Inicio ASP El primer Libro Blanco del Cáncer de Piel recoge la evidencia científica...

El primer Libro Blanco del Cáncer de Piel recoge la evidencia científica para diagnosticar y tratar estos tumores

La Academia Española de Dermatología y Venereología presenta este documento para ayudar al dermatólogo en su práctica clínica diaria

Cáncer-de-piel

..Redacción.
Los dermatólogos españoles ya tienen a su disposición el primer Libro Blanco del Cáncer de Piel para consultar la evidencia científica en torno al diagnóstico tratamiento y seguimiento de los cánceres de piel más frecuentes. La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) presentó el documento, en un acto presidido por SM la Reina, con el fin de ayudar a los dermatólogos en su práctica clínica diaria.

En concreto, este libro permite actualizar conocimientos sobre las mejores herramientas de diagnóstico y los posibles tratamientos, así como evaluar las pautas de seguimiento. De hecho, se trata de un documento estratégico con datos fiables sobre la incidencia del cáncer de piel en España. Asimismo, facilita la evaluación de los criterios de calidad asistencial para el tratamiento del cáncer cutáneo en los distintos hospitales españoles.

Por otro lado, el libro ofrece guías clínicas para el diagnóstico y tratamiento de los principales tipos de cáncer de piel: melanoma, carcinoma basocelular y carcinoma de Merkel; así como guías de opiniones de expertos acerca de los linfomas, sarcomas, tumores anexiales y pre-cáncer cutáneo. Estas guías representan una herramienta fundamental para los dermatólogos españoles, a la hora de manejarse en comités multidisciplinares y a través de las instituciones sanitarias para mejorar la práctica clínica en torno al cáncer de piel.

El libro ofrece guías clínicas para el diagnóstico y tratamiento de los principales tipos de cáncer de piel: melanoma, carcinoma basocelular y carcinoma de Merkel

“Las sociedades científicas más importantes de nuestro entorno han diseñado guías clínicas o de consenso para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento del cáncer cutáneo. Estas se basan en revisiones de la evidencia existente, pero también tienen en cuenta las características y peculiaridades especiales de cada zona o país. Esta es la razón por la que existen múltiples guías para una misma enfermedad, y el motivo que impulsó a la AEDV a elaborar este libro, que refleja las peculiaridades del cáncer de piel en España”, explica el Dr. Luis Ríos-Buceta, coordinador del Libro Blanco.

Prestación de servicios sanitarios poco homogéneos
Uno de los problemas del Sistema Nacional de Salud (SNS) que refleja este documento es la falta de homogeneización en la prestación de los servicios sanitarios. Uno de los motivos es que estos servicios varían de una comunidad a otra, al verse supeditados a distintas normativas.

Pero también ocurre a nivel local, ya que no todos los centros disponen de los mismos recursos en equipamiento y capital humano. En este sentido, el Dr. Ríos-Buceta afirma que “establecer unos indicadores adecuados y basados en la evidencia puede contribuir a disminuir la variabilidad entre centros, y mejorar la calidad de la atención al paciente”.

Dr. Ríos-Buceta: “El desconocimiento sobre la evaluación de indicadores respecto al cáncer cutáneo melanoma y no melanoma supone un problema tanto para la elaboración de recomendaciones como para la mejora del proceso asistencial”

Además, en esta especialidad hay muy pocas publicaciones que describan la evaluación de indicadores respecto al cáncer cutáneo melanoma y no melanoma. De hecho, en España no es posible conocer la variabilidad interhospitalaria de los medios y la asistencia en el cáncer cutáneo. “Este desconocimiento supone un problema tanto para la elaboración de recomendaciones como para la mejora del proceso asistencial”, explica el Dr. Ríos-Buceta.

Indicadores de calidad en cáncer de piel
Esto ha llevado a la AEDV a consensuar una serie de indicadores de calidad de la atención del cáncer de piel, a través de un proyecto de la Fundación Piel Sana-AEDV; así como a medir y evaluar la adherencia de los centros hospitalarios a dichos indicadores. Gracias a la colaboración de los responsables de los servicios de dermatología de los principales hospitales del país, se analizó la cartera de servicios para el tratamiento de tumores de piel de cada hospital. Entre estos se incluyen las guías y protocolos de tratamiento, las infraestructuras y equipamientos técnicos, o la presencia de Comités Multidisciplinares en las unidades dermato-oncológicas.

Los resultados de este estudio, recogidos en el Libro Blanco, señalan como puntos de mejora el disponer de un Comité Multidisciplinar de Melanoma con participación del dermatólogo. También señalan el tener acceso directo del paciente ante la sospecha clínica de melanoma, carcinoma epidermoide y carcinoma basocelular. Además, destacan algunos puntos de mejora especialmente sencillos en su aplicación, como el empleo de informes anatomopatológicos estandarizados.

Dr. Pedro Jaén: “La descripción de la situación de los indicadores de calidad de las estructuras de atención al cáncer cutáneo nos permite conocer las vías de derivación, los tiempos estimados y las formas de tratamiento del cáncer de piel en cada región”

La descripción de la situación de los indicadores de calidad de las estructuras de atención al cáncer cutáneo en los servicios de dermatología nos permite tener una fotografía completa de la situación actual en España; así como conocer las vías de derivación, los tiempos estimados y las formas de tratamiento del cáncer de piel en cada región. También puede ser útil para que cada centro identifique sus carencias y posibilidades de mejora”, explica el Dr. Pedro Jaén, presidente de la AEDV.

Una carga asistencial infraestimada
Por otro lado, tanto el melanoma cutáneo como el cáncer cutáneo no melanoma (CCNM) representan una carga económica importante para el SNS. Por ello, “resulta fundamental conocer la incidencia de la enfermedad y establecer campañas preventivas y de diagnóstico precoz. La idea es que la Administración y la sociedad conozcan el peso de estas patologías y el beneficio que aporta la prevención y el tratamiento adecuado”, asegura el presidente de la AEDV.

El documento de la AEDV muestra que los estudios que emplean la metodología de registros tradicional no reflejan el verdadero volumen de carga asistencial que supone la enfermedad tumoral cutánea

En líneas generales, el documento de la AEDV muestra que los estudios que emplean la metodología de registros tradicional no reflejan el verdadero volumen de carga asistencial que supone la enfermedad tumoral cutánea. El carcinoma espinocelular (CEC), segundo cáncer de piel más frecuente, presenta una incidencia de 38,16 por 100.000 personas-año tras el metaanálisis. Este resultado se ha obtenido igualmente con el método habitual de registros, por lo que es muy posible que también infraestime la demanda de atención.

Todo ello nos lleva a pensar que existe un número de casos no registrados, para el CCNM. Esto se explica también, aunque en menor medida, por las características propias de estos tumores, al aparecer generalmente en edades avanzadas de la vida y con escasa sintomatología; por lo que muchas veces no llegan a tratarse en el ámbito hospitalario”, asegura el Dr. Ignacio García Doval, coordinador de la metodología aplicada para la presentación de resultados en el Libro Blanco.

Noticias complementarias