Inicio ASP Dr. Óscar Castro: «El rescate de Vivanta es una decisión arbitraria y...

Dr. Óscar Castro: «El rescate de Vivanta es una decisión arbitraria y no respeta el principio de equidad»

Presidente del Consejo General de Dentistas

Óscar-Castro-rescate-Vivanta

..Redacción.
Este martes el Gobierno ha aprobado un préstamo de 40 millones de euros para la compañía de clínicas odontológicas Vivanta, participada en su mayoría por Ares Management, además de por el banco francés BNP Paribas y Portobello. «Es una decisión arbitraria en la que no se respeta el principio de equidad y supone un agravio comparativo», asegura a iSanidad el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, organización que ha mostrado su «total rechazo» al rescate de Vivanta por parte del Gobierno. Además, el Dr. Castro considera «muy llamativo» que el presupuesto destinado al rescate de una sola empresa sea similar al dedicado a mejorar las coberturas bucodentales de todo el país (44 millones). 

¿Es Vivanta una compañía estratégica para nuestro país? 
Según nuestro Gobierno sí, aunque en España existen más de 40.000 dentistas autónomos trabajando y considero que sus clínicas también son estratégicas para la salud bucodental de los españoles. Por tanto, el mismo derecho tendrían a tener ayudas y más con la crisis que hemos pasado por la pandemia, que no ha hecho más que agravarse con la situación actual de inflación e incertidumbre por la guerra en Ucrania.  

No es justo que se ayude a unos y no a otros. Por ejemplo, sin entrar en temas económicos, es sorprendente que empresas como Abengoa, con un perfil industrial importante, no sean consideradas merecedoras de ayuda y, en cambio, una empresa con 200 clínicas privadas reciba más de 40 millones. Esto supone más de 200.000 euros por clínica, que ya los quisieran muchos dentistas autónomos que están en EREs, con problemas económicos importantes o a punto de cerrar sus consultas.  

«En España existen más de 40.000 dentistas autónomos trabajando y sus clínicas también son estratégicas para la salud bucodental de los españoles»

¿Consideran que este préstamo supone un agravio comparativo con respecto a otras empresas del sector?
Es una decisión arbitraria en la que no se respeta el principio de equidad. Claro que supone un agravio comparativo con todos los dentistas españoles que estamos atravesando una situación muy complicada y a los que no se presta ninguna ayuda.  

Tampoco entendemos los criterios por los que se considera esa empresa y no otras «estratégica y esencial en su actividad», salvo que, y esto lo digo como apreciación personal, estén intentando evitar que se repita un caso como los que ya hemos vivido con iDental, Funnydent, Dentix, etc. porque en este caso, la trayectoria económica de Vivanta auguraba un final similar.  

¿Este caso es comparable a lo que hemos vivido con Dentix o iDental? 
Mezclar economía y salud es algo bastante disparatado porque en la relación entre paciente y profesional se incluyen criterios economicistas que no deberían influir en las decisiones o tratamientos que se realizan.  

No podemos comparar este caso con otros que hemos vivido anteriormente porque estamos en momentos diferentes. Vivanta está inmersa en una crisis y ha recibido la ayuda del Gobierno para intentar evitar un desenlace como los que ya hemos vivido anteriormente. 

Personalmente, como ciudadano, creo que hay empresas más susceptibles de recibir este tipo de ayudas. Hay que ser muy cuidadoso y respetuoso con el uso que se da al dinero de todos.  

«Creo que hay empresas más susceptibles de recibir este tipo de ayudas. Hay que ser muy cuidadoso y respetuoso con el uso que se da al dinero de todos»

¿Es peligroso que se siente un precedente con este rescate para el crecimiento de este tipo de empresas?
Yo no soy futurólogo, pero creo que dotar de ayudas a unas determinadas empresas y modelos de negocio y a otras no, rompe el principio de equidad del que hablábamos. En el caso concreto de Vivanta, no tenemos datos de satisfacción de los pacientes, pero entendemos que estaban atendidos por profesionales colegiados y, por tanto, recibiendo un servicio adecuado. El tiempo pondrá a cada uno en su sitio.  

Desde el Consejo no entramos a valorar modelos de negocio, pero sí queremos resaltar que todos los profesionales del sector estamos sufriendo una grave crisis a nivel laboral y que todo lo que no funciona adecuadamente repercute en la calidad asistencial y en la salud de los pacientes.  

Por eso, nos llama mucho la atención que se destinen 44 millones de euros a la ampliación de la cartera de servicios y más de 40 millones para rescatar una cadena de clínicas dentales en manos de fondos de inversión.  

«Nos llama mucho la atención que se destinen 44 millones de euros a la ampliación de la cartera de servicios y más de 40 millones para rescatar una cadena de clínicas dentales en manos de fondos de inversión»

¿Por qué se repiten situaciones de este tipo periódicamente en el sector dental?
Es esencial cambiar la ley de sociedades profesionales para que las sociedades de intermediación y los fondos buitre no puedan entrar a hacer negocio con la salud de las personas.  

Por otro lado, un punto en común de todos estos casos que comentábamos es el uso de campañas de publicidad muy agresivas, en algunos casos, con elementos falsos y engañosos. Desde el Consejo venimos insistiendo mucho en la necesidad de regular y controlar muchísimo más la publicidad sanitaria para evitar las campañas agresivas o engañosas.  

«Es esencial cambiar la ley de sociedades profesionales para que las sociedades de intermediación y los fondos buitre no puedan entrar a hacer negocio con la salud de las personas»  

¿Cómo afecta esta situación a los pacientes? La cantidad utilizada para el rescate es casi la misma que la destinada a todo el plan de salud bucodental que se ha aprobado hace escasos días…
Desde luego es muy llamativo que el presupuesto para mejorar las coberturas bucodentales de todo el país sea prácticamente igual que el destinado al rescate de una sola empresa.  

El gasto medio por persona en España para salud bucodental ronda los 350 euros. Si hacemos una simple operación aritmética, los 44 millones del plan de salud bucodental, que beneficiará a 7 millones de personas, suponen 6 euros por persona. En cambio, las 200 clínicas Vivanta van a recibir una cantidad cercana a los 42 millones, unos 200.000 euros por clínica. Tocamos a menos de un euro por español.  

¿Cuál es la situación actual del sector y cómo afectan medidas como estas al resto de empresas? ¿Y a los profesionales? 
Ahora mismo estamos inmersos en una grave crisis económica. No nos hemos recuperado de la crisis de la pandemia y ahora nos enfrentamos a una subida de los precios de los materiales, de los suministros, etc. Esto no solo nos afecta directamente en las cuentas de nuestras clínicas, sino que también afecta a los pacientes, que tienen que priorizar otros gastos frente a la salud oral.  

«No tenemos ninguna medida de protección, como podría ser un IVA reducido sobre los materiales que tenemos que utilizar, y cada vez son más caros»

No tenemos ninguna medida de protección, como podría ser un IVA reducido sobre los materiales que tenemos que utilizar, y cada vez son más caros. Esta situación aboca a muchas clínicas al cierre y a muchos profesionales a abandonar nuestro país en busca de mejores condiciones laborales.  

Cada año salen de las facultades de odontología españolas unos 1.800 dentistas y su principal mercado de trabajo es el sector privado, porque apenas hay plazas en la sanidad pública. Los trabajadores autónomos estamos en una situación precaria, con unas exigencias fiscales elevadísimas, que hacen prácticamente imposible nuestra supervivencia. Sus opciones son trabajar para terceros (empresarios, compañías de seguros…), emigrar o buscar otros sectores en los que trabajar.   

«Cada año salen de las facultades de odontología españolas unos 1.800 dentistas y su principal mercado de trabajo es el sector privado, porque apenas hay plazas en la sanidad pública»

La salud es un bien general que hay que defender y proteger, pero para proteger la salud de los ciudadanos hay que proteger también a quien la ejecuta, a los facultativos: médicos, odontólogos, enfermeras, farmacéuticos, podólogos, etc. En España, somos más de un millón de profesionales sanitarios y solo se acuerdan de nosotros cuando hacemos falta en las crisis sanitarias.  

Noticias complementarias