Inicio Actualidad Expertos en Covid persistente lamentan que el ISCIII deje fuera a pacientes...

Expertos en Covid persistente lamentan que el ISCIII deje fuera a pacientes sin prueba o diagnóstico clínico en su informe

isciii-covid-persistente

..Gema Maldonado.
El Covid persistente es «el conjunto de síntomas multiorgánicos no atribuibles a otras causas que perduran tras la fase aguda de la enfermedad» para el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) que lleva desde finales de año trabajando en el estudio Ciberpostcovid, aún en marcha, y que ha ofrecido un primer informe sobre la definición de esta nueva patología.

El estudio confirma que, para establecer un posible diagnóstico de Covid persistente es necesario disponer, entre otros factores, de un diagnóstico previo de la infección aguda, bien con pruebas de laboratorio o bien por inclusión en la historia clínica. Un punto con el que están en desacuerdo los investigadores de Covid persistente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Define el Covid persistente como «el conjunto de síntomas multiorgánicos no atribuibles a otras causas que perduran tras la fase aguda de la enfermedad»

«Llevamos dos años de pandemia en los que no ha habido ningún tipo de registro. En la primera ola los pacientes no tuvieron acceso a pruebas diagnósticas. En las últimas dos olas no se hacen pruebas diagnósticas de laboratorio salvo a mayores de 60 años y personas inmunocomprometidas. Además, ya ni siquiera se va al médico ni se justifica baja laboral, con lo cual, es probable que se nos escape mucha gente«, señala a iSanidad la Dra. Pilar Rodríguez Ledo, vicepresidenta de SEMG y coordinadora del Grupo de Covid persistente de la sociedad.

El documento recién publicado por el ISCIII, que corresponde a la primera parte de la investigación Ciberpostcovid sobre esta nueva patología. Sus primeras conclusiones, apuntan que una prueba positiva o un diagnóstico clínico, entre otros criterios, «es fundamental para consolidar esta definición de la enfermedad y para sentar las bases diagnósticas, clínicas y relativas a los cuidados y las posibles consecuencias sociales y laborales del síndrome».

Dra. Rodríguez Ledo: «Llevamos dos años de pandemia en los que no ha habido ningún tipo de registro. No podemos dejar fuera pacientes que no van a encontrar solución»

Pero la Dra. Rodríguez Ledo insiste en que «no podemos dejar fuera pacientes que no van a encontrar un adecuado diagnóstico, una adecuada atención y solución». «Tenemos que darnos un baño de realidad en nuestro país y en la mayoría de países, salvo aquellos en los que hay registros como en Reino Unido», afirma.

Aunque en líneas generales comparten la definición que ha consensuado el grupo colaborativo de Ciberpostcovid, los investigadores del Covid persistente de SEMG tampoco están de acuerdo con las dudas que deja el documento respecto a la mayor incidencia de esta enfermedad en las mujeres. El informe señala que los profesionales y pacientes citan el sexo femenino como posibe factor de riesgo. Pero habla de una «escasa» literatura científica al respecto y de «quienes consideraron que aún es pronto para definir factores potenciales de riesgo por falta de conocimiento y evidencia científica al respecto». 

«Cualquier clínico tiene claro que la mayoría de pacientes con Covid persistente son mujeres. No es así cuando hablamos de las secuelas del Covid-19, que predominan en hombres con comorbilidades»

Desde SEMG señalan a las conclusiones de su propio estudio y de otras investigaciones internacionales posteriores. En ellas «se constatan» que el Covid persistente afecta de forma clara más a mujeres que a hombres. «Cualquier clínico tiene claro que la mayoría de pacientes con Covid persistente son mujeres. No es así cuando hablamos de las secuelas del Covid-19, que predominan en hombres con comorbilidades», puntualiza la Dra. Pilar Rodríguez Ledo. «No se pueden denominar dos cosas diferentes [secuelas del Covid-19 y Covid persistente] de la misma manera, y es lo que pasa en algunos artículos que utiliza la revisión del informe que, por eso, tiene alguna información contradictora», considera la investigadora.

La SEMG comenzó a trabajar sobre esta nueva patología en mayo de 2020, pocos meses después del inicio de la pandemia. Su portavoz, «agradece» que el trabajo del ISCIII cite sus investigaciones y compare su definición con la que ya habían aportado desde el Grupo de Covid persistente de la sociedad. «Si la comparas con la que SEMG aportó en mayo de 2021 es una definición bastante parecida», añade. Y destaca como aportación del estudio «que el trabajo colaborativo que hacíamos ya 57 sociedades y 227 personas iba en la línea de lo que tiene que ser».

«Si la comparas con la que SEMG aportó en mayo de 2021 es una definición bastante parecida»

La sociedad científica y la organización de pacientes Long Covid Act ya mostraron su descontento con el ISCIII hace unos meses. Lamentaban que no se hubiera contado con la sociedad científica ni con el grupo de investigación sobre Covid persistente. Tampoco sentían que hubiera una representación adecuada de los pacientes en el estudio Ciberpostcovid.

La Dra. Rodríguez Ledo explica que se reunieron, junto a los pacientes, con el director del ISCIII «ofreciendo los avances que habíamos hecho en nuestra línea de trabajo sobre Covid persistente». «Llevamos más años trabajando sobre esto que ellos y tenemos más expertos, incluida la persona que se encargó de la definición dada por la Organización Mundial de la Salud», añade. Ahora, para la SEMG «lo que urge es pasar a la siguiente fase del estudio Ciberpostcovid, que es la necesaria para buscar la mejor solución para las necesidades de los pacientes y para investigar las causas, quién tienen predisposición y qué tratamiento le podemos dar».

Noticias complementarias