Inicio ASP Dra. Sola: “Nuestra vacuna consigue una respuesta inmune más eficaz y duradera...

Dra. Sola: “Nuestra vacuna consigue una respuesta inmune más eficaz y duradera que las de China y EE.UU.”

La investigadora del Centro Nacional de Biotecnología advierte de que “puede aparecer un nuevo coronavirus y no podemos saber cuándo va a suceder”

dra-isabel-sola-vacuna-coronavirus
Foto: César Hernández/CSIC Comunicación

..Gema Maldonado.
La Dra. Isabel Sola Gurpegui está deseando volver a su laboratorio del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC el próximo lunes, tras un nuevo test y después de los nueve días teletrabajando en casa por el positivo en coronavirus del Dr. Luis Enjuanes, con quien trabaja mano a mano en la búsqueda de una vacuna y tratamientos con anticuerpos frente al SARS-CoV-2.

Afortunadamente el doctor se encuentra muy bien, asintomático y trabajando desde casa”, señala la Dra. Sola, que explica a iSanidad que la vacuna que se desarrolle en España será más efectiva y duradera que las que prueban en China y EE.UU. y habla de la importancia de saber que los coronavirus son “virus emergentes con potencial pandémico”, una “amenaza real” que no hay que olvidar cuando todo esto pase y haya tentaciones de abandonar la búsqueda de antivirales, vacunas y anticuerpos.


China está probando su vacuna frente al coronavirus en humanos. En EE.UU. también están muy avanzados. ¿Por qué han sido tan rápidos? ¿No sería útil unir los esfuerzos y los avances de diferentes grupos de investigación?
No hay una fórmula única de hacer una vacuna, hay cientos de aproximaciones y variantes. Hacer un único tipo de vacunas no sería lo prudente teniendo en cuenta la incertidumbre que hay, ya que hasta que no se prueba, no tenemos certeza de que vaya a funcionar, de que sea eficaz y sea segura. Se están haciendo distintos tipos de vacunas cada una con sus ventajas y sus inconvenientes.

La vacuna del coronavirus  que se ensaya en China y Estados Unidos es más rápida pero la inmunidad que pueda proporcionar previsiblemente será parcial

Las que se están ensayando tanto en China como en Estados Unidos son vacunas más rápidas de preparar y más sencillas, pero entre sus posibles inconvenientes está que, al ser precisamente bastante sencillas, la inmunidad que puedan proporcionar previsiblemente no será perfecta y posiblemente sea parcial. Es necesario seguir desarrollando otras variantes de vacunas que sean más complejas, pero que podrían tener una mayor eficacia en cuanto a tipo de respuesta y duración de esa respuesta.

Creo que las contribuciones que se están haciendo desde distintos grupos de investigación pueden dar información positiva para que veamos cuál de las variantes termina siendo la mejor. Incluso, dependiendo de las circunstancias o de la clase de población, puede que sea mejor administrar una u otras.

¿La vacuna del coronavirus en la que trabajan en su laboratorio será entonces más eficaz que las vacunas que prueban China y Estados Unidos?

Efectivamente. En esos casos lo que están haciendo es entrenar el sistema inmune con una única proteína del virus, la proteína S, que se sabe que es muy inmunogénica, muy importante para obtener una respuesta inmune. Pero el virus tiene otras proteínas que se sabe que contribuyen a obtener una respuesta inmune más equilibrada, más intensa y posiblemente de más duración. Nuestra vacuna incluye otras proteínas, además de la proteína S.

Nuestra vacuna incluye más proteínas y utiliza parte de la maquinaria del virus con lo que conseguimos una respuesta inmune más completa, eficaz y duradera

Además, como utiliza parte de la maquinaria del virus, cuando administramos nuestro candidato a vacuna tiene la capacidad de replicarse, es decir, de aumentar la dosis que introducimos. Es decir, si se introducen 20 “soldados”, pueden multiplicarse y convertirse en 2.000 o en 20.000. En el caso de la vacuna china o americana se introducen 20 “soldados” y esos son los que entran en el cuerpo. Además, como el número de proteínas que expresa son más de una, estamos consiguiendo tener una respuesta inmune más completa y, posiblemente, más eficaz y duradera.

¿En qué punto está el trabajo de desarrollo de la posible vacuna en su laboratorio?
Estamos terminando de reconstruir el virus mediante ingeniería genética. Cuando nos incorporemos de nuevo al laboratorio lo tendremos listo para empezar a trabajar con él en una semana. Cuando esté completo podremos utilizarlo para el prototipo de vacuna y para probar la eficacia de los anticuerpos en los que trabajamos en línea de investigación del proyecto europeo Manco.

Al disponer del virus reconstruido, tenemos su genoma para poder modificarlo quitándole todos los genes de virulencia

Al disponer del virus reconstruido, tenemos su genoma para poder modificarlo y construir la vacuna. Esta modificación consiste en quitarle todos los genes de virulencia y conservar la parte del virus que es necesaria para entrenar al sistema inmuntario e inducir una buena respuesta inmune.

dra-isabel-sola-vacuna-coronavirus-2
Foto: Agencia SINC

De hecho, esa modificación ya se está haciendo. A la vez que reconstruimos el virus estamos construyendo esas variantes atenuadas y en unas semanas podremos disponer del prototipo de la vacuna. Después, lo principal es confirmar si tiene capacidad de proteger, si sigue siendo eficaz en la manufactura a gran escala y si funciona en animales. A continuación se empezará a probar en humanos. Un año podría ser un periodo razonable para que esté lista.

Un año podría ser un periodo razonable para que la vacuna del coronavirus esté lista

Por lo que se sabe hasta ahora, el virus no muta de manera muy rápida, eso redunda en la efectividad de la futura vacuna ¿no?
Efectivamente. Los coronavirus, a diferencia de la gripe, no cambian tanto. Lo que estamos viendo en las secuencias que se están publicando desde que comenzó la epidemia son pequeños cambios porque en su naturaleza está cambiar, pero no lo hace tanto como otros virus. Es bueno porque significaría que no estamos en una situación como la que sucede con la gripe, que cada año hay que cambiar la vacuna para adaptarse a los cambios del virus.

Se ha hablado de personas que han pasado el coronavirus y vuelven a tenerlo después. Eso sería un problema para la vacuna.
Este virus cuando infecta induce a una respuesta inmune que tarda en estar completa dos o tres semanas. Durante un tiempo esa respuesta está activa y protegería frente a una nueva infección. No sabemos muy bien, porque ha pasado muy poco tiempo, cómo va a ser la respuesta inmune, si va a durar meses, un año o diez, pero mientras dure, una persona estaría protegida. Algunos de los casos aislados de los que se ha hablado habría que revisarlos con cuidado para ver cuál es la explicación. Igual dio un falso negativo, la muestra no se tomó del lugar adecuado, hubo algún problema o, en algunos casos, la persona puede tener problemas con su respuesta inmune y no eran conscientes.

Este virus induce a una respuesta inmune que tarda en estar completa dos o tres semanas y no sabemos muy bien todavía cuánto va a durar esa respuesta

¿En qué consiste la investigación de anticuerpos de proyecto europeo Manco?Consiste en evaluar la eficacia de anticuerpos frente al nuevo coronavirus. Estos anticuerpos los ha desarrollado un grupo holandés y han demostrado en cultivos celulares que tienen capacidad para neutralizar al nuevo coronavirus, pero es necesario confirmar en modelos animales que pueden protegerlos de la infección. Nuestra contribución al proyecto consiste en realizar estos experimentos en el modelo de ratón que es susceptible a la infección. Manco incluye una etapa en la que, de confirmarse la eficacia de estos anticuerpos, se producirían a gran escala en una compañía farmacéutica y se haría una primera evaluación en fase uno en humanos para demostrar que son seguros y que no causan ningún efecto adverso.

Trabajamos en inmunoterapia pasiva: construimos por medio de ingeniería genética anticuerpos como los que nuestro sistema inmune haría ante una infección del virus

Este tratamiento se denomina inmunoterapia pasiva, ya que construimos por medio de ingeniería genética anticuerpos como los que nuestro sistema inmune haría ante una infección del virus. Nuestro sistema, cuando entra en contacto con un virus, tarda un tiempo desde que lo detecta, reacciona y organiza la repuesta. Con este tratamiento, le estamos dando a la persona infectada esa respuesta inmune.

Ustedes ya tienen experiencia en la investigación de otros coronavirus. ¿Cómo están aprovechando ese conocimiento?
Anteriormente se habían desarrollado anticuerpos frente al coronavirus MERS de Oriente  Medio en un proyecto en el que nosotros los habíamos evaluado en el modelo animal. Confirmamos en ratones infectados, o bien horas antes de la infección, que cuando se administraban los anticuerpos, conseguían protegerse en lugar de morir, con les ocurría a los ratones que no tenían esos anticuerpos. Los resultados fueron prometedores y confirmaban la validez de esta clase de terapia.

¿Esta terapia cómo se aplicaría?
En ratones los administramos intranasalmente pero en el caso de humanos, aunque esto ya forma parte de la fase de desarrollo, lo suyo sería a través de la sangre para que llegue a todos los sitios a los que debe llegar. Aunque se podría intentar explorar distintas vías de administración, incluyendo la intranasal, para que vaya directamente al pulmón, que es donde está la infección.

Definimos los coronavirus como virus emergentes con potencial pandémico: pueden aparecer cuando menos lo esperamos y tienen la capacidad de extenderse por todo el mundo

¿Qué características de este coronavirus les preocupan?
A diferencia de los otros con los que hemos trabajado tiene el gran inconveniente de generar casos asintomáticos o con síntomas muy leves en los que el virus se está replicando y puede contagiar a otros. Esto es algo nuevo que no tenían otros.

¿Vamos a tener muchos nuevos coronavirus y posibles situaciones de pandemia?
En el laboratorio definimos los coronavirus como virus emergentes con potencial pandémico. Es decir, que pueden aparecer cuando menos lo esperamos y tienen la capacidad de extenderse por todo el mundo como nos ha demostrado este. Los virus están en la naturaleza, en reservorios animales, sobre todo en los murciélagos. Tienen la capacidad de saltar al ser humano y transmitirse entre personas, por tanto puede aparecer un nuevo coronavirus y no podemos tener los ojos cerrados a esa posibilidad.

Es una amenaza real que no podemos saber cuándo va a suceder. De ahí la importancia de no abandonar la búsqueda de antivirales, vacunas y anticuerpos

Una de las lecciones que podemos aprender de esta epidemia es saber que esa amenaza está ahí, que es una amenaza real que no podemos saber cuándo va a suceder. Pero que puede suceder y la envergadura del problema puede ser como la que tenemos ahora. De ahí la importancia de no abandonar la búsqueda de antivirales, vacunas y anticuerpos cuando haya pasado un tiempo, porque cuantas más herramientas, armas y conocimiento tengamos para defendernos de otros coronavirus, mejor será la respuesta que podamos darle en un futuro.

Noticias complementarias: