Inicio ASP Invertir en educación diabetológica podría ahorrar a España cerca de 900 millones...

Invertir en educación diabetológica podría ahorrar a España cerca de 900 millones de euros, según FEDE

Un paciente con un buen control de la patología supone 883 euros anuales de gasto al sistema, mientras que el que no lo está puede llegar a los 2.132 euros anuales

educación-diabetológica

..Pablo Malo Segura.
El ‘Informe sobre el Impacto Económico de la diabetes tipo 2 en España’, elaborado por la Federación Española de Diabetes (FEDE), muestra que la carga económica de la diabetes en España supone 5.809 millones de euros anuales al Sistema Nacional de Salud (SNS), de los cuales 2.143 corresponden a las complicaciones de la enfermedad. Desde FEDE han señalado que estas complicaciones podrían prevenirse a través de una mejora en la atención a esta patología y en la educación diabetológica de los pacientes, que «podría suponer un ahorro de hasta un 20% en el gasto sanitario, lo que se traduciría en 900 millones».

Las complicaciones de la diabetes podrían prevenirse a través de una mejora en la atención y en la educación diabetológica de los pacientes

Según han indicado, un paciente con un buen control de su diabetes supone 883 euros anuales de gasto al sistema, mientras que el que no lo está puede llegar a un gasto de 2.133 euros anuales. Con motivo del Día Mundial de la Diabetes (DMD) 2021, que se celebra este 14 de noviembre, la FEDE ha reclamado que todas personas que conviven con esta patología tengan acceso real y equitativo a los puntos recogidos en el Manifiesto Nacional del DMD que ha elaborado: sistemas de monitorización; programas formativos; últimas novedades terapéuticas; atención especializada; y medicamentos orales, independientemente del lugar de residencia o del tipo de diabetes que se tenga.

La FEDE se une al Día Mundial de la Diabetes reclamando un acceso equitativo de la atención de la diabetes en todas las comunidades autónomas

«Los gobiernos tanto a nivel central como autonómicos deben ser conscientes de que la diabetes es una patología crónica, con multitud de complicaciones, y que su abordaje debe ser multidisciplinar, adoptando políticas centradas en el paciente y con proyección de futuro, y no cortoplacistas», ha indicado Juan Francisco Perán, presidente de FEDE, durante una mesa de debate con motivo del DMD.

En su opinión, la clave es centrar los esfuerzos en iniciativas que respondan a las verdaderas necesidades de los pacientes. Para ello, ha subrayado que se debe contar con la opinión de las entidades que les representan. «Sólo así se logrará la implementación de las medidas más adecuadas».

España, quinto país de Europa con más personas con diabetes tipo 2
A nivel mundial, 1 de cada 10 adultos de entre 20 y 79 años vive con diabetes tipo 2. Esto se traduce en 537 millones de habitantes, aunque cerca de la mitad aún desconocen que padecen la patología. En España, son cerca de 6.000.000 los que conviven con esta patología. Así, somos el quinto país de Europa con más personas con diabetes tipo 2, tan sólo por detrás de Alemania, Rusia, Turquía e Italia. La proyección de futuro, además, muestra que estas cifras aumentarán. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se llegará a los 578 millones de afectados en 2030 y a los 700 millones en 2075.

Ante estas estimaciones y el envejecimiento de la población, la FEDE ha advertido que la diabetes tipo 2 aumentará de forma significativa. Para la federación, «atender adecuadamente a estos pacientes y poner en marcha políticas contundentes para reducir su aumento, debe ser una de las grandes prioridades de los gobiernos».

FEDE: «Atender adecuadamente a los pacientes de diabetes tipo 2 y reducir su aumento deben ser prioridades para los gobiernos»

Inequidades entre comunidades autónomas
Actualmente, en España persisten las inequidades a la hora de acceder a determinados tratamientos, medicamentos y tecnologías sanitarias según la comunidad autónoma donde se resida. «A pesar de que el acceso a los antidiabéticos orales no cuenta con unas trabas notables, siguen existiendo elementos que confieren cierta inequidad al respecto, sobre los cuales hay que seguir luchando, como la formación entre los profesionales o la eliminación de objetivos asistenciales incongruentes con la evidencia científica». Así lo ha puesto de manifiesto Pedro Casado, miembro del grupo de diabetes, obesidad y nutrición de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Además, ha recordado que esta desigualdad es mucho más manifiesta fuera de nuestro entorno. «Hay que seguir esforzándose en reducirla en pro del beneficio de todos los pacientes con diabetes».

En el caso de los sistemas de monitorización de glucosa en líquido intersticial, los pacientes con diabetes tipo 2 insulinizados no tienen acceso a los mismos, aunque su tratamiento sea el mismo que el de una persona con diabetes tipo 1. Durante los últimos años se ha avanzado en muchos aspectos del tratamiento de la diabetes. En este sentido, Noemí González Pérez de Villar, secretaria de la Sociedad Española de Diabetes (SED), ha afirmado que «el mayor avance que ha supuesto un cambio en la calidad de vida de las personas con diabetes es la aparición de los sensores de glucosa, que permiten conocer los valores de glucosa en cada momento sin necesidad de pincharse los dedos». No obstante, ha lamentado que aún sólo una pequeña proporción de pacientes puede disponer de ellos por su «elevado coste y no financiación».

Noemí González (SED): «El mayor avance que ha supuesto un cambio en la calidad de vida de las personas con diabetes es la aparición de los sensores de glucosa»

En el abordaje multidisciplinar de la diabetes enfermería juega un papel fundamental en la formación y educación de los pacientes y familiares. En concreto, puede ayudar a mejorar la adherencia al tratamiento y, con ello, la reducción de complicaciones. «Las personas con diabetes necesitan una educación y seguimiento continuo por parte de Enfermería para que el paciente pueda manejar su patología de manera autónoma y mejore su calidad de vida», ha resaltado Diego Ayuso Murillo, secretario general del Consejo General de Enfermería. Sin embargo, ha precisado que España tan sólo tiene 5,9 enfermeras por 1.000 habitantes frente a las 8,6 enfermeras por 1.000 habitantes de media en la Unión Europea, lo que «provoca una atención deficiente en los cuidados de las patologías crónicas, como es el caso de la diabetes, y es urgente invertir recursos en este personal sanitario». 

Finalmente, la FEDE ha manifestado que «todos los agentes implicados juegan un papel crucial: administración pública, representantes de pacientes, sociedades científicas, institucionales colegiales, empresas privadas y medios de comunicación».

Noticias complementarias