Las vacunas antigripales de alta carga disminuyen los ingresos hospitalarios en mayores de 60 años hasta un 27%

Consenso entre la comunidad científica sobre la importancia de utilizar este tipo de vacunas en mayores

vacunas-antigripales-alta-carga-ingresos

Pablo Malo Segura
En los hospitales españoles, el 60% de las estancias están generadas por personas mayores. La utilización de vacunas antigripales de alta carga en mayores de 60 años respecto a la dosis estándar ofrece ventajas en la disminución de ingresos hospitalarios (20-25%), ingresos por neumonía (27%) y por complicaciones cardiovasculares (18%). Así se ha puesto de manifiesto durante una mesa de expertos organizada por iSanidad en colaboración con Sanofi.

La inmunosenescencia es una disminución de la funcionalidad del sistema inmunitario que se produce a lo largo de la vida. «Depende de fenómenos que son más frecuentes a medida que envejecemos como la fragilidad, las alteraciones nutricionales o inflamatorias, la cronicidad, la pluripatología, e incluso fenómenos psicosociales como el aislamiento o la soledad no deseada. Las personas mayores tienen más propensión a las infecciones, a que sean más graves y a que el sistema de vigilancia inmunológica sea menos eficiente», ha explicado el Dr. José Manuel Marín, geriatra y coordinador del Centro de Envejecimiento Saludable del Ayuntamiento de Málaga.

En los hospitales españoles, el 60% de las estancias están generadas por personas mayores

«Hay muchos estudios observacionales que avalan los beneficios de las vacunas de alta carga respecto a las de dosis estándar en personas mayores», ha añadido. En esta línea, el Dr. Alberto Pérez Rubio, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y director médico del Complejo Asistencial de Ávila, ha coincidido en que «la evidencia sobre el uso de estas vacunas en mayores es enorme». Por ello, en la comunidad científica hay consenso sobre la importancia de utilizar en este colectivo vacunas antigripales de alta carga que «producen una mejor respuesta inmune».

Además, el Dr. Marín ha abogado por incluir el criterio de fragilidad también en poblaciones más jóvenes a la hora de administrar las vacunas antigripales de alta carga y que no se utilice exclusivamente en función de la edad. «Un paciente joven, con patología crónica y frágil, necesitaría una vacuna de alta carga», ha afirmado, aunque actualmente esta vacuna está indicada para su uso a partir de los 60 años.

Por su parte, el Dr. Lorenzo Armenteros, médico de familia del Servicio Gallego de Salud y miembro de la Comisión Permanente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), y el Dr. Antoni Trilla, médico consultor del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, también han reclamado que estas vacunas se utilicen en una población más amplia para que, a su vez, se beneficien otros colectivos debido a la evidencia científica de una mejor eficacia.

Estrategias de vacunación antigripal en Galicia, Cataluña, Andalucía y Castilla La Mancha
En Andalucía se empezó a vacunar contra la gripe el 3 de octubre. «La vacuna de alta dosis se está administrando a personas mayores de 60 años que estén institucionalizadas en residencias de mayores o en situación de gran dependencia en sus domicilios. Al resto de las personas mayores se les está poniendo la vacuna de dosis estándar», ha señalado el Dr. Marín. La situación es similar en Galicia, según ha explicado el Dr. Armenteros. En esta comunidad se están utilizando las vacunas de alta dosis en «mayores de 60 años institucionalizados o con gran dependencia en domicilio y en mayores de 85 años». Además, este año, como novedad, se ha comenzado a vacunar de la gripe a niños desde los seis meses hasta los cinco años en ambas comunidades.

La vacuna antigripal de alta carga se está utilizando en las comunidades a partir de mayores de 60 años, con pequeñas diferencias

El Dr. Trilla ha indicado que los criterios de vacunación que siguen en Cataluña son parecidos. Según ha explicado, la vacuna de alta carga en Cataluña se utiliza en personas de 80 años o más y en personas institucionalizadas o incluidas en programas de asistencia domiciliaria a partir de 60 años. Además, se dispone de otros dos tipos de vacuna: la adyuvada que se utiliza para personas de más de 65 años, que queda a criterio del médico si la quiere utilizar o no, y la vacuna tetravalente de huevo de dosis estándar, que se utiliza en los grupos prioritarios de cualquier edad a partir de seis meses.

Por su parte, el Dr. Pérez Rubio ha comentado que en Castilla y León «se utilizan las vacunas de alta carga en centros residenciales y personas discapacitadas». Además, se vacuna frente a la gripe a población de riesgo, embarazadas y personas que por su perfil laboral puedan transmitir la gripe o que son servicios esenciales.

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en