Inicio ASP La sanidad vuelve a tener que conformarse con las “palomitas”

La sanidad vuelve a tener que conformarse con las “palomitas”

Compartir

..Luis de Haro. Director general de iSanidad
El curso político ha comenzado con expectación, el propio Pedro Sánchez, presidente del gobierno ha explicado en numerosas ocasiones que necesita llegar a acuerdos para sacar sus proyectos adelante, por eso su tarea es “negociar” con todo aquel que le ayude con su programa. Sin embargo, ahora mismo, la realidad política se parece a una película sin un guión final más allá de las nuevas elecciones. Los proyectos caminan “al ralentí”, esperando una oportunidad que, de momento, no va a llegar.

El curso sanitario no ha empezado de manera diferente, no hay cambios a la vista, las peticiones de reforma, de pacto, de atención a las listas de espera… duermen. Solo se esperan cambios en los temas que generan notoriedad electoral -en primavera hay elecciones municipales y autonómicas-. Las cuestiones claves como la cronicidad, la financiación, el personal, la eficiencia, el paciente como eje del sistema, la humanización, la equidad, la telemedicina o la mejora de la atención primaria ahora mismo son conceptos dependientes de otras cuestiones más urgentes, pero menos importantes para el futuro.

Las cuestiones claves como la cronicidad, la financiación, el personal, la eficiencia, el paciente como eje del sistema, la humanización, la equidad, la telemedicina o la mejora de la atención primaria ahora mismo son conceptos dependientes de otras cuestiones más urgentes

La financiación de la sanidad es una cuestión básica si hay un modelo definido, pero una rutina si no hay cambio de modelo. Dado que cada ministro que llega -cada dos años- trae un modelo diferente de sanidad, no parece posible que se produzcan cambios relevantes en el sistema sanitario. No hay posibilidad de pacto por la sanidad si no hay una línea común entre partidos políticos, profesionales y pacientes.

La película del nuevo curso tiene su trama y sus protagonistas, pero no tiene un final previsto, parece la sucesión de capítulos inconexos, por eso se puede ver comiendo palomitas, disfrutando de la contienda política como si fuera un espectáculo.

La realidad político-sanitaria parece una película sin guión para ver comiendo palomitas

Muchos reman en una misma dirección: organizaciones profesionales, sociedades científicas, profesionales… reman buscando lo mejor para el futuro de un sistema sanitario que tiene muchos puntos de mejora necesaria. La cuestión está en que los dirigentes políticos empiecen a escuchar, sin prejuicios. Atender al que más sabe es una cuestión de inteligencia, y no se debe desaprovechar. La sanidad necesita movimiento, pero lo que llega parece un “vodevil” que no resuelve nada.

Artículos relacionados

Impactos: 0

Compartir