Protonterapia: cada año más de 4.200 pacientes son tratados en Europa y el 4% padecen linfomas

La terapia de protones reduce la exposición a la radiación de los órganos en riesgo en comparación con la radioterapia de fotones

protonterapia-pacientes

..P.M.S.
En Europa, más de 4.200 pacientes son tratados con protonterapia en un total de 22 centros hospitalarios. De todos ellos, el 4% padecen linfomas, un grupo de cánceres hematológicos del sistema linfático. La escasa disponibilidad de esta terapia en España impide un acceso universal y equitativo a todos los pacientes que podrían beneficiarse de ella. El Centro de Protonterapia Quirónsalud y el Centro de Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra son los dos lugares donde cuentan con esta tecnología.

La escasa disponibilidad de esta terapia en España impide un acceso universal y equitativo a todos los pacientes que podrían beneficiarse de ella

Así se ha puesto de manifiesto durante el seminario online ‘Indicaciones e integración de la protonterapia en el abordaje del cáncer‘, celebrado en el marco del Día Mundial contra el Cáncer. El encuentro ha sido organizado por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y ha contado con los avales de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR). Ramón García Sanz, presidente de la SEHH, ha destacado la importancia de que «todos los profesionales médicos implicados en el abordaje del cáncer trabajemos en la misma dirección«.

La protonterapia o radioterapia con protones es un tratamiento muy preciso que minimiza el daño en los órganos y estructuras vecinas sanas que rodean el tumor. En este sentido, el Dr. Raúl Córdoba, jefe de la Unidad de Linfomas del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (Madrid), y representante de la SEHH, ha señalado que existen datos de 14 estudios de planificación de tratamientos de radiación. Estos trabajos «demuestran que la terapia de protones ha reducido la exposición a la radiación de los órganos en riesgo en comparación con la radioterapia de fotones». Además, ha puntualizado que existen «niveles sustancialmente diferentes de beneficio previsto» en función de distintos parámetros. Por ejemplo, la edad, el sexo, la distribución de la enfermedad del paciente o los métodos específicos de planificación de fotones y protones.

La protonterapia o radioterapia con protones es un tratamiento muy preciso que minimiza el daño en los órganos y estructuras vecinas sanas que rodean el tumor

Indicaciones en patología oncohematológica
La Dra. Carme Ares, jefa de Oncología Radioterápica y responsable del Centro de
Protonterapia Quirónsalud (Madrid), ha expuesto que al utilizar haces de protones se puede conformar la dosis de volumen a irradiar mejor que con una irradiación con técnicas modernas de radioterapia externa con fotones (radioterapia convencional). Esto implica que se puede reducir la dosis a nivel de órganos y estructuras normales próximas al tumor. Así, disminuye el riesgo de desarrollar toxicidades radioinducidas.

Según ha explicado, las enfermedades oncohematológicas que se beneficiarían de este tipo de tratamiento serían linfomas (Hodgkin y no Hodgkin), la leucemia linfática aguda con afectación de sistema nervioso o testicular, el linfoma de células B y foliculares y algunos tumores hepatológicos. En todos ellos, irradiar con protones permitiría preservar de forma importante los órganos cercanos a la radiación como el corazón, pulmón, tiroides, testículos y médula espinal.

Reducir el riesgo de aparición de efectos secundarios a largo plazo debidos a los tratamientos resulta de suma importancia

«Un gran porcentaje de pacientes son muy jóvenes y tienen un pronóstico excelente, con una larga expectativa de vida«, ha indicado la Dra. Ares. Por ello, ha asegurado que la aplicación de protonterapia en la patología oncohematológica es de suma importancia para reducir el riesgo de aparición de efectos secundarios a largo plazo.

La protonterapia en la práctica clínica del oncólogo médico
«El tratamiento con protonterapia supone una nueva opción terapéutica para aquellos pacientes que precisan tratarse con irradiación. Los aspectos físicos de esta técnica permiten ampliar el número de indicaciones y tratar a los pacientes de una manera más segura«. Así lo ha asegurado el Dr. Pedro Pérez Segura, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) y representante de SEOM.

En concreto, ha destacado el impacto de la protonterapia en combinación con
terapias sistémicas. «En algunos tratamientos concomitantes no podemos llegar al
máximo de dosis que nos gustaría debido a la toxicidad. Es de esperar que esta técnica
permita intensificar los tratamientos oncológicos». Otros de los aspectos esenciales es la formación e información para profesionales (indicaciones) y pacientes (qué aporta la protonterapia).

Dr. Pérez Segura: «El tratamiento con protonterapia supone una nueva opción terapéutica para aquellos pacientes que precisan tratarse con irradiación»

Igualmente, ha subrayado la necesidad de realizar estudios en los tumores más prevalentes. Cada día hay más indicaciones para esta nueva terapia, lo que incrementa las necesidades de centros, máquinas y recursos económicos. «No hay que esperar a la saturación de la demanda, sino hacer una provisión realista de las necesidades que vamos a tener con este tipo de terapias«.

Itinerario del paciente
Finalmente, el Dr. Felipe Calvo Manuel, jefe de Oncología Radioterápica y responsable del Centro de Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra (Madrid), ha descrito
el itinerario que realiza el paciente que recibe sesiones de protonterapia. Así, lo ha comparado con el de la radioterapia con fotones. «El itinerario es muy similar en ambos casos, pero la protonterapia resulta mucho menos tóxica y más difícil de planificar».

Dr. Calvo Manuel: «El itinerario es muy similar en ambos casos, pero la protonterapia resulta mucho menos tóxica y más difícil de planificar»

El Dr. Calvo ha precisado que la protonterapia tiene «la singularidad de ser financiada por los sistemas de cobertura públicos y privados, sin restricción en pacientes pediátricos«. Según su experiencia adquirida durante menos de dos años, en situación de pandemia, ha asegurado que hay basar la indicación en el beneficio dosimétrico. «Donde hay beneficio dosimétrico hay beneficio clínico». Los protones tienen más precisión de depósito de la irradiación y menos exposición de tejidos normales a irradiación dispersa en dosis intermedias y bajas. En este tiempo, en la Clínica Universidad de Navarra han atendido a 300 pacientes con enfermedades oncológicas y 1.000 anestesias pediátricas (25% pacientes infantiles). «La protonterapia es una realidad emergente en España», ha concluido.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en