El trabajo multidisciplinar entre anatomopatólogos y hematólogos ayuda a establecer un diagnóstico más riguroso de las neoplasias hematológicas

neoplasias-hematológicas

..Redacción.
La Fundación Jiménez Díaz  ha organizado una nueva edición de sus jornadas anuales Lymphoma/Leukemia, diagnosis for targeted therapy 2022. El objetivo del encuentro ha sido abordar en profundidad temas de interés relacionados con las neoplasias hematológicas y destacar la relevancia de integrar a los profesionales responsables del diagnóstico con los hematólogos clínicos.

En esta ocasión, el encuentro giró en torno a las nuevas clasificaciones de este tipo de neoplasias publicadas hace unos meses. Asimismo, ofreció la posibilidad de analizar casos clínicos complejos, con la participación de centros de toda España, que fueron abordados desde un punto de vista morfológico, fenotípico y genético.

Las nuevas descripciones de las modificaciones genéticas permiten realizar un diagnóstico más preciso y conocer el pronóstico y adaptar el tratamiento

En los últimos años se ha registrado un importante avance en la fase de diagnóstico de las neoplasias hematológicas. Esto ha sido posible gracias a la descripción de las alteraciones genéticas, que permiten realizar el diagnóstico con mayor precisión, posibilitando a su vez conocer el pronóstico y, en muchos casos, adaptar el tratamiento del paciente. «De ahí la importancia de la patología molecular como herramienta de diagnóstico», apuntó la Dra. Pilar Llamas Sillero, jefa del Servicio de Hematología y Hemoterapia del hospital madrileño.

En el mismo sentido, el Dr. Miguel Ángel Piris, especialista del Servicio de Anatomía Patológica de la Fundación Jiménez Díaz, reiteró que «la patología molecular ayuda, tanto en las neoplasias mieloides como en las linfoides, a establecer un diagnóstico más riguroso». en este sentido, La Dr. Llamas indicó que  «el Comité Asesor Clínico (CAC) para neoplasias hematológicas acepta la existencia de al menos 120 tumores distintos derivados de células hematopoyéticas y variantes definidas mediante diagnóstico molecular».

Retos en el abordaje de la enfermedad
Para la Dra. Llamas, el principal reto en este ámbito es la individualización de la terapia. Cada paciente y cada enfermedad deben ser tratados de manera individualizada. Por ello, es esencial la adecuada selección de la terapia y procedimiento a seguir. «Para definir con exactitud ante qué paciente nos encontramos, hay que valorarle de forma sistemática y periódica” indicó la hematóloga. Asimismo, mencionó que «para conocer mejor la biología de la enfermedad en cuestión, es necesario el desarrollo de técnicas diagnósticas cada vez más sensibles. También, es fundamental perfeccionar las clasificaciones que nos permitan establecer correlaciones pronósticas fiables».

La inmunoterapia y la terapia celular son necesarias para abordar estas patologías cuando el paciente no responde adecuadamente al tratamiento convencional

Por otra parte, hay pacientes que no responden correctamente, o como deberían, a los tratamientos. En este sentido, se requiere el desarrollo de nuevos mecanismos de acción y mejores esquemas de mantenimiento para prolongar la supervivencia, principalmente basados en la inmunoterapia y la terapia celular. «Se trata de utilizar elementos del sistema inmunitario para que se conviertan en aliados frente a las células tumorales», explicó.

Es el caso de los anticuerpos biespecíficos o las células CAR-T, que se emplean ya en patologías como el linfoma y la leucemia linfoblástica aguda, y cuyo auge está aumentando el número de patologías para las que podrán emplearse en el futuro. «La utilización de los biomarcadores, la determinación de moléculas y factores solubles que permitan identificar qué tipo de respuesta va a tener el paciente a una terapia determinada o predecir una recaída y así poder adelantarse a la misma».

En definitiva, para la Dra. Llamas, en leucemia y linfoma, el panorama del futuro es «absolutamente apasionante«. «Se trata de mantener el trabajo en equipo, el espíritu de esfuerzo, la curiosidad y asegurar la infraestructura y los medios que nos permitan seguir avanzando», concluye.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en