Una atención multidisciplinar en atención primaria evitaría 1.000 euros mensuales de costes por fragilidad en mayores

Un estudio elaborado por una médico de atención primaria de Cataluña revela que la fragilidad de las personas mayores supone un coste sanitario de más de 1.000 euros mensuales

fragilidad-atención-primaria

..C.C.
La fragilidad en personas mayores y sus consecuencias aumentan el uso de recursos sanitarios en atención primaria (AP) y, por ende, sus costes. Esta es la principal conclusión del estudio Pre Frail 80, dirigido por la Dra. Laia Gené, médico de atención primaria en el EAP Borges del Camp (ICS) y miembro de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC).

En nuestro proyecto de investigación hemos demostrado que la fragilidad y sus consecuencias aumentan el uso de recursos sanitarios” explica la Dra. Gené. De hecho, el objetivo fue evaluar el efecto a largo plazo de una intervención multifactorial desde atención primaria, en personas mayores pre-frágiles, durante 36 meses. También se propusieron determinar los recursos sanitarios utilizados y su coste. Así, la investigación señala que la fragilidad de las personas mayores supone un coste sanitario de más de 1.000 euros mensuales en atención primaria.

La fragilidad de las personas mayores supone un coste sanitario de más de 1.000 euros mensuales en atención primaria

Los autores analizaron a 200 pacientes, mayores de 80 años, pre-frágiles y no institucionalizados. De ellos, el grupo intervención (GI) recibió una intervención multidisciplinar de seis meses basada en prescribir y practicar de forma comunitaria ejercicio físico, asesoramiento en dieta mediterránea, valoración de su prescripción médica en los que estaban polimedicados y valoración social. Mientras que el resto, grupo control (GC), recibieron la atención estándar. Es decir, visitas de revisión de enfermedades crónicas y patologías agudas.

La edad media de los participantes fue de 88.5 años y el 64,4% eran mujeres. El coste sanitario medio a los 36 meses fue de 3.110 euros en el GC y 2.679 euros en el GI. Al desglosar estos costes, observaron que en el GC, de los 3.110 euros, 1.096,30 eran para visitas a AP; 623,1 euros para cirugías ambulatorias menores y mayores; 399 euros para visitas de urgencias y 221,3 para pruebas diagnósticas.

Dra. Gené: “La intervención estructurada y multidisciplinar desde atención primaria reduce los costes sanitarios a largo plazo»

Por otro lado, el estudio indica que los costes en el GI son menores: de los 2.679 euros, unos 946,7 euros eran para visitas a AP; 495,6 euros para cirugías y 326,8 euros para visitas de urgencias. «Esto supone que la intervención estructurada y multidisciplinar desde atención primaria reduce los costes sanitarios a largo plazo» explica la investigadora principal del estudio.

Comorbilidades asociadas a la fragilidad
Además de los costes, el trabajo muestra que más del 80% de los pacientes tienen dos o más comorbilidades significativas. De hecho, las principales comorbilidades son hipertensión (74.1%), dislipemias (48,1%), osteoartritis (43%), osteoporosis (34,1%), diabetes mellitus tipo 2 (20%) y arritmias (15.6%). Mientras que los síndromes geriátricos más frecuentes fueron la polifarmacia (66.7%), pérdida auditiva (48.9%), incontinencia urinaria (42.2%) y pérdida de visión (37%).

Aunque el GI presenta mayor tasa de comorbilidades que el GC, el coste sanitario del GI es menor; por lo que se observa una tendencia a que una intervención de estas características en pacientes con más de dos enfermedades crónicas, reduce el coste sanitario.

Las principales comorbilidades de la fragilidad son hipertensión (74.1%), dislipemias (48,1%), osteoartritis (43%), osteoporosis (34,1%), diabetes mellitus tipo 2 (20%) y arritmias (15.6%)

Para la Dra. Gené “la naturaleza multifactorial de la fragilidad hace necesario que las intervenciones también sean multifactoriales y diseñadas según distintos componentes (ejercicio, nutrición, social y farmacia) y desde el ámbito comunitario; por eso su tratamiento y seguimiento debe ser desde AP”.

Por todo ello, estos resultados “muestran que una intervención multifactorial desde la atención primaria no sólo reduce los costes sanitarios en fragilidad, también mejora el estado de salud, la calidad de vida de los pacientes y ayuda a prevenir la fragilidad”, concluye la médico de AP.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en