Inicio ASP Buscando a Churchill o Kennedy en la sanidad española

Buscando a Churchill o Kennedy en la sanidad española

Churchil o Kennedy

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
No parece que haya suerte en la política española y menos todavía en quienes dirigen los destinos de la sanidad. La amplitud de miras y visión de futuro que tenían Churchill o Kennedy han sido sustituidos por… por lo que tenemos ahora. Da igual el ala a la que mirar: antisistema; ultraizquierda; izquierda; centro; nacionalismos; derecha; o ultraderecha. No parece que haya nadie que pueda ser una referencia para las nuevas generaciones.

Las consejerías de sanidad y el Ministerio están en manos de los partidos, también ahí hacen falta grandes líderes. Los partidos manejan personas, presupuestos y objetivos con fines partidistas, sin buscar un futuro mejor. Desgraciadamente es lo que tenemos en la política española. No hay nada más allá del reparto e intercambio de cargos entre unos partidos y otros.

comprar al médico

Ya tenemos experiencia de que no hay costumbre de pensar en el futuro, sólo en el presente. Todo está calculado con visión de poder, económico y electoral. Se negocian ministerios, consejerías, direcciones generales o se usa el formato “mestizaje”, es decir, se reparten puestos, los programas dan igual. Decía Churchill: “El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”. Después de tanto fiasco, ¿ninguno ha aprendido nada?

La visión de estado de Churchill o Kennedy está a años luz de lo que estamos viendo en la política española

Ésas son grandes palabras, pero las acciones habrían sonado de forma más estruendosa“. Podría aplicarse aquí, sería fabuloso ver los resultados en lugar del lamentable espectáculo de acusaciones y reventa de funciones públicas. Ya es lo habitual en la política española.

El mandato de Kennedy fue de poco más de mil días, suficiente para ser recordado como uno de los grandes presidentes de la historia. En un discurso aseguraba: “Empecemos de nuevo la búsqueda de la paz, antes de que las negras fuerzas de la destrucción desencadenadas por la ciencia suman a la humanidad entera en su propia destrucción, deliberada o accidental”. ¡¡¡Vaya!!! Ninguno de nuestros “grandes” políticos muestra en ningún momento esta visión del Estado.

Enlaces de interés