Expertos reclaman estrategias de promoción y prevención para reducir la aparición de enfermedades crónicas

promoción-y-prevención-enfermedades

..Redacción.
Los cambios demográficos de las últimas décadas y el aumento de la esperanza de vida conllevan que cada vez haya más personas con enfermedades crónicas. Así, la cronicidad supone un reto importante para el sistema sanitario y social que se debe abordar con garantías para la ciudadanía y la sostenibilidad del sistema. En este sentido, la promoción de la salud y la prevención de enfermedades son estrategias fundamentales para reducir y retrasar la aparición de enfermedades, también las crónicas. Este ha sido el tema central de la decimocuarta edición de los Desayunos POP, una jornada organizada por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) patrocinado por Janssen, bajo el título «Salud pública y determinantes sociales de la salud».

El encuentro fue moderado por el director de agencia de noticias Servimedia, José Manuel González Huesa. Además, contó con la participación de la coordinadora del área «Global Development and Policy Support» del Instituto de Salud Global de Barcelona, Marta Ares; el director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo; y la presidenta de la POP, Carina Escobar.

La cronicidad es un reto importante para el sistema sanitario y social que debe abordarse con garantías para la ciudadanía y la sostenibilidad del sistema

Durante el evento, se debatió sobre los determinantes sociales de la salud, la epidemiología y los retos a la hora de garantizar la calidad de vida y el bienestar de la salud de la población. Escobar destacó que «en España existe todavía un enfoque mayoritario a solucionar lo agudo y no lo crónico.  Por tanto, aún se debe avanzar mucho en impulsar buenas estrategias de promoción de la salud y prevención de enfermedades». En este sentido, añadió que «la cronicidad es un reto que necesita de la colaboración de toda la sociedad. Buscamos que exista una transformación intersectorial del sector salud con otros sociales como el empresarial y el administrativo, para la mejora de la salud».

El papel de determinantes sociales de la salud
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define los determinantes sociales de la salud (DSS) como «las circunstancias en que las personas nacen crecen, trabajan, viven y envejecen, incluido el conjunto más amplio de fuerzas y sistemas que influyen sobre las condiciones de la vida cotidiana». Por tanto, algunos determinantes sociales de la salud son la educación, la ocupación, los ingresos, el sexo o la raza. En este punto, Ares destacó que «dos determinantes sociales muy importantes que hay que trabajar son la falta de ingresos y el género. Tenemos acceso a las estadísticas para poder generar investigaciones, pero en materia de desigualdad y género son escasas».

Durante el evento, se debatió sobre los DSS, la epidemiología y los retos a la hora de garantizar la calidad de vida y el bienestar de la salud de la población

Por su parte, Javier Falo incidió en la importancia de trabajar la conexión de las políticas públicas en términos de salud con otras políticas. «Queremos ser influyentes en las políticas de otros departamentos. Que sean conscientes de que cuando plantean sus estrategias también las planteen en términos de salud», ha apuntado.

Además, la presidenta de la POP añadió que «el impacto en la salud se acrecienta en las personas más vulnerables por los determinantes sociales. Pobreza, género, discapacidad, la claro que cronicidad, etnia, edad, entre otros, son factores que limitan posibilidades de acceso y calidad de vida». Asimismo, añadió que «las personas con necesidades crónicas de salud impactan en todas las áreas de la vida. Por eso es necesario incluir la salud en todas las políticas».

También se trató la importancia de la información en materia de salud, esencial para la sociedad ya que «tener una ciudadanía informada y consciente es fundamental para tener una buena salud propia pero también para el sistema de salud», afirmó Ares. Así, las tres lecciones clave que nos deja la pandemia son: «la necesidad de una mayor inversión, más investigación y la conexión con otras políticas públicas que den lugar a una visión holística de la salud».

Según Marta Ares, «tener una ciudadanía informada y consciente es fundamental para tener una buena salud propia pero también para el sistema de salud»

La participación de las Asociaciones de Pacientes en las políticas públicas es fundamental para cambiar la interpretación de ciertas cuestiones o incorporar perspectivas que hasta entonces habían sido dejadas a un lado. En esta línea, Javier Falo apuntó que «la población civil debe tener un papel más activo. En este punto el movimiento asociativo en el ámbito local juega un papel muy importante».

«Desde la POP consideramos indispensable que se elaboren recomendaciones consensuadas y transversales que unifiquen criterios de funcionamiento. También defendemos una atención integral y multifocal, que tenga en cuenta salud, empleo, educación, ciencia e igualdad, entre otras», comentó Escobar.

Además, otro de los enfoques que la POP sitúa como imprescindible es situar al paciente en el en el eje central del circuito social y sanitario con la coordinación y trabajo en equipo de todos los niveles asistenciales. Todo ello sin olvidar la importancia de la atención centrada en la persona, desde una dimensión biológica, psicológica y social. Por último, Escobar quiso dejar un mensaje claro: «desde la POP y sus entidades seguiremos trabajando para conseguir la participación efectiva de los pacientes para la promoción y mejora de la salud y la prevención de la cronicidad».

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en