Inicio ASP La pandemia de Covid-19 ha complicado el tratamiento del síndrome post-UCI

La pandemia de Covid-19 ha complicado el tratamiento del síndrome post-UCI

hospitalizados-muertes

..Redacción.
Son incontables los efectos que la pandemia de Covid-19 ha tenido en los servicios hospitalarios y en la asistencia de los pacientes, y uno de ellos es la dificultad para paliar y controlar los efectos del síndrome post-UCI que afecta a los pacientes tras su ingreso en las unidades de críticos, según han puesto de manifiesto los intensivistas durante el LVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc).

Dra. Giménez-Esparza: «Medidas para disminuir el síndrome post-UCI como la prevención y detección precoz del delirium, la rehabilitación precoz y el acompañamiento familiar han sido muy difíciles de llevar a cabo debido a la sobrecarga asistencial»

«Medidas para disminuir el síndrome post-UCI como la prevención y detección precoz del delirium, la rehabilitación precoz y el acompañamiento familiar han sido muy difíciles de llevar a cabo debido a la sobrecarga asistencial, a la falta de personal entrenado, a la dificultad de comunicación y a las medidas de aislamiento que impidieron la participación familiar», ha explicado la Dra. Carola Giménez-Esparza, vicepresidenta de Semicyuc. Además, «la sedación profunda, que se intentaba evitar para permitir eludir el síndrome, ha sido necesaria en muchas ocasiones», apuntó.

Los intensivistas disponen de programas y protocolos establecidos para prevenir y controlar los efectos del síndrome post-UCI, que provoca una serie de alteraciones físicas y psíquicas, pero la pandemía ha complicado su desarrollo. Según han puesto de manifiesto, la anticipación y la cercanía siguen siendo claves para paliar los efectos en los pacientes Covid-19.

Dr. Giménez: «No hay diferencia en el modo de asistir al paciente crítico Covid-19 del que presenta síndrome post-UCI sin haber tenido Covid»

«No hay diferencia en el modo de asistir al paciente crítico Covid-19 del que presenta Síndrome Post-UCI sin haber tenido Covid. Las necesidades de cada persona son únicas y se ha de tratar en base a ellas, de ahí que sea tan importante acompañar a la persona en el proceso, escucharles y darles información. Los síntomas físicos, cognitivos y mentales se han de trabajar desde la cercanía de la enfermera con la persona, anticipándose a los problemas derivados y trabajando juntamente con la persona y su familia», explicó el Dr. Miguel Ángel Giménez, vicepresidente de la Sociedad Española de Enfermería Intensiva y Unidades Coronarias (Seeiuc).

Uno de los pocos estudios españoles publicados, realizado en pacientes Covid-19 con ventilación mecánica invasiva, ha mostrado una incidencia de síndrome post-UCI en torno al 75%. Pero los intensivistas también han comparado pacientes que desarrollaron el síndrome antes y durante la pandemia sin observar diferencias entre ellos, según dijo la Dra. Giménez-Esparza respecto a una serie de más de 230 pacientes analizada en su hospital en Orihuela.

Un estudio realizado en pacientes Covid-19 con ventilación mecánica invasiva ha mostrado una incidencia de síndrome post-UCI del 75%

«Además, un estudio multicéntrico australiano tampoco encontró diferencias en el seguimiento a los seis meses. Esto nos permite pensar que hemos hecho muchas cosas bien: buscando alternativas, adaptándonos a la nueva situación e ideando formas de superarla, sobre todo a la hora de suplir la falta de acompañamiento familiar«, afirmó.

Precisamente es el papel activo de la familia el que sigue siendo parte del éxito. «La familia es un pilar en la recuperación y en el acompañamiento de la persona. Ellos guían en el proceso para conseguir que se recupere en el menor tiempo posible y se adelantan con su experiencia a las posibles dificultades que saben que va a tener», indicó el Dr. Miguel Ángel Giménez.

Dr. Giménez: «La familia es un pilar en la recuperación y en el acompañamiento de la persona»

Pero la pandemia sí ha traído cambios y mejoras. Por ejemplo, en lo referente a los fármacos sedantes. «Hemos buscado alternativas con menos efectos secundarios que las benzodiacepinas. Además, se ha contado con ayuda psicológica en muchas unidades y se han implementado programas de rehabilitación precoz, además de la puesta en marcha de la consulta post-UCI en muchos hospitales para detectarlo precozmente y poder tratarlo», añade la doctora.

Los servicios de medicina intensiva quieren incrementar el conocimiento y la investigación entre los profesionales del síndrome post-UCI. La sociedad científica Semicyuc señala que prepara el proyecto La UCI te cuida, que abordará al paciente desde una perspectiva «más humana e integral». Incluye la prevención, detección y tratamiento precoz del síndrome Post-UCI, así como la relación y el papel de los familiares y los profesionales.

La pandemia también ha traído mejoras, como la búsqueda de fármacos sedantes alternativos a las benzodiacepinas o la ayuda psicológica en muchas UCIs

«En general, todos los pacientes graves necesitan rehabilitación precoz para prevenir el delirium y las alteraciones neuromusculares que se pueden producir a largo plazo. El hecho de que la gravedad de los pacientes Covid-19 haya sido, en general, mayor que la de otros ingresados ha hecho que la necesidad de terapias de rehabilitación, fisioterapia y psicología se hayan convertido en esenciales. De ahí que sigamos incidiendo en la necesidad de incluir esas figuras en los equipos multidisciplinares», indica la Dra. Giménez-Esparza.

Noticias complementarias