Inicio ASP La protonterapia, un tratamiento que permite esculpir la dosis de radiación en...

La protonterapia, un tratamiento que permite esculpir la dosis de radiación en el tumor sin dañar tejidos sanos

protonterapia-esculpir-radiación-tumor

..Victoria Guillén.
El Grupo Quirónsalud se sitúa a la vanguardia de la oncología tras construir el primer Centro de Protonterapia en España. Este centro ha sido uno de los primeros en incorporar la tecnología de la imagen espectral de GE Healthcare en los tratamientos oncológicos mediante protonterapia. Según indica el Dr. Alejandro Mazal, director de Física Médica del Centro de Protonterapia Quirónsalud, este tratamiento avanzado permite esculpir la dosis de radiación en el tumor, reduciendo el riesgo de dañar los tejidos sanos circundantes.

En este sentido, las nuevas instalaciones de Quirón en Pozuelo de Alarcón cuentan con dos características únicas. Por un lado, la alta definición de imágenes y, por otro, la imagen espectral aplicada a la planificación de tratamientos oncológicos mediante terapia de protones.

El Grupo Quirónsalud ha sido uno de los primeros de Europa en incorporar tecnología de imagen espectral en los tratamientos oncológicos mediante protonterapia

Para que este tipo de terapia oncológica tenga éxito la planificación es un elemento clave. Los radio-oncólogos y los radiofísicos necesitan tener información muy precisa para dirigir de manera adecuada el haz de protones hasta el volumen de irradiación. Para lograrlo, el centro cuenta con una tecnología de tomografía computarizada (TAC) con alta definición. En comparación con los TAC convencionales, esta tecnología permite visualizar mejor y con más precisión los detalles de las lesiones más pequeñas. Todo ello gracias a una resolución espacial de 0.23mm*, que mejora significativamente el diagnóstico.

Para garantizar la precisión de la irradiación en cada fracción la sala de tratamiento dispone de sistemas de imágenes y de un robot de posicionamiento con sistemas de inmovilización. A partir de dichas imágenes y de la modelización del haz, se utilizan sistemas de cálculo que determinan los parámetros de tratamiento y simulan el mismo virtualmente antes de su aplicación efectiva”, añade el Dr. Mazal.

El sistema dispone de imágenes y de un robot de posicionamiento e inmovilización para garantizar la precisión de la irradiación en cada fracción

Asimismo, el Dr. Mazal explica que la base del efecto de un haz de protones es similar al de fotones de radioterapia clásica. “Hay un primer efecto físico-químico, seguido de un efecto biológico, rupturas en la cadena del ADN, seguido por mecanismos de reparación o de muerte celular. Esto provoca el efecto clínico de destrucción de las células y tejidos tumorales”, apunta.

Por otro lado, la imagen espectral que se aplica a la planificación de la protonterapia proporciona una mejor definición de las imágenes de los tumores que van a tratarse. Además, ofrece a los especialistas información específica sobre la composición de materiales de los tejidos que se van a someter al tratamiento. Toda esta información permite calcular con precisión la penetración de los protones en los tejidos dañados. Y, en consecuencia, conocer el comportamiento de los haces de protones en los tejidos sanos que son atravesados hasta llegar al volumen tumoral que se quiere irradiar.

La información facilitada por el TAC con imagen espectral es también indispensable para adaptar el tratamiento a cambios anatómicos del paciente durante el mismo, así como conocer la evolución posterior. Por otro lado, la imagen espectral y algunos algoritmos de cálculo mejoran la planificación de la protonterapia en los casos en los que hay que tratar tumores cercanos a implantes cómo prótesis, tornillos o empastes. “Es fundamental disponer de una información como la que proporciona la imagen espectral y de las correcciones de artefactos para concentrar la radiación en los tejidos afectados. Así como para evitar los tejidos sanos y el efecto de las prótesis. De esta forma se aumenta la seguridad, la precisión y la exactitud de los cálculos y, en consecuencia, la eficacia del tratamiento”, explica el doctor.

Dr. Mazal: “Es fundamental disponer de una información como la que proporciona la imagen espectral y de las correcciones de artefactos para concentrar la radiación en los tejidos afectados”

Respecto a las ventajas de los protones frente a la radioterapia convencional, el Dr. Mazal señala que los protones permiten reducir la dosis fuera del volumen diana, el tumor. “Permiten proteger los órganos críticos y el conjunto de e tejidos sanos. Eso es posible porque eligiendo la energía del haz, podemos hacer que los protones se detengan a la profundidad que deseemos.”, ha comentado.

Además, ha añadido que “esto reduce las secuelas de un tratamiento y, en ciertos casos, permite también una escalada de dosis en tumores muy agresivos. Sin embargo, la radioterapia convencional con fotones y la protonterapia se pueden complementarias para un mismo tratamiento.

Según el Dr. Mazal, “En una proporción importante de los casos tratados actualmente se utilizan los protones en la totalidad del tratamiento, pero existen localizaciones y protocolos en los cuales se puede realizar una parte con fotones y una parte con protones. Las razones son múltiples, como ser la reducción de riesgos en volúmenes muy heterogéneos y, principalmente, la logística de optimización de herramientas disponibles. Otro caso particular, que podríamos calificar en un extremo como técnicas ‘complementarias’, es el de las reirradiaciones: en caso de una falta de control luego de un primer tratamiento en radioterapia convencional, la selectividad de los protones permite en muchos casos efectuar un segundo tratamiento”.

 Noticias complementarias:

Compartir