Inicio ASP El premio de la investidura contra las necesidades del sistema

El premio de la investidura contra las necesidades del sistema

Premio a la investidura

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
Han pasado dos meses desde la elecciones generales y se sigue buscando quien ganará el premio de la investidura. El predestinado probablemente sea Pedro Sánchez porque el PSOE ganó las elecciones, pero “todavía no hay ganador”.

Sin embargo, por lo que revelan unos y otros no parece un premio seguro. Todos quieren una parte del pastel. Unos quieren ministerios, otros libertad para los presos del “proces”… Cada uno quiere algo distinto, algún premio que llevarse a la boca y estar en el podio de los campeones. Ese podio puede permitir muy “buenas fotos”.

Todos quieren una parte del premio de la investidura, pero nadie habla de resolver los problemas del sistema sanitario

El tiempo juega a favor de la verdad y permite que se acabe viendo los intereses reales de cada actor. Han dejado de importar los programas. Los que reclaman una sanidad universal se alían con los que piden que los profesionales sanitarios hablen en las lenguas autonómicas. Los que quieren mejorar la financiación autonómica apoyan a los que quieren separarse del Estado… El premio de la investidura solo lo ganará uno, pero todos quieren su parte, al coste sea.

Y mientras el sistema sanitario está parado, detenido del todo. La falta de actividad es tremenda. Hay reuniones, concentraciones y apariciones públicas, pero no se toman decisiones. ¿Alguien se atreve a pensar que a estas alturas el Ministerio cambiará el MIR? ¿Se puede cambiar la apuesta por las CAR-T? ¿Se puede hacer una estrategia de cronicidad? ¿Los nuevos consejeros tienen un interlocutor real en el Ministerio? En realidad lo que pasa es que se habla mucho y decide poco.

Mientras, los problemas avanzan: listas de espera, formación, cronicidad, motivación, cupos, carrera profesional, financiación, prescripción enfermera… Estos problemas seguirán hasta que se afronten. Lo que está sucediendo es que tanto hablar de diálogo impide dialogar y tanto foco en la investidura evita pensar en las necesidades del sistema.

Enlaces de interés