Inicio ASP El efecto Illa en las elecciones catalanas, un riesgo que no valía...

El efecto Illa en las elecciones catalanas, un riesgo que no valía la pena

illa-elecciones-catalanas

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
El efecto Illa se queda a medias en las elecciones catalanas. El PSC logró una victoria a medias. La lista liderada por el ex ministro Salvador Illa resultó la más votada pero no consiguió darle la vuelta a un Parlament en que la mayoría de escaños corresponden a partidos independentistas. Illa es el candidato más votado pero carece de apoyos para formar gobierno porque a día de hoy parece muy complicado que ERC rompa su compromiso de no pactar con un partido constitucionalista.

Es decir, la situación ha cambiado más bien poco. El PSC ha cogido los votos de Ciudadanos que se ha derrumbado, pero todo parece indicar que ERC y JxCat seguirán gobernando en coalición. Ante esto surge una primera pregunta. ¿Merecía la pena mandar al ministro de Sanidad a las elecciones catalanas en la peor crisis sanitaria de la historia del país?

El efecto Illa permite al PSC una victoria a medias en las elecciones catalanas pero sin apoyos suficientes para formar gobierno

El anuncio coincidió además con el inicio de la tercera ola que ha llevado a los hospitales de todo el país, incluida Cataluña, a una situación cercana a la saturación.

Cataluña ha celebrado las elecciones catalanas con una incidencia acumulada a 14 días de 344,84 casos por 100.000 habitantes. A pesar de la mejora de los datos en los últimos días, esta tasa muestra todavía un nivel de transmisión muy alto. La evolución en España es lenta y aún se encuentra lejos de los objetivos que marcan los expertos: en torno a los 50 casos por 100.000 habitantes. La ocupación de camas de unidades de cuidados intensivos se sitúa en el 44,10%, lo que significa que se han tenido que reprogramar intervenciones en muchos hospitales.

Tras ver los resultados, ¿merecía la pena mandar al ministro de Sanidad a las elecciones catalanas en la peor crisis sanitaria de la historia del país? 

Es llamativo que todos los partidos políticos -desde Vox a las CUP- estuvieran de acuerdo en posponer las elecciones a una fecha más propicia con una transmisión del virus menos elevada, excepto el PSC y el candidato Illa. Los tribunales le dieron la razón al ex ministro pero no las urnas. Resulta significativo que el mismo Illa, que ordenó el cierre de Madrid en octubre por una transmisión muy elevada del virus, defendiera las elecciones en Cataluña en un contexto muy similar.

El resultado va más allá de los partidos, de los bloques o de quién formará gobierno. Las elecciones catalanas nos dejan un récord negativo de participación. Solo el 53,5% de los catalanes acudieron a votar, muy lejos del 79% de 2017. Los datos de participación dejan dos posibles lecturas: el miedo a la pandemia y el hartazgo con una clase política que no ve más allá de sus narices.

Enlaces de interés:

Compartir