Inicio ASP El aumento prolongado de la temperatura en el primer trimestre de gestación...

El aumento prolongado de la temperatura en el primer trimestre de gestación puede provocar malformaciones o abortos espontáneos

..Redacción.
«Las embarazadas deben evitar las actividades que eleven en exceso su temperatura corporal (hipertermia) ya que si este aumento es prolongado durante el primer trimestre de gestación puede provocar malformaciones fetales e incluso abortos espontáneos». Son palabras de la Dra. Cristina Martínez Pancorbo, especialista en Ginecología y Obstetricia del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón.

Estamos viviendo unos días con temperaturas muy elevadas que según las previsiones pueden llegar a sobrepasar los 45 grados. Esta circunstancia afecta a la población en general pero muy particularmente a las embarazadas, ya que como explica la Dra. Martínez Pancorbo son uno de los colectivos con mayor riesgo de sufrir deshidratación. Los requerimientos de agua en mujeres embarazadas, añade «se incrementan considerablemente para permitir el aumento de agua corporal y cubrir las mayores necesidades metabólicas del feto. Además, muchas gestantes experimentan una pérdida importante de líquido con los vómitos, lo que aumenta sus necesidades y por tanto el riesgo de sufrir deshidratación». El mantenimiento de una hidratación adecuada puede ser importante para el bienestar fetal. Asimismo permitirá evitar el estreñimiento y las infecciones del tracto urinario recurrentes, apostilla la ginecóloga.

Las embarazadas deben evitar actividades que eleven su temperatura corporal, especialmente en el primer trimeste de gestación por riesgo a malformaciones fetales, según la Dra. Martínez Pancorbo

Del mismo modo, el calor excesivo ayuda a que se dilaten los vasos sanguíneos, baje la tensión y aparezca mareo. Además «favorece la disminución del retorno venoso, provocada sobre todo por la compresión del útero sobre la pelvis lo que conlleva la aparición de edema o hinchazón en las manos, tobillos y pies». Otro de los factores a tener en cuenta es que los cambios hormonales que se producen en el embarazo sensibilizan la piel y con la exposición solar pueden provocar manchas en la cara (cloasmas o melasmas) que, aunque en la mayoría de los casos desaparece tras el parto, se pueden intensificar ante un nuevo embarazo.

Ante los riesgos expuestos la Dra. Martínez Pancorbo aconseja beber agua y líquidos con frecuencia. En esta línea recomienda evitar el alcohol, la cafeína o las bebidas muy azucaradas e ingerir alientos de digestión ligera de forma frecuente. En cuanto al sol, usar protectores solares de amplio espectro, evitar exponerse a las horas centrales del día, buscar lugares frescos o climatizados, usar ropa holgada y ligera que permita la transpiración y no practicar actividad física o deporte al aire libre en las horas de más calor; recordando que «para que el ejercicio sea beneficioso en el embarazo debe ser moderado y progresivo». Por último, para evitar la hinchazón la Dra. Martínez Pancorbo recomienda no permanecer de pie mucho tiempo, mover las piernas y pies para estimular la circulación e intentar mantener las piernas elevadas. En cuanto al ejercicio físico, se debe caminar entre 20 y 30 minutos diarios.

El mantenimiento de una hidratación adecuada puede ser importante para el bienestar fetal

La especialista concluye que con las altas temperaturas que esperamos en estos días ante la aparición de signos de alerta de deshidratación (orina escasa y oscura, sed extrema, sequedad de boca y mucosas, tensión arterial baja…) o de un golpe de calor (respiración y pulso acelerados, fiebre >40ºC, alucinaciones, convulsiones, piel caliente y enrojecida, irritabilidad, alteraciones del nivel de conciencia o desmayo…) deben ponerse en contacto lo antes posible con el Servicio de Urgencias.

Noticias complementarias: