Turismo dental: una tendencia al alza en el mundo

turismo-dental

..Pablo Malo Segura.
El turismo de salud ha experimentado un crecimiento constante en los últimos años. En total, se calcula que el 1% de la población europea se desplaza de su país a otro en busca de atención médica y, según la revista Medical Tourism, España es el cuarto mejor destino para el turismo de salud internacional. El turismo dental, un subsector del turismo de salud, también ha experimentado un auge durante los últimos años en todo el mundo, con un ligero descenso al comienzo de la pandemia debido a las restricciones.

La escasa cobertura del Sistema Nacional de Salud (SNS) en España ha provocado que tengamos una de las mejores redes de atención privada en odontología de toda Europa. Además, la excelente formación de nuestros profesionales y una muy buena relación calidad-precio hacen de nuestro país uno de los destinos ideales para el turismo dental.

El Dr. Andrés Sánchez Monescillo, odontólogo y director médico adjunto de la Clínica Dental Madrid Turrión Monescillo, que cuenta con un área específica de turismo dental, indica que los pacientes que viajan para recibir tratamiento en su clínica frecuentemente proceden de países como Estados Unidos, Inglaterra, Francia o Países Bajos. En su opinión, uno de los motivos principales de los pacientes para venir a España a realizarse tratamientos dentales es el tema económico, ya que «los países del norte de Europa tienen una odontología mucho más cara». Otro aspecto que considera fundamental es la calidad de los servicios que ofrecemos. «En España tenemos una de las mejores odontologías del mundo», destaca.

La excelente formación de nuestros profesionales y una muy buena relación calidad-precio hacen de nuestro país uno de los destinos ideales para el turismo dental

Tratamientos más frecuentes y riesgos asociados al turismo dental
«Los tratamientos más demandados son aquellos que se pueden hacer de manera más o menos rápida: rehabilitaciones estéticas de toda la boca o de algunos tramos, con carillas, coronas, restauraciones cerámicas o tratamientos con implantes y dientes sobre implantes. De esta forma, se excluyen tratamientos como la ortodoncia, donde hay que hacer un seguimiento del paciente durante muchos meses o incluso años», explica el Dr. Sánchez Monescillo. «Si las técnicas son las adecuadas y los procedimientos están bien realizados, en los casos en los que no haya cirugía, el seguimiento del paciente puede ser cada seis meses o un año», precisa.

Recientemente, influencers ingleses han puesto de moda viajar a Turquía para realizarse tratamientos de carillas o coronas dentales a un precio muy reducido. Esta tendencia, que se conoce como TurkeyTeeth, «supone un grave riesgo para la salud de la población, especialmente para los jóvenes, que son quienes más siguen las redes sociales», advierte el Dr. Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas.

Los tratamientos más demandados en el turismo dental son rehabilitaciones estéticas con carillas o coronas, restauraciones cerámicas o tratamientos con implantes y dientes sobre implantes

dentistas-amalgama-dentalEn una encuesta de la Asociación Dental Británica (BDA) realizada a 1.000 dentistas, 597 habían tenido que atender a pacientes con serios problemas tras volver de Turquía, como infecciones, abscesos y dificultades para masticar. «Estamos viendo que en Reino Unido está habiendo muchos afectados, y esperamos que esta práctica no se extienda en España. Un tratamiento mal hecho puede causar daños en el nervio dental, dolor, infección, abscesos, pulpitis e incluso la pérdida del diente», recuerda el Dr. Castro.

Plan-Salud-BucodentalEn cuanto a los bajos costes del tratamiento en Turquía, Itamar Friedländer, ortodoncista y fundador de Clínica Dental Friedländer, expone que la mayor parte de la partida de gastos en una clínica dental es el sueldo de los auxiliares y profesionales. «Los profesionales cobran menos y otros gastos como el alquiler también son más económicos que en España. Por eso, el tratamiento puede ser más barato, aunque los tratamientos en las clínicas de alto nivel no son mucho más baratos. Los buenos materiales tienen un coste y pueden costar algo menos en Turquía, pero no es una diferencia determinante». Por otra parte, el Dr. Friedländer recalca que los pacientes deben tener claro que «nunca van a obtener una buena calidad por un precio muy bajo».

Un tratamiento mal hecho puede causar daños en el nervio dental, dolor, infección, abscesos, pulpitis e incluso la pérdida del diente

Casos atendidos por malos tratamientos, estudio previo y seguimiento del paciente
«No se trata solamente de un tema de Turquía. En Turquía hay buenísimos profesionales como en cualquier otro país. El problema viene con algunos doctores que realizan trabajos sin tener la formación o la capacidad técnica adecuada. O, lo que es peor, realizan procedimientos que no son necesarios o que no están indicados para poder cobrar el tratamiento», comenta el Dr. Simón Pardiñas, odontólogo especialista en periodoncia, cirugía e implantología oral y director de la Clínica Médico Dental Pardiñas. «En nuestra clínica hemos tenido que atender a pacientes con problemas por tratamientos mal realizados, pero tanto de España como de fuera de España».

En esta línea, considera importante diferenciar, por un lado, «los fracasos o problemas que se deben a múltiples factores no relacionados con el profesional», que realiza los protocolos y recomendaciones adecuadas. Por otro, los casos más graves, «los fracasos por mala praxis», cuya causa puede ser la falta de formación del profesional o la falta de ética profesional.

Un diagnóstico previo preciso y personalizado es clave para el éxito de cualquier tratamiento

El Dr. Pardiñas subraya que un diagnóstico previo preciso y personalizado es clave para el éxito de cualquier tratamiento. Asimismo, recuerda que cuanta mayor información disponga el profesional sobre el paciente, menores son los posibles riesgos. «Por ejemplo, si necesitamos colocar un implante dental, no es lo mismo colocarlo sin haber hecho un estudio ni radiografías, es decir prácticamente a ciegas, que habiendo hecho una radiografía en 2D (donde solamente se aprecia la altura del hueso), que haciendo un CBCT en 3D (donde se aprecia todo el volumen y contorno del hueso donde se va a colocar el implante)».

Además, considera que esto es especialmente importante en la actualidad con el auge de los tratamientos de ortodoncia con alineadores transparentes, que «se venden como algo sencillo y rápido, pero que en muchos casos carecen de un diagnóstico correcto, limitándose a alinear los dientes sin una base diagnóstica y pudiendo obviar problemas importantes de base que limiten o condicionen ese tratamiento. A partir de aquí es cuando pueden venir los problemas».

Finalmente, recalca que el seguimiento de los tratamientos y mantenimiento de la salud oral es fundamental. «Un paciente que se realiza una rehabilitación en la boca, bien sea con implantes, carillas, etc. si no acude a las revisiones y mantenimientos pertinentes corre el riesgo de que surjan más problemas en su boca».

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en