Inicio ASP Dexametasona y Covid-19: Esperanza y prudencia en la comunidad científico-médica ante sus...

Dexametasona y Covid-19: Esperanza y prudencia en la comunidad científico-médica ante sus resultados

contagios-cifra-covid-19

..Gema Maldonado.
Este lunes, uno de los brazos del ensayo clínico Recovery, que lleva a cabo el Reino Unido con más de 175 hospitales participantes, ofrecía el primer resultado esperanzador con el uso de un fármaco en pacientes de Covid-19: la dexametasona, un corticoide que en este ensayo redujo en un tercio las muertes en pacientes con ventilación mecánica y una quinta parte en quienes requirieron oxigenoterapia, según la información publicada por la Universidad de Oxford en forma de nota de prensa, algo poco común en investigación científico-médica, donde lo primero que se publica es el paper completo con todos los detalles de la investigación.

La dexametasona redujo en un tercio las muertes en pacientes de Covid-19 con ventilación mecánica y una quinta parte en quienes requirieron oxigenoterapia

Pocas horas después, la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de su director general Tedros Adhanom Ghebreyesus, acogía estos resultados con “satisfacción”“Esta es una gran noticia y felicito al Gobierno del Reino Unido, a la Universidad de Oxford y los numerosos hospitales y pacientes que han contribuido a este avance científico que salva vidas”, dijo el Dr. Ghebreyesus. Pero este miercóles, puntualizó que “este medicamento, por sí solo, no es la respuesta al Covid-19”, puesto que solo muestra resultados “en pacientes críticos”.

Según lo publicado hasta ahora, un total de 2104 pacientes fueron aleatorizados para recibir una dosis moderadamente baja de dexametasona, 6 mg una vez al día. Con esto, consiguieron evitar una muerte de entre ocho pacientes ventilados y una entre cada 25 que tuvieron que recibir oxigenoterapia.

Tedros Adhanom (OMS): “Es un avance científico que salva vidas”

¿Qué hace la dexametasona en pacientes graves de Covid-19?
Como otros fármacos, la dexametasona se ha administrado en pacientes graves y críticos de Covid-19 en hospitales españoles durante la pandemia. La situación de urgencia no permitía esperar a los resultados de los ensayos. Desde la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) señalan que el uso de corticoides “ha sido habitual en las UCI”.

Incluso, ha evitado algunos ingresos en unidades de intensivos, según afirma a iSanidad el Dr. Luis Miguel Torres, jefe del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital Puerta del Mar de Cádiz. “En nuestro hospital ha dado muy buenos resultados; se ha evitado que muchos de estos pacientes tuvieran que ser ventilados artificialmente”. La mejoría, señala, se observaba “sobre todo cuando se instauraba precozmente, antes de que el pulmón estuviera ya muy destruido”.

Desde Semicyuc señalan que el uso de corticoides “ha sido habitual en las UCI” en pacientes con Covid-19

Sin embargo, recalca que no se debe administrar en pacientes leves para evitar una mala evolución. Su propiedad inmunosupresora sería negativa en un momento “en el que conviene tener el sistema inmunitario activo frente al virus”. De hecho, el ensayo con dexametasona señala que no se identificó ningún beneficio significativo en pacientes que no necesitaban asistencia respiratoria.

La dexametasona es un corticoide que cuenta con cuatro décadas de uso en su haber y se utiliza de manera muy frecuente en los hospitales de toda España para tratar numerosas reacciones alérgicas, incluidas las que afectan al sistema respiratorio, debidas a un aumento de la histamina. Pero también en muchos procesos inflamatorios, como artritis reumatoide, edemas por ictus o accidentes de tráfico, hernia discal o procesos inflamatorios neoplásicos. “Actúa sobre la cadena inflamatoria en general, fundamentalmente, sobre las citocinas e histaminas”, explica el Dr. Torres.

El carácter inmunosupresor de la dexametasona sería negativo en un momento “en el que conviene tener el sistema inmunitario activo frente al virus”, por eso no se administra en casos leves o moderados de Covid-19

“También está presente en colirios y productos oftalmológicos”, apunta Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, secretario general de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), que señala a iSanidad el “precio bajo” de este producto “antiguo y muy clásico”. Se trata de un medicamento “genérico, ya que la patente finalizó hace años”, si bien “no es un producto de uso masivo”. De hecho, aunque se utiliza en muchos procesos inflamatorios, el Dr. Torres aclara que se utiliza en casos “de severos a graves”. Son varios los laboratorios españoles que comercializan dexametasona, como Kern Pharma, Laboratorios ERN o Reig Jofré. También otras compañías como Novartis.

Alegría contenida a la espera de la publicación del estudio
Este fármaco es ampliamente conocido para los clínicos, es barato y muy accesible. Esto, unido a los buenos resultados que ha comunicado la Universidad de Oxford, ha hecho que la comunidad científica reciba la noticia con esperanza. Pero también con cautela. Así lo manifiestas fuentes de Semicyuc. “Debemos ser prudentes, teniendo en cuenta que es un artículo aún sin publicar y del que solo sabemos los resultados. Podremos valorarlos de una manera más adecuada cuando se publique y se pueda revisar”, indican a iSanidad.

El Dr. Jordi Riera cree que es “una gran noticia” pero la toma “con cautela” hasta que se publique el estudio completo

Uno de los médicos que ha tratado muchos casos graves y críticos de pacientes con Covid-19 en estos meses es el Dr. Jordi Riera, director del Programa ECMO Adulto del Hospital Universitario Vall d’Hebron, que valora los resultados del ensayo “como una gran noticia”. En su unidad, están “expectantes” ante la publicación del estudio, ya que, “cuando se confirmen, estos resultados son buenísimos”. Pero, a su vez, habla de “cautela”. La forma de publicar los resultados “no es habitual, ni mucho menos es la más recomendable en un contexto normal”, señala.

En este sentido, Albert Prats-Uribe, investigador en epidemiología y uso de medicamentos en el Centro de Estadística en Medicina de la Universidad de Oxford, entiende que los autores del ensayo “han creído que, por el momento de urgencia en el que estamos, tenían que hacer llegar esta información al público lo más rápido posible”. El Dr. Riera, desde su experiencia, apunta que “en los detalles está la clave a la hora de tomar decisión”. Y en la información que se ha difundido sobre el ensayo faltan cosas por conocer, como “qué porcentaje de pacientes han recibido corticoides o en qué grado los pacientes recibían oxigenoterapia: puedes tenerlos paseando por el pasillo con oxígeno o en la UCI con oxígeno de alto flujo”.

Albert Prats-Uribe: “Nos da mucha seguridad en que son resultados fiables. Pero falta ver el perfil de seguridad y otros detalles de cómo se ha dado el medicamento”

En la misma línea también se pronuncia Albert Prats-Uribe, quien no es partidario de publicar resultados sin los detalles. “Son muy buenas noticias, el protocolo del estudio es público y es un ensayo clínico aleatorizado. Nos da mucha seguridad en que son resultados fiables. Pero falta ver el perfil de seguridad y otros detalles de cómo se ha dado el medicamento”. Además, recuerda que “no debería usarse, con la información que tenemos hasta ahora, en pacientes con síntomas leves o sin síntomas”.

Este es un aspecto que preocupa al Dr. Luis Miguel Torres, quien cree que se está comunicando de una manera “demasiado entusiasta y con una visión equivocada”. Apunta que algunos medios dan la sensación de “que esto fuera una cura o una vacuna y no tiene nada que ver. Es una buena noticia pero para poquísimos pacientes y para evitar muertes”.

Noticias complementarias:

Compartir