Inicio ASP Dr. Pedro Ibor (Semdor): “Cuando el dolor agudo se convierte en crónico...

Dr. Pedro Ibor (Semdor): “Cuando el dolor agudo se convierte en crónico se transforma en una enfermedad”

dolor-agudo-crónico

..J.P.R.
La combinación de ibuprofeno y codeína supone una alternativa para los pacientes con dolor leve y moderado. Así lo explica en una entrevista con iSanidad, el Dr. Pedro Ibor, vicepresidente de la Sociedad Española Multidisciplinar del Dolor (Semdor). Precisamente la semana pasada se celebró en Madrid el segundo congreso anual de esta sociedad científica. El Dr. Ibor advierte de la importancia de realizar un abordaje del dolor junto a distintos perfiles profesionales. El objetivo es evitar que el dolor agudo pueda convertirse en un crónico.

¿Qué beneficios supone atacar el dolor a nivel periférico y a nivel central con ibuprofeno y codeína?
Cuando utilizamos esta combinación, estamos utilizando dos vías de actuación; con lo cual mejora la eficacia y el enfoque hacia el dolor. El ibuprofeno actúa a nivel de los receptores nociceptivos periféricos y la codeína actúa a nivel de los receptores mu. Con lo cual, mejoramos las vías de actuación. Actuamos en dos puntos sobre el dolor.

“Cuando utilizamos la combinación de ibuprofeno y codeína, estamos utilizando dos vías de actuación; con lo cual mejora la eficacia y el enfoque hacia el dolor”

La combinación de ambas moléculas permite reducir la dosis de ibuprofeno, ¿qué ventajas supone para el paciente?
Cuando administramos esta combinación, estamos utilizando dosis bajas de ibuprofeno. El ibuprofeno es un fármaco que tiene efectos secundarios, fundamentalmente gastrolesivos. Con esta combinación, minimizamos mucho esos efectos secundarios.

¿Para qué perfil de pacientes estaría recomendada esta indicación?
Esta combinación está dirigida fundamentalmente a pacientes que tienen un tipo de dolor nociceptivo, que es un dolor muy específico, no es un dolor mixto, complejo, no neuropático. Sobre todo, está dirigido a dolores leves y moderados, que no son los muy intensos. Ese sería el perfil, sobre todo en patologías osteoarticulares. Esto es muy importante porque hay que tener en cuenta que la primera causa de dolor osteoarticular es la lumbalgia, con lo cual tiene un espectro muy bueno para esos pacientes que son los más frecuentes en las consultas.

“Esta combinación está dirigida fundamentalmente a pacientes que tienen un tipo de dolor nociceptivo”

¿Cómo cambia el abordaje terapéutico del dolor una vez que se convierte en crónico?
En el momento en el que un dolor agudo se convierte en crónico, se transforma en enfermedad. Ya no deja de ser una situación de alarma o de aviso de que uno ha tenido un daño y que ese daño mientras permanece, permanece el dolor. En el momento en el que se transforme en dolor crónico el tema es que ya no depende de la causa se prolonga en el tiempo independientemente de la causa que lo produjo. Es decir, es como si el sistema que provoca el dolor se daña, independientemente de cuál fue el daño que lo produjo.

¿Qué papel juega hoy la atención primaria en el abordaje del dolor?
La atención primaria es la puerta de entrada y la importancia que tiene, para mí, es fundamentalmente cara al paciente. La atención primaria es proximidad, es conocimiento del paciente desde el punto de vista integral, valora todos los aspectos biopsicosociales e incluso espirituales de los pacientes. Tiene proximidad, tiene una palabra que para mí es muy importante que es confianza. Y eso en el manejo del dolor, que al final al cabo es una experiencia que no se puede medir, resulta clave.

«Contra el dolor, tenemos un arsenal muy eficaz en estos momentos y con una alta seguridad, cosa que no pasaba hace unos años»

¿Existe un arsenal terapéutico completo?
En estos momentos tenemos un arsenal farmacológico y no farmacológico. Hay muchas medidas que son muy útiles como hábitos de vida o el tratamiento de la obesidad, que en muchos casos es muy importante… Pero, sobre todo, la pieza fundamental hoy por hoy es el tratamiento farmacológico tanto en el dolor agudo, como en el dolor crónico. Tenemos un arsenal muy eficaz en estos momentos y con una alta seguridad, cosa que no pasaba hace unos años. Hoy en día, hay una serie de fármacos muy potentes que tiene sus efectos secundarios lógicamente, pero que son muy seguros. Hay que saber manejarlos y por eso la formación en el uso y el conocimiento por parte de todos los profesionales e incluso de los pacientes es básico a la hora de obtener un buen tratamiento de ese dolor.

¿Es un problema el manejo del dolor crónico con un tratamiento para toda la vida?
Los tratamientos crónicos van a ser para toda la vida en muchas ocasiones. Va a depender del paciente y de la situación. Cuando se provoca un dolor crónico y se produce una alteración del sistema somatosensorial en general, de todo el sistema doloroso, en muchas ocasiones el dolor va a perdurar toda la vida. En otras ocasiones a lo mejor no perdura. Va a depender de la respuesta de cada paciente. Pero cuando hablamos de dolor crónico estamos hablando de enfermedad y de tratamiento a largo plazo.

“Es necesario que en el abordaje del dolor haya médicos, enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales”

¿Hasta qué punto resultan necesarios los congresos como el de Semdor para la actualización de conocimientos de los profesionales que tratan el dolor?
Hoy en día las fuentes de información son múltiples, pero nosotros entendemos que el Congreso de Semdor es hoy por hoy el punto de encuentro de todos los profesionales. Hablo de multidisciplinariedad. Nadie puede entender un abordaje del dolor en el cual no intervengan muchos profesionales, que son necesarios. Es necesario que haya médicos, enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales. Hay que tener en cuenta que el dolor provoca problemas a nivel laboral, a nivel personal, a nivel familiar. Por eso, muchas veces hacen falta otros profesionales que puedan ayudar al paciente.

Por eso, este congreso que es único, y pionero porque hay congresos nacionales dirigidos a algo en concreto, pero que aúne a todos los profesionales implicados en el tratamiento del dolor es el único que existe. Es un congreso, además, con muchos profesionales incluso internacionales. Es un hito. Nunca ha habido en España un congreso en el que estemos todos los profesionales debatiendo sobre lo que es mejor para el paciente, informándonos para el paciente. Porque el objetivo de Semdor es el paciente, como no puede ser de otra forma. Y vuelvo a insistir, para nosotros el paciente no solamente son aspectos biológicos, son aspectos biológicos, psicológicos, sociales y espirituales porque en el dolor la parte espiritual tiene tanta importancia como la biológica.

Noticias complementarias