre la nutrición parenteral intradiálisis (NPID). El objetivo del documento es informar y crear conciencia sobre esta opción terapéutica como una forma complementaria y eficaz de tratamiento médico nutricional para los pacientes en hemodiálisis.

El documento cuenta con los avales de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) y la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (Seden). Asimismo, fue presentado en un formato de mesas redondas, y contó con la participación de más de 120 profesionales de la salud de distintas especialidades. La presentación del documento contó con el apoyo de Baxter International, fue un espacio de encuentro, en el que se trataron cuestiones relacionadas con el diagnóstico de la malnutrición en pacientes con hemodiálisis (HD), sus necesidades nutricionales, el papel de la NPID, su administración, monitorización y evaluación de la eficacia en la práctica clínica.

El documento de consenso, avalado por la S.E.N y Seden, desarrolla 20 cuestiones acerca de la nutrición parenteral intradiálisis (NPID)

«Existe una elevada prevalencia de malnutrición en pacientes en hemodiálisis y esto tiene consecuencias en la morbimortalidad. La elaboración del documento era una necesidad para dar respuesta a todas aquellas cuestiones relacionadas con la NPID. Es decir, su composición ideal, el tiempo de administración, los controles, las pautas de seguimiento o el momento en que este soporte nutricional debe de ser iniciado o discontinuado, entre otros temas. Esta información es esencial en la formación de los profesionales de la nefrología y en el desarrollo de protocolos adaptados al paciente con enfermedad renal en tratamiento con hemodiálisis», explica la Dra. Patricia de Sequera, presidenta de la S.E.N.

El documento pone de manifiesto la importancia de un cribado y valoración nutricional periódica. Por otro lado, hace recomendaciones sobre el consejo dietético y la suplementación oral en el inicio del tratamiento; la utilización de marcadores que permitan detectar la falta de eficacia de forma precoz para poder introducir otras estrategias terapéuticas como la NPID.

El 45% de los pacientes con enfermedad renal avanzada en tratamiento con hemodiálisis presentan desgaste proteico energético (DPE)

La nutrición parenteral intradiálisis
Aproximadamente, el 45% de los pacientes con enfermedad renal avanzada en tratamiento con hemodiálisis  presentan desgaste proteico energético (DPE), llegando a sufrir graves problemas metabólicos y nutricionales que implican pérdidas en las reservas de músculo y grasa. Es allí donde la NPID juega un papel fundamental, en pacientes desnutridos o en riesgo de desnutrición que pueden alimentarse por vía oral de manera segura, pero que no llegan a cumplir con los requerimientos nutricionales necesarios solo con la dieta oral.

«Los pacientes en hemodiálisis se ven afectados por la desnutrición y el catabolismo de la masa muscular debido a los efectos de la insuficiencia renal, así como al propio tratamiento de diálisis, lo que se convierte en un arma de doble filo desde una perspectiva clínica y necesita un enfoque de tratamiento integral», comenta el profesor Juan-Jesús Carrero, catedrático de Epidemiologia Renal en el Instituto Karolinska en Estocolmo.

La NPID puede reducir el tiempo de hospitalización, reingresos y las tasas de infección, mejorando considerablemente la calidad de vida del paciente

La NPID se convierte en una terapia efectiva debido a sus múltiples beneficios. En términos de administración, esta opción terapéutica no requiere de un acceso adicional ya que puede administrarse por la misma vía de la HD. Además, la dosis exacta de nutrientes se puede calcular y administrar fácilmente. En términos de resultados clínicos, la NPID no se ve influenciada por la adherencia del paciente. Finalmente, en términos de valor añadido, elimina los problemas asociados a la pérdida de apetito. Asimismo, permite superar algunos de los trastornos de la función gastrointestinal como la gastroparesia que presentan los pacientes en HD.

«La evidencia muestra que la NPID puede reducir el tiempo de hospitalización, reingresos y las tasas de infección. De esta manera, mejora considerablemente la calidad de vida del paciente y presenta beneficios a nivel de costo-efectividad. Para Baxter es prioritario el apoyar el trabajo de los especialistas ofreciendo soluciones innovadoras que aborden las necesidades de los pacientes. De hecho, recientemente hemos incorporado a las fichas técnicas de dos de nuestras fórmulas de Nutrición Parenteral, una tasa de infusión específica para su administración como Nutrición Parenteral Intradiálsis», afirma la Dra. Pilar García-Lorda, directora médica de Nutrición Clínica de Baxter en Europa.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en