Inicio ASP Hogares que fabrican pantallas protectoras con impresoras 3D y cosen mascarillas para...

Hogares que fabrican pantallas protectoras con impresoras 3D y cosen mascarillas para los sanitarios

Cataluña reinfección

..Gema Maldonado.
Uno de los grandes problemas que está generando la pandemia de Covid-19 es la falta de equipos de protección para el personal sanitario, un colectivo que ya supone el 10% de todos los contagiados por coronavirus. Así que el confinamiento ha llevado a ingenieros y aficionados al creciente mundo de la impresión 3D y a ayuntamientos, asociaciones vecinales y particulares con máquina de coser, a fabricar pantallas protectoras para todo el rostro y mascarillas para surtir a sus servicios sanitarios y sociales más cercanos.

Ingenieros y aficionados a la impresión 3D están fabricando pantallas protectoras para los profesionales sanitarios

pantallas-protectoras-sanitarios-coronavirus-3

Así lo está haciendo Carlos Iglesias desde su casa. Trabaja en el departamento de ingeniería de Renault en Sevilla. Un grupo de sus compañeros de la planta en Valladolid se habían lanzado a diseñar y fabricar en sus casas y con sus impresoras 3D pantallas protectoras para los clínicos. “Sobre todo las hacemos para los que están en UCI, están en primera línea”, señala. En Valladolid ya habían diseñado la protección y habían conseguido validarla con las autoridades sanitarias, así que en Sevilla se pusieron manos a la obra un grupo de 30 makers.

pantallas-protectoras-sanitarios-coronavirusDesde su casa de Guillena, un pueblo de Sevilla, Carlos está casi estrenando la impresora 3D que compró hace un par de meses, con la que fabrica uno de los tres elementos que componen este sistema de protección. “Yo estoy haciendo la visera, hecha de plástico. El sistema cuenta, además, con una lámina de sujeción para la pantalla transparente, que es de tamaño folio, cubre toda la cara y está hecha de acetato“. A través de grupos de WhatsApp han ido compartiendo la iniciativa y pidiendo colaboración. “Tanto el filamento PLA con el que se fabrican las viseras como el acetato los tenemos que comprar en Amazon, por eso hemos pedido colaboración a través de los cheques regalo de esta web”, explica.

Carlos Iglesias: “Tenemos pedidos de un hospital de Jerez de la Frontera, otro de Osuna (Sevilla) y del Puerto de Santa María. Está funcionando el boca a boca”

De momento están preparando pantallas protectoras para todos los centros sanitarios de la zona que se lo están pidiendo. “Tenemos pedidos de un hospital de Jerez de la Frontera, otro de Osuna (Sevilla) y del Puerto de Santa María. Mi cuñado es médico en Osuna y cuando le comenté la idea, me dijo que les venían muy buen en la UCI. Está funcionando el boca a boca”, señala Carlos. Este grupo de makers llevan trabajando desde el viernes, pero en Valladolid y Granada ya se han entregado muchas de estas pantallas. “Queremos hacer todas las que se puedan”.

mascarillas-para-sanitarios-coronavirus

En la misma provincia, una cincuentena de personas de un pequeño pueblo de la sierra norte sevillana han puesto a funcionar sus máquinas de coser sin descanso. Llevan un par de días fabricando mascarillas con las que cubrir las necesidades del personal que atiende a los mayores de la residencia del pueblo, así como a las profesionales de ayuda a domicilio. El Ayuntamiento de Guadalcanal lanzó el llamamiento a través de sus redes sociales después de comprar todo el material que pudieron. “La respuesta fue inmediata, a las dos horas ya teníamos todo el cupo completo”, señala Manuel Casaus, alcalde de Guadalcanal.

Una cincuentena de voluntarias de Guadalcanal fabrican en sus casas mascarillas para el personal de la residencia de mayores del pueblo

Las costureras pusieron los patrones en grupos de WhatsApp y los voluntarios de Protección Civil fueron entregando los materiales a cada voluntaria. “Esperamos hacer unas 2.000 mascarillas. Una vez que estén todas confeccionadas y las recojamos, se desinfectarán con las soluciones que nos han recomendado”. Inmaculada Cantero es una de las costureras voluntarias. Ya ha terminado su tanda de mascarillas y, como sus compañeras, está dispuesta a “hacer batas si hace falta”.

Noticias complementarias: 

Compartir