Inicio ASP Cirujanos reducen el estómago y el intestino a un paciente de 218...

Cirujanos reducen el estómago y el intestino a un paciente de 218 kilos en Vithas Valencia

Obesidad-trastorno-neurodesarrollo

..Redacción.
El pasado lunes, el Dr. José Vicente Ferrer, cirujano del Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre, y su equipo, realizaron con éxito una cirugía compleja de obesidad extrema (grado 5) a un paciente de 38 años que pesaba 218 kg. Se realizó la operación con la técnica bypass Sadis, que permite reducir el estómago, al mismo tiempo que se acorta la distancia del intestino por donde transita la comida. «Suele realizarse únicamente en un 10% de intervenciones de obesidad, ya que es compleja técnicamente y solo la pueden llevar equipos cirujanos muy senior y con mucha experiencia», apunta el Dr. Ferrer.

Asimismo, el especialista ha señalado que la principal ventaja es que mantiene la función digestiva normal. Esto se debe a que «el estómago se hace más pequeño mediante una operación de manga gástrica y se mantiene la válvula de entrada y de salida del estómago. Además, se le hace derivación de más de la mitad del intestino, de forma que la comida ya digerida, solo recorre tres metros de intestino (en lugar de los seis a ocho metros habituales), pero donde se absorben los nutrientes suficientes para una vida sana. La operación tiene mayor fuerza y es capaz de curar los problemas metabólicos como la diabetes, a la vez que se pierde el peso. Si el paciente come sano, nunca tendrá problemas nutricionales», explica.

Debido a la complejidad de la operación, suele realizarse únicamente en un 10% de intervenciones de obesidad, según el Dr. Ferrer

Complejidad del caso
Según el cirujano, «hay que tener en cuenta la complejidad del caso, no solo por el peso sino también por las patologías asociadas como hipertensión, colesterol alto, diabetes incipiente, así como, grandes dificultades de movilidad y para dormir. Este tipo de pacientes para poder abordarlos con seguridad necesitan una buena preparación, que se ha de llevar a cabo con un equipo bien entrenado».

En su primera consulta, un equipo médico multidisciplinar entre los que se encontraba un nutricionista y un psicólogo, le planteó al paciente una preparación preoperatoria de tres meses. Durante ese periodo, el paciente recibió una dieta hiperprotéica e hipocalórica, asistencia psicológica, programas de ejercicio físico y tratamiento farmacológico de última generación. Se utilizaron un nuevo análogo de la GLP1, que ayuda al paciente a mejorar la diabetes y a perder peso, reduciendo el riesgo operatorio.

«Tras las visitas semanales y posteriormente quincenales, durante esos tres meses, el paciente tuvo una excelente respuesta a la terapia, pues conforme fue perdiendo peso, fue realizando más ejercicio. Los momentos de desanimo los cubrió muy bien el psicólogo y conseguimos que perdiese 36 kilos antes de la operación«, subraya el Dr. Ferrer.

Dr. Ferrer: «La preparación en la mesa de quirófano es de vital importancia»

Preparación preoperatoria e intervención
En este sentido, incluye un protocolo de prevención de posibles complicaciones respiratorias y de trombosis que son el tipo de problemas más habituales. Por ello, «el paciente tuvo que administrarse heparina de bajo peso molecular en inyecciones subcutáneas los días previos”, comenta el Dr. Ferrer. «La preparación en la mesa de quirófano es de vital importancia. Tuvimos que colocar al paciente con sistemas de sujeción especiales que no le dañasen e intubarlo mediante sistemas avanzados que permiten ver con una cámara todo el proceso de la intubación, que puede ser muy compleja en estos pacientes», añade.

La operación era compleja anatómicamente y con una gran exigencia técnica. No obstante, el profesional afirma que consiguieron entrar en el abdomen sin incidencias. Tuvo una duración de tres horas y lo pasaron a planta con el protocolo de rápida recuperación. Es decir, el paciente se levantó a las dos horas de la intervención y, a las tres horas, ingirió líquido y comenzó a realizar ejercicios respiratorios para evitar una trombosis. «A las 48 horas el paciente ya se fue a su casa con dieta líquida y paseos diarios de una hora», destaca el especialista.

Por último, el Dr. Ferrer pone de relieve la importancia de un buen seguimiento post operatorio, análisis sangre multidisciplinar, control médico y psicológico para los cambios de hábito, ejercicio físico y nutrición.

Noticias complementarias: