Inicio ASP Marta Villanueva: “Sin medir procesos y procedimientos, no se puede mejorar en...

Marta Villanueva: “Sin medir procesos y procedimientos, no se puede mejorar en calidad”

marta-villanueva-calidad-qh-idis

..Redacción.
La Fundación IDIS concedió el pasado 28 de noviembre la acreditación de calidad QH (Quality Healthcare) a 25 organizaciones públicas y privadas. Un distintivo que se ha convertido en referente del sector. De su importancia y de la necesidad de contar con sistemas que midan la calidad de los servicios que prestan los centros sanitarios conversamos con Marta Villanueva, directora general de IDIS.

Una acreditación de calidad, ¿a quién beneficia, a pacientes, centros sanitarios, sistema?
Beneficia a todos. A los pacientes, porque les ofrece una mayor seguridad y garantía. Además, les permite asentar su credibilidad y confianza en organizaciones que se esfuerzan en mejorar día a día.

A los centros sanitarios, puesto que mejora su competitividad y resultados. A los profesionales, una vez que les supone un estímulo el hecho de trabajar en centros asistenciales de prestigio donde existe una preocupación evidente por la calidad y se reconoce el esfuerzo realizado en esta materia. Y también beneficia al sistema, dado que una apuesta decidida por la mejora de la calidad incide en un estímulo para los centros y en una mayor eficiencia y efectividad en sus actuaciones.

¿Se puede mejorar sin medir?
Sin duda no, pero no con mayúsculas. Para mejorar primero hay que medir y establecer los indicadores adecuados de medida. Un sistema de gestión de calidad establece instrumentos de medida de carácter tangible y cuantificable que permitan evaluar los procesos y procedimientos instaurados en la organización. Todo ello con la intención de colmar y superar las expectativas manifestadas por los usuarios / clientes.

Los indicadores de calidad han de ser realistas y adaptarse a las circunstancias cambiantes

En cuanto a indicadores de medida es importante tener en cuenta que los indicadores de calidad han de ser realistas y adaptarse a las circunstancias cambiantes. No han de ser farragosos ni complejos en cuanto a su cálculo y gestión. Es necesario tener en cuenta que en este ámbito de la calidad cada vez van adquiriendo mayor importancia los indicadores cualitativos o subjetivos en los que la percepción adquiere una importancia trascendental. El sistema de gestión de calidad tiene que ser útil y trabajar para la organización y no la organización para el sistema.

marta-villanueva-calidad-qh-idis-2

¿Calidad percibida es lo mismo que calidad?, ¿qué busca un centro sanitario?
La calidad es una necesidad en constante evolución. Por ello, dentro de un contexto de medicina personalizada y participativa como el actual, la calidad percibida o también denominada subjetiva es un elemento cualitativo de primer orden en todo sistema de calidad que se precie; de hecho, la excelencia en el servicio prestado ocupa un lugar principal en todo esquema de calidad que se desee implantar en una organización.

En el caso de los centros asistenciales este hecho se puede compendiar bajo el concepto y metodología de la denominada experiencia del paciente en su contacto y recorrido por el sistema (Patient Journey). No cabe ninguna duda de que cuanto mejor es la experiencia del paciente mejores son los resultados y mejores indicadores en términos de salud alcanza el individuo y viceversa.

Cuanto mejor es la experiencia del paciente mejores son los resultados y mejores indicadores en términos de salud alcanza

Un centro sanitario busca en la calidad el hacer las cosas bien, de la mejor forma posible. Tiene como meta la seguridad de sus pacientes y profesionales y la consecución de los mejores resultados de salud en aras a obtener la credibilidad y confianza de los ciudadanos en general de tal forma que se genere el mayor impacto reputacional posible.

¿La acreditación QH es un premio a un trabajo o un “estado de situación”?
La acreditación QH (Quality Healthcare) supone un reconocimiento al esfuerzo realizado por las entidades asistenciales de carácter público o privada en la compleja y exigente senda de la calidad. Tiene una vigencia de dos años, transcurridos los cuales la organización ha de acreditarse de nuevo. Este reconocimiento cuando se perpetúa en el tiempo se transforma en un estado de situación reputacional capaz de generar un impacto muy positivo en la organización y en cada uno de sus componentes y miembros. A fecha de hoy en total, 129 organizaciones asistenciales públicas y privadas cuentan ya con una acreditación QH en alguna de sus modalidades.

¿Por qué es importante que en las acreditaciones QH haya centros públicos y privados?
La calidad no es privativa de ninguna organización ni de ningún sector o subsector. Es una cultura que define a las organizaciones comprometidas con el hecho de hacer bien las cosas y con el esfuerzo de hacerlas cada día mejor. Por ello la titularidad de un centro asistencial no tiene que ver en este caso concreto.

No cabe ninguna duda que el sistema sanitario de nuestro país no es ni público ni privado, sino que ambos modelos han de coexistir

Ambos entornos han de estar comprometidos con la mejora continua en cuanto a calidad, seguridad y resultados en beneficio del paciente. Por ello es muy importante que centros públicos y privados encuentren en la acreditación QH un modelo que les puede ayudar en general al cumplimiento de sus objetivos, destacando y diferenciándose de los demás.

La calidad de nuestro sistema sanitario será el fruto del sumatorio de la calidad de todos sus centros y profesionales. No cabe ninguna duda que el sistema sanitario de nuestro país no es ni público ni privado. Ambos modelos han de coexistir mediante una auténtica simbiosis y una perfecta colaboración estratégica.

Es muy importante que centros públicos y privados encuentren en la acreditación QH un modelo que les puede ayudar

¿La Acreditación QH (Quality Healthcare) es un modelo a seguir?
La Acreditación QH de la Fundación IDIS es un modelo único en nuestro entorno. Lo que permite es evaluar todo lo alcanzado y conseguido por cada organización en el ámbito de la calidad teniendo en cuenta todas las certificaciones, acreditaciones, reconocimientos, etc. y consolidarlo además mediante un indicador sintético ponderado de calidad que contempla 69 indicadores repartidos en dos áreas bien diferenciadas.

Estas características lo hacen imprescindible en organizaciones que realizan un gran esfuerzo en el terreno de la mejora continua de la calidad asistencial dado que tiene en cuenta y valora a todos los reconocimientos recibidos por una organización en esta materia, así como la ponderación de sus características estructurales y asistenciales.

Noticias relacionadas: