Inicio ASP El Covid persistente precisa de recursos materiales y humanos persistentes. Dr. Juan...

El Covid persistente precisa de recursos materiales y humanos persistentes. Dr. Juan Antonio Vargas

Dr.-Juan-Antonio-Vargas

..Dr. Juan Antonio Vargas, jefe de Sección de Medicina Interna y jefe de estudios del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda.
Covid persistente es un término utilizado para describir a pacientes que se han recuperado de la infección por Covid-19 pero que aún presentan síntomas de la infección o también para describir a pacientes en que los síntomas usuales de la enfermedad persisten durante más tiempo de lo esperado. Dentro de la denominación de Covid persistente se encuentra un amplio grupo de formas clínicas que aparecen tras cuatro o más semanas de la infección aguda por Covid-19. La aparición de estos síntomas es independiente de la gravedad de la enfermedad e incluso puede aparecer en personas que no han tenido síntomas de Covid.

Se considera que esta situación de Covid persistente afectará a un 10-30% de los pacientes infectados por Covid. Dado que en la actualidad se han infectado por Covid en España más de cinco millones de personas, es esperable que entre 0,5-1,5 millones de españoles podrán presentar esta situación clínica, lo que sin duda es un reto de gran envergadura para nuestro Sistema Nacional de Salud. Además, la edad media de los pacientes con Covid persistente es de unos 40 años y afecta de forma predominante a mujeres, implicando por tanto a un sector poblacional muy productivo laboralmente.

Se considera que esta situación de Covid persistente afectará a un 10-30% de los pacientes infectados por Covid

Los síntomas del Covid persistente son tanto físicos como mentales y pueden durar semanas o meses, pudiendo afectar a diferentes órganos, ocurrir con patrones clínicos diversos y frecuentemente empeoran tras la actividad física o mental. Los síntomas que pueden aparecer tanto de forma aislada como en combinación son: disnea, astenia, pérdida de concentración, tos, dolor torácico o epigástrico, cefalea, palpitaciones, mialgias o artralgias, parestesias, diarrea, insomnio, fiebre, mareo, rash, cambios de humor, cambios en el olfato y gusto, irregularidades menstruales.

En ocasiones es difícil diferenciar los síntomas causados por una hospitalización prolongada por enfermedad pulmonar grave (síndrome de inmovilidad prolongada, síndrome de estrés postraumático) con el Covid persistente, aunque ambas situaciones pueden coexistir. Además, el Covid persistente puede complicarse por otros efectos derivados de la pandemia, que afectan por igual tanto a personas que han padecido la infección como a los que no, como son efectos psicológicos por el aislamiento social, precariedad económica o dificultad de acceso al sistema sanitario para el manejo de patologías crónicas previas.

Dado que no existe un tratamiento específico es preciso llevar a cabo determinadas acciones que se pueden resumir en la prevención primaria de la enfermedad

Dado que no existe un tratamiento específico es preciso llevar a cabo determinadas acciones que se pueden resumir en la prevención primaria de la enfermedad, para lo que se debe continuar con la vacunación, tal como se viene realizando y con el fin último de una vacunación plena de la población; la necesidad de inversiones para la investigación en todos los aspectos del Covid persistente: causas, mecanismos, prevención y tratamiento; utilizar toda la experiencia previa obtenida de otros síndromes postinfecciosos; mantenimiento e implementación de consultas específicas de Covid persistente, que cuenten con equipos multidisciplinares formados por internistas, neumólogos, cardiólogos, enfermeras, rehabilitadores, psiquiatras, psicólogos junto a fisioterapeutas, especialistas en terapia ocupacional, logopedas y nutricionistas. Por último, la necesidad de fortalecer la Atención Primaria que posibilite una cobertura y un soporte continuado a estos pacientes, tanto en el aspecto clínico como en el psicológico o social.

Sin duda, estas acciones pueden ayudar a mitigar el gran impacto que el Covid persistente puede llegar a producir sobre nuestro Sistema Nacional de Salud. Es el momento de seguir actuando y enfrentarnos de cara a una situación con todos los recursos humanos y materiales disponibles.

Noticias complementarias