Inicio ASP Ampliar el intervalo de la segunda dosis de AstraZeneca a 45 semanas...

Ampliar el intervalo de la segunda dosis de AstraZeneca a 45 semanas aumenta la respuesta inmunitaria frente al Covid-19

Una tercera dosis de AstraZeneca aumenta significativamente la respuesta de anticuerpos y potencia la respuesta de las células T y la respuesta inmune frente a las variantes, según la Universidad de Oxford

segunda-dosis-AstraZeneca
Foto: María José López - Europa Press

..Redacción.
La vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca induce mejores respuestas inmunitarias tras aumentar el intervalo entre las dos primeras dosis hasta 45 semanas, en comparación con intervalos de dosis más cortos, o tras una tercera dosis de refuerzo. Así lo indica un análisis de dos ensayos liderados por la Universidad de Oxford (Reino Unido) que se ha publicado como preimpresión en The Lancet.

Al ampliar el intervalo entre la primera y segunda dosis de AstraZeneca hasta 45 semanas aumentó hasta 18 veces la respuesta de anticuerpos

El estudio muestra que los niveles de anticuerpos se mantienen elevados con respecto al nivel inicial al menos un año después de una única dosis. Además, los autores explican que «un intervalo largo entre la primera y la segunda dosis no compromete la respuesta inmune«. En concreto, al ampliar el intervalo entre la primera y segunda dosis hasta 45 semanas aumentó hasta 18 veces la respuesta de anticuerpos, medida 28 días después de la segunda dosis.

Con un intervalo de dosificación de 45 semanas entre la primera y la segunda dosis, los títulos de anticuerpos fueron cuatro veces mayores que con un intervalo de 12 semanas. Esto demuestra que un intervalo de dosificación más largo «no es perjudicial, sino que puede derivar en una inmunidad más fuerte«.

Asimismo, los investigadores encontraron que los títulos de anticuerpos aumentaron significativamente con una tercera dosis de la vacuna. También se potenciaron la respuesta de las células T y la respuesta inmune frente a variantes Alfa (B.1.1.7, «Kent»), Beta (B.1.351, «Sudáfrica») y Delta (B.1.617.2, «India»). En cuanto a las reacciones adversas, se produjeron menos tras la segunda y tercera dosis que tras la primera.

Teresa Lambe: «Una tercera dosis de AstraZeneca se tolera bien y aumenta significativamente la respuesta de anticuerpos»

«No se sabe si se necesitarán inyecciones de refuerzo debido a la disminución de la inmunidad o para aumentar la inmunidad contra variantes preocupantes«, indicó la profesora asociada Teresa Lambe OBE, autora principal principal de estos estudios. «Aquí mostramos que una tercera dosis de AstraZeneca se tolera bien y aumenta significativamente la respuesta de anticuerpos«.

Para el profesor Andrew J. Pollard, investigador principal y director del Grupo de Vacunas de la Universidad de Oxford, esto debería ser una «noticia tranquilizadora para los países con menos suministros de la vacuna, que pueden estar preocupados por los retrasos en el suministro de segundas dosis a sus poblaciones». Asimismo, destacó que «hay una excelente respuesta a la segunda dosis, incluso después de un retraso de 10 meses desde la primera«.

Andrew Pollard: «Hay una excelente respuesta a la segunda dosis, incluso después de un retraso de 10 meses desde la primera»

Por su parte, Mene Pangalos, vicepresidente ejecutivo de I+D de BioPharmaceuticals de AstraZeneca, aseguró que «demostrar que nuestra vacuna genera una respuesta inmune robusta y duradera es importante para proporcionar confianza en la protección a largo plazo«.

Ensayos ‘COV001’ y ‘COV002’ liderados por la Universidad de Oxford
El análisis incluyó a voluntarios de entre 18 y 55 años de edad y que habían recibido una dosis única o dos dosis de la vacuna de AstraZeneca. El primero de ellos, denominado ‘COV001‘, es un ensayo de fase I/II, aleatorizado y controlado, para determinar la seguridad, la inmunogenicidad y la eficacia de la vacuna en hasta 1.077 adultos sanos en cinco centros de ensayo de Reino Unido.

A los participantes se les extrajeron muestras de sangre y se les realizaron evaluaciones clínicas de seguridad e inmunogenicidad en los días 0 y 28. También se les hará un seguimiento en los días 184 y 364. Además, los participantes inscritos en el componente de fase I del estudio y en los dos grupos de dosis, tuvieron visitas a los 3, 7, 14 y 28 días después de cada vacunación.

Mene Pangalos: «Demostrar que nuestra vacuna genera una respuesta inmune robusta y duradera es importante para proporcionar confianza en la protección a largo plazo»

Por su parte, el ‘COV002‘ es un ensayo de fase II/III, multicéntrico, aleatorizado y controlado. En concreto, evalúa la seguridad, la eficacia y la inmunogenicidad de la vacuna en 12.390 participantes en el Reino Unido. Los participantes en el ensayo tenían 18 años o más, estaban sanos o padecían enfermedades crónicas médicamente estables y corrían un mayor riesgo de estar expuestos al virus del SRAS-CoV-2.

Asimismo, se tomaron muestras de sangre de los participantes. También se realizaron evaluaciones clínicas de seguridad e inmunogenicidad en múltiples momentos hasta un año después de la vacunación. Los casos sospechosos que presentaban síntomas compatibles se sometieron a pruebas de confirmación virológica mediante la PCR de Covid-19. Además, se realizan hisopos semanales para la detección de la infección y la evaluación de la eficacia de la vacuna contra la infección.

Noticias complementarias