El 3,5% de quienes ahora ingresan con Covid-19 llegan con neumonía bilateral frente al 75% de la primera ola

..Gema Maldonado (Sevilla).
El motivo que lleva a un paciente con Covid-19 a ingresar en el hospital actualmente es bien diferente al de la primera ola de la pandemia. Uno de los centros terciarios más grandes de Madrid, el Clínico San Carlos, ha recolectado datos de esos cambios e indican que el 75% de los pacientes que ingresaban con Covid-19 en los primeros meses de la pandemia prestaban una neumonía bilateral, una de las consecuencias más graves de la infección por SARS-CoV-2. Un porcentaje que se ha reducido drásticamente a lo largo de las siguientes ondas, hasta llegar a la situación vivida durante la séptima ola, el verano pasado, cuando los pacientes que ingresaban con neumonía bilateral causada por Covid-19 supusieron el 3,5% del total de los infectados que requerían hospitalización.

Durante la primera ola de Covid-19 el 90% de los pacientes ingresaba por Covid-19, la mayoría con neumonía bilateral. Ese porcentaje ha bajado al 49%

«En la primera ola el 90% eran pacientes que ingresaban por Covid-19 y ahora suponen el 49%», ha afirmado el Dr. Juan González del Castillo, urgenciólogo del Hospital Clínico San Carlos, durante su ponencia este jueves en una de las mesas que el 44 Congreso Nacional de Semergen ha dedicado al Covid-19. Y esta es una de las diferencias que ha recalcado: no es lo mismo ingresar por Covid-19 que ingresar con Covid-19. Pero, en ambos casos, suele «estar detrás el virus».

semergen-ingresos-covid-19-neumonia-bilateral

No están claros cuántos pacientes ingresan por Covid-19 y cuántos con Covid-19, no hay registros diferenciados que se hayan publicado. Lo mismo ocurre por las defunciones. Según señala el Dr. José Barberán, jefe de Medicina Interna del Hospital Universitario HM Montepríncipe de Madrid «existen datos muy confusos», pero sí ha advertido que «la mortalidad por exacerbación de una comorbilidad es 13 veces mayor que la mortalidad por Covid-19».

Dr. Barberán: «La mortalidad por exacerbación de una comorbilidad es 13 veces mayor que la mortalidad por Covid-19»

Si en los meses más duros de la pandemia las neumonías bilaterales provocadas por el SARS-CoV-2 eran la causa principal de ingreso, actualmente son los empeoramientos de patologías crónicas que tienen el Covid-19 su origen los que llevan a los pacientes más vulnerables al hospital. «El escenario más frecuente ahora son ingresos por desestabilización de una insuficiencia cadíaca, una epoc u otra enfermedad crónica. Hacemos prueba diagnóstica y está causada por el virus», ha apuntado.

Con la menor patogenicidad de las nuevas variantes de Ómicron y la mayor protección de las personas, que ya están vacunadas, los ingresos han disminuido, pero siguen siendo las personas mayores las más afectadas y las que más terminan en el hospital. La razón es que el virus, no solo genera una enfermedad con una sintomatología ya ampliamente descrita, sino que también «se comporta como un desestabilizador de la patología crónica que tenga el paciente», afirma el Dr. Del Castillo, «es el nuevo paradigma del paciente ingresado».

«El Covid-19 se comporta como un desestabilizador de la patología crónica del paciente. Es el nuevo paradigma del paciente ingresado»

En las últimas olas de Covid-19 los diagnóstico por los que ingresaban los pacientes que tenían una prueba positiva en SARS-CoV-2 «incluían muchas patologías». Ya no era mayoritaria la neumonía con afectación en ambos pulmones ni el distrés respiratorio. Ya en la sexta ola los pacientes positivos con neumonía bilateral que ingresaban suponían el 24%. A la siguiente ya eran el 3,5%. Pero el urgenciólogo ha insistido en que este cambio no implica que el Covid-19 no sea motivo de preocupación. «Sigue siendo un problema, sigue generando ingresos y mortalidad y no hay que minimizar el ingreso, porque el impacto que tiene en las personas mayores es terrible«, ha advertido. Graves deterioros funcionales o casos de delirium son frecuentes en esta población durante su estancia hospitalaria.

La pandemia ha ido evolucionando a medida que el virus lo ha hecho y la protección de las vacunas y de las infecciones ha ido extendiéndose en la población. Pero el Dr. Del Castillo mira los datos del otro lado del mundo, los países que están saliendo del invierno austral y recuerda que, en la última ola en España «tuvimos días de 80 y 90 muertos diarios», advierte.

«El Covid-19 sigue generando ingresos y mortalidad. No hay que minimizar el ingreso, porque el impacto que tiene en las personas mayores es terrible»

Los datos que llegan de Australia muestran una importante incidencia de la gripe, tras dos años sin que la población tuviera un contacto importante con el virus de la influenza. Por eso, pronostica que «este invierno puede circular de forma intensa la gripe, y puede cruzarse con el Covid-19. Además, tenemos gente vacunada hace seis meses y la protección va decayendo», ha recordado el urgenciólogo. ¿Qué se puede hacer? «La mejor estrategia es vacunar y, después, hacer un diagnóstico diferencial de ambos virus. Por último, tratarlos. Tenemos herramientas para tratar el Covid-19 y si está desestabilizando a nuestros pacientes con enfermedades crónicas, hay que poner tratamiento», ha concluido.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en