Inicio ASP Antonio Alarcó (PP): “la colaboración público-privada no significa privatizar la sanidad, que...

Antonio Alarcó (PP): “la colaboración público-privada no significa privatizar la sanidad, que evidentemente es de financiación pública”

Antonio-Alarco

..Elena Santa María.
..Cristina Cebrián (Fotografía y vídeo).
A pocos días de las elecciones generales, Antonio Alarcó, portavoz de Sanidad del PP en el Senado ha comentado con iSanidad algunas medidas de su programa electoral. Entre ellas, la colaboración público-privada o la ley de cuidados paliativos. En cuanto a las necesidades urgentes a abordar, el senador ha indicado tres: un pacto por la sanidad, la sostenibilidad del sistema y la cartera de servicios universal.

Uno de los puntos del programa electoral del PP hace referencia a los cuidados paliativos. ¿Qué grandes líneas debería tener una ley de este tipo?
Es un tema trascendental. Yo practico en mi vida el humanismo que aprendí de mis padres. Creo que es mi late motiv. Hay una ley en España, un derecho que es el bien morir. Muerte digna, primer concepto. Existe el testamento vital que recomiendo a todos, que es: cuando yo esté terminando mis días quiero que no me hagan nada. Eso está centralizado.

Segundo, la ley de cuidados paliativos, que no ha salido. Los cuidados paliativos como tal, es una especialidad tremendamente seria. Lo único seguro que tenemos todos al nacer es que vamos a morir. Es una tristeza, pero es así. Luego, vamos a hacer una ley de cuidados paliativos, porque si uno habla de otras cosas distintas a cuidados paliativos está omitiendo algo muy serio, que obligaría a muchos a pedir cosas que a veces no se deberían pedir. No hay que sufrir innecesariamente ni por conceptos religiosos.

Antonio Alarcó: Si uno habla de otras cosas distintas a cuidados paliativos está omitiendo algo muy serio, que obligaría a muchos a pedir cosas que a veces no se deberían pedir

Alarco-Partido-PopularLa medicina nos permite tener una muerte digna con la farmacopedia que tenemos y la terapéutica. Sabiendo que vamos a terminar. Y eso es lo que hay que hacer. Después habría que discutir otras cosas, pero no antes. Los que llevamos mucho tiempo en esto siempre hemos practicado el que no se sufra. A veces ha habido ensañamiento terapéutico, y ese ensañamiento hay que cortarlo de raíz. Yo he operado a más de 35.000 enfermos. Cuando uno tiene una enfermedad clara terminal en la que la terapéutica no le va a aportar nada, se habla con el paciente y con la familia para hacer una sedación positiva para que tenga un terminar bueno. Eso es lo que se hace y lo que queremos hacer nosotros.

No es suficiente hacer el trasplante bien, hay que humanizar la sanidad. Eso es de coste cero: por la mañana buenos días, cómo está usted…eso es humanizar. Tratar a los pacientes por lo que somos, personas. Si uno se fractura un pie va al hospital y pasa a ser el número x sin nombre. Y si en casa desayunó zumo de naranja con café con leche, en el hospital le van a dar manzanilla con una galleta impresentable. ¿Por qué? Si es más barato lo otro.

Cogesa-LogoCuando yo era adjunto, muy joven, atendí un traumatismo por accidente de moto muy serio. Un chico joven que estaba terminal. Los padres me preguntaron, ¿por qué no desconecta a mi hijo del respirador? Y yo dije: el desconectar no es un hecho médico, les enseñé cómo se desconectaba. Somos personas y esto no es un acto médico, es mecánico. Todas estas cosas hay que meterlas dentro de un entorno muy racional. Todos tenemos derecho a tener una muerte digna. Y hay que buscarla, no buscar otras cosas.

Cuando uno tiene una enfermedad terminal en la que la terapéutica no le va a aportar nada, se habla con el paciente y con la familia para hacer una sedación positiva para que tenga un terminar bueno

Ha mencionado que la Organización Nacional de Trasplantes es una de nuestras joyas ¿Qué áreas de mejora tenemos en trasplantes?
Hay que mimarla. Es la creme de la creme. La ONT gasta 3 millones de euros. Es una organización que funciona muy bien, hay una ley de trasplantes modélica en el mundo que hizo el Dr. Romero Casabona. Lo que hay que hacer es cuidarla. La presidenta ha pedido más recursos. Claro que hay que darle más recursos, hay que darle recursos para divulgación, para creación.

Alarcó-Partido-PopularEspaña tiene centralizado el registro mundial de todos los trasplantes. El trasplante es un modelo social de cohesión, no hay otro en política. Si ha demostrado este país que si se quiere cohesionar se cohesiona, es el modelo de trasplantes. Somos los mejores del mundo, y no hay un órgano catalán, un órgano canario ni madrileño. Lo que hay son órganos de gente que son capaces de darlo para que haya vida en otro. Copiemos el modelo de trasplante para aplicarlo en todas las cosas. ¿Por qué no lo hacemos en otros sectores?

Copiemos el modelo de trasplante para aplicarlo en todas las cosas. ¿Por qué no lo hacemos en otros sectores?

Un hospital que tiene trasplantes mejora hasta la cocina. Mejora el laboratorio, el transporte, la telefonista, la enfermera, el auxiliar. Todo. Luego, usémoslo donde haya que hacerlo.

El programa del PP plantea que alcancemos el 2% de del PIB en investigación. Estamos en el 1,2%, con lo que el reto es complicado. ¿Qué medidas se pueden tomar para alcanzarlo?
No nos olvidemos de que España es uno de los grandes países de Europa. Y en Europa hay un compromiso formal de invertir el 2% en la próxima legislatura en I+D+i+d. La d pequeña significa que la investigación, la innovación y el desarrollo tienen que divulgarse. El científico tiene la obligación de divulgar lo que hace y que se le entienda. Lo que estamos intentando crear es la quinta libertad, libre circulación del conocimiento. En este tipo de cosas tenemos que estar unidos. Y hay un espacio de I+D+i europeo que hay que abordar. En 10 años, Europa va a poner 100.000 millones de euros. Tenemos que ir ahí a buscar investigaciones que sirvan, y usarlas.

El científico tiene la obligación de divulgar lo que hace y que se le entienda. Lo que estamos intentando crear es la quinta libertad, libre circulación del conocimiento

Pero no investigar por investigar, sino investigar cosas efectivas, no duplicar ni triplicar. Europa tiene cinco o seis líneas prioritarias.

Alarco-partido-popularHace dos legislaturas se planteó la actualización de la ley de colegios profesionales. Se planteó el tema de libertad de colegiación. ¿Hasta qué punto?
Esas directivas no se han traspuesto en España. España tiene unos magníficos colegios profesionales. Tiene por ejemplo una oficina de farmacia comunitaria que son 22.000 que Europa no tiene. España tiene muchas ventajas y está muy reticente a cambiar. Lo que exige España a los colegios profesionales es que haya libre competencia. Si usted es médico y se colegia, que el seguro de responsabilidad civil lo pueda hacer en otro sitio y valga, que no lo obliguen a hacer un seguro determinado.

Tenemos que actualizarlo sin dañar la transposición europea. Sin dañar lo que ya está bien creado. Y nos va a costar porque cuando uno regula qué va a hacer en una profesión, regula todo. Desde Europa se pretende decir qué es cada cosa. Eso tiene sus matices, pero hay que hacerlo. La colegiación es importante, es una garantía, pero tiene que haber libre competencia.

Soy un gran defensor del papel sanitario de la farmacia comunitaria. Es lo más sanitario que hay en miles de pueblos de España. Un sanitario formado que puede hacer muchísimas cosas, y que no se hace porque no se ha tomado todavía la medida clara y hay que reivindicarla.

Soy un gran defensor del papel sanitario de la farmacia comunitaria. Un sanitario formado que puede hacer muchísimas cosas, y que no se hace porque no se ha tomado todavía la medida clara y hay que reivindicarla

Alarcó

En estos últimos años se ha endurecido mucho el debate sobre la sanidad privada. ¿Qué está aportando hoy la colaboración público privada al sistema nacional de salud?
El Tratado de Lisboa dice muy claro que los países signatarios tendrán una sanidad de financiación pública. Provisión de servicio libre que lo haga quien mejor lo haga con un sistema de acreditación. Yo solo creo en un tipo de sanidad que es la buena. Que puede ser pública, concertada, privada, mutual. ¿Qué tienen que hacer esas sanidades? Trabajar en colaboración. No se puede privatizar la sanidad porque es un acuerdo europeo. Ahora bien, la gestión se tiene que hacer bien, con un sistema de acreditación.

Una apendicitis aguda puede costar en la sanidad pública 1.000 euros. Esa misma apendicitis tratada por profesionales iguales, con un sistema de acreditación correcto, en un hospital concertado financiado públicamente sale por la mitad. No porque se ahorran cosa. Lo que ocurre es que un hospital de ese nivel en la cartera de servicios tiene más de 160 médicos de guardia. Una clínica concertada tiene uno o dos médicos de guardia. De ahí viene el gasto.

El Tratado de Lisboa dice muy claro que los países signatarios tendrán una sanidad de financiación pública. Provisión de servicio libre que lo haga quien mejor lo haga con un sistema de acreditación

La postura del Partido Popular es la colaboración público-privada. Que no significa privatizar la sanidad, que es evidente que es de financiación pública. Se pueden concertar servicios, pero no privatizar.

Vamos a imaginar un escenario pasadas las elecciones en el que le proponen ser ministro de sanidad. ¿Cuáles son las tres primeras medidas que pondría en marcha?
Para mí sería una tremenda responsabilidad y un reto maravilloso que no tendría dudas en aceptar. Es verdad que hay cientos de personas, hombres y mujeres, que pueden ser magníficos ministros. No se puede interpretar que estoy diciendo que quiero serlo. Pero no renunciaría, porque me siento preparado, con experiencia, con el título de gestor, de gerente, de director. Soy director médico, soy catedrático. Me considero nada del otro mundo, pero sí con peso específico como para poder hacerlo.

portavoz-sanidad-ppLo primero es hacerlo sostenible. Lo segundo, hacer un pacto por la sanidad. Y tercero, una cartera de servicios universal

Lo primero es hacerlo sostenible. Lo segundo, hacer un pacto por la sanidad. Y tercero, una cartera de servicios universal. No habría que hacer otra cosa. No hay que enseñar a operar, se opera bien. Pero estas tres cosas tienen envergadura. Es de pura lógica. Y de ahí, sale todo solo. Lo que estoy diciendo fácil, la ejecución es difícil. Pero no queda otro remedio. O hacemos un pacto por la sanidad o la ciudadanía no nos va a perdonar y crearíamos una gran frustración. Pero es que, si no, no la hacemos sostenible. Y esta historia de éxito, no tenemos derecho a romperla, porque es de todos. No es de ningún partido, es de la ciudadanía y de las personas de todas las ideologías. Y eso hay que cuidarlo y mimarlo. Cuando uno dice que hay que hacerlo, hay que racionalizar las cosas.

Otra cosa que haría inmediatamente, se llamaría Ministerio de la Salud, no de sanidad. La salud es algo más importante que la sanidad. Le cambiaría el nombre y el contenido. No quitaría competencias, reforzaría y llenaría de contenido el Ministerio, sin mermar ni una de las cosas transferidas. Pero sí, racionalizándolo. Si hacemos una cartera de servicios universal, y financiamos la cartera de servicios y no el territorio, esto que estoy contando, sale solo.

Noticias complementarias: