Inicio ASP La expresión humana en tiempos de Covid-19

La expresión humana en tiempos de Covid-19

Expresión-covid-19

..María Vargas Tabuenca. Directora de Relaciones Institucionales de iSanidad.
Dicen que los ojos son el espejo del alma. Que a través de ellos es difícil no entender las intenciones de tu interlocutor, saber lo que piensa, lo que se le pasa por la cabeza. Quizá, hasta ahora, su papel en la comunicación no verbal nunca había sido tan importante. A pesar de que ahora se encuentren protegidos tras unas gafas. Y es que las mascarillas y los trajes que cubren la cabeza impiden conocer la totalidad de la expresión humana en tiempos de Covid-19. Los surcos de la boca, la forma de gesticular, la amplitud de una sonrisa.

Las mascarillas y los trajes impiden conocer la totalidad de la expresión humana en tiempos de Covid-19

Ahora, es a través de ese par de ojos sobre los que recae todo el poder comunicativo. Aquellos que transmiten a compañeros y pacientes la información requerida y los sentimientos que florecen. Los que, a través del acompañamiento de algún apretón de manos esporádico, de un golpecito de ánimo en la espalda, de un choque de codos, transmiten lo que quiere decir nuestros profesionales sanitarios. Según diversos estudios, la comunicación no verbal supone el 90% del total de la comunicación. Puede ser que ahora, en tiempos de Covid-19, la mirada suponga casi la totalidad de ese porcentaje.

Sin embargo, muchos profesionales carecen de estos materiales que les permiten protegerse adecuadamente y que provocan que la comunicación quede prácticamente reducida a la mirada. Son ya muchos los que se siguen quejando de la falta de recursos, del temor al contagio por no disponer de los materiales necesarios. Todavía quedan tiempos difíciles por delante. Y qué menos que dotar a nuestros héroes anónimos de los medios necesarios para que hagan su trabajo de la mejor forma posible.

Muchos de los profesionales no solo temen al contagio por ellos mismos, sino por las personas con las que comparten su día a día

Aparecen por las redes sociales ingeniosas ideas para autofabricar mascarillas, distintas formas de usar y racionalizar un material que no abunda. Pero el número de profesionales sanitarios contagiados sigue en aumento, alcanzando la cifra de los 19.400. Esto supone un porcentaje desorbitadamente alto para los tiempos que corren.

Además, muchos de ellos no solo temen al contagio por ellos mismos, sino por las personas con las que comparten su día a día: marido, mujer, hijos, padres… El llevarse el “bicho” a casa les supone una preocupación que no tendría por qué darse. Deberían sentirse seguros al volver a su mundo cotidiano, sin la sensación de que pueden estar propagando el virus entre los que más quieren.

Por ello, dotemos a los profesionales con todos los medios necesarios para su correcta autoprotección, la de sus compañeros y de los pacientes. Aunque conlleve una “restricción” de la expresión en tiempos de Covid-19. Para eso, ya tendremos el par de ojos sobre los que podrá recaer toda la función comunicativa.

Enlaces de interés: