Inicio ASP Eutanasia: Sin bromas para el papel del médico

Eutanasia: Sin bromas para el papel del médico

Compartir

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
La regulación de la eutanasia seguirá adelante porque ningún partido ha apoyado la enmienda del PP, así que se aprobará la proposición de ley presentada por el PSOE para despenalizarla y hacer un cambio en el Código Penal que considera un derecho individual poner fin a la propia vida.

Una vez que ya se está tramitando la Ley de Muerte Digna presentada por Ciudadanos, orientado a los derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de su vida, todos los partidos han criticado la propuesta del PP.

Sin embargo, desde distintos foros profesionales, con el criterio de quien trabaja habitualmente estos “temas”, se asegura que no es entendible la eutanasia sin que haya primero una correcta regulación de los cuidados paliativos. El propio Dr. Ricardo Martino, coordinador de la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos del Hospital Niño Jesús explicaba en iSanidad. Lo mejor de la Sanidad la necesidad de atender “a los pacientes tratándolos como personas y buscando lo que necesitan en cada momento”, a través de equipos multidisciplinares (Ricardo Martino: los cuidados paliativos se ocupan de la vida no de la muerte).

No es entendible la eutanasia sin que haya primero una correcta regulación de los cuidados paliativos

La OMC -organización que representa oficialmente a todos los médicos de España-, aseguró hace pocos meses que “el médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente ni siquiera en caso de petición expresa por parte de éste” porque, además, en los principios generales del Código Deontológico ya se asegura que “Respetar la vida humana, la dignidad de la persona y el cuidado de la salud del individuo y de la comunidad son los deberes primordiales del médico”. Para la OMC la eutanasia no es un acto médico porque es el acto de un hombre que mata a otro, en principio para evitarle sufrimientos o por considerar que su vida carece de la calidad mínima que necesita para ser considerada digna.

Para la OMC la eutanasia no es un acto médico porque es el acto de un hombre que mata a otro

A partir de aquí las situaciones pueden ser kafkianas. A un paciente al que hay que aplicarle la eutanasia ¿quién le pone la inyección: el médico, la enfermera, el auxiliar…? En el reparto de tareas, ¿a quién encarga el Jefe de Servicio la tarea? La razón de la medicina es curar al enfermo en cualquier fase de la enfermedad y la mitigación de los dolores, algo incompatible con la eutanasia.

¿Es posible protocolizar el momento de “aplicar” la eutanasia?
El protocolo tendrá que especificar que un paciente con una determinada patología en un momento de la enfermedad, en una determinada situación física, social e incluso medioambiental… tiene que ser “eutanasiado”.

La cuestión es inmediata, ¿se podrán meter variantes?, ¿qué variables tiene que revisar el “protagonista secundario” antes de llevar a cabo la “acción”? Si nadie quiere, ¿lo hará el Jefe de Servicio? No, no parece que la eutanasia pueda ser bien recibida por el médico.

Noticias complementarias