Inicio ASP Qué se sabe hasta ahora sobre los trombos y la vacuna de...

Qué se sabe hasta ahora sobre los trombos y la vacuna de AstraZeneca

Comisión-astrazeneca

..Gema Maldonado.
La Agencia Europea del Medicamento afirmó este miércoles, tras varias semanas de investigación sobre los eventos trombóticos poco frecuentes registrados a raíz de la vacunación con AstraZeneca, que la vacuna tiene muchas más ventajas que riesgos, aunque sí recomendó que se incluyan en el prospecto los trombos de senos venosos cerebrales y abdominales, acompañados de una bajada de plaquetas, como un efecto adverso muy raro. ¿Qué se sabe hasta ahora sobre la relación entre vacuna y trombos? ¿Qué ocurre en las personas que los sufren? ¿Tiene más riesgos que otros fármacos y vacunas en el mercado sobre los que nadie duda?

Riesgo-beneficio de una vacuna bajo la lupa
“Con la información que tengo yo recomendaría la vacuna a todo el mundo que la tenga indicada”, afirma el Dr. Ramón Lecumberri Villamediana, codirector del Servicio de Hematología y Hemoterapia de la Clínica Universidad de Navarra y vocal de la Sociedad Española de Hematalogía y Hemoterapia (SEHH). “A día de hoy los beneficios de las vacunas superan con creces los riesgos. Esta complicación tiene una incidencia de tres casos por millón, es muy baja. La mortalidad y la tasa de complicaciones por Covid son altos, incluso en menores de 50 años, situándose en dos casos por mil”.

Dr. Lecumberri: “Con la información que tengo yo recomendaría la vacuna a todo el mundo que la tenga indicada”

El especialista señala que “hay muchos fármacos que se asocian con un incremento del riesgo tromboembólico“. Pero en este caso, en medio de una pandemia capaz de colapsar los sistemas sanitarios, provocar millones de muertos y paralizar la economía, “estamos viendo cómo se habla de la vacuna en tiempo real, hay un componente de presión mediática y de ansiedad en la sociedad”, opina.

dr-lecumberri-sehh-hematologo

Desde la SEHH creen que todos los países europeos “deberían adoptar una línea común“, acordando aplicar la vacuna a los mismos segmentos de la población y argumentando la decisión, “de forma que no se genere incertidumbre y alarma innecesaria en la población”, apunta el vocal de la sociedad.

Aunque este efecto adverso relacionado con la vacuna de AstraZeneca sea infrecuente, el Dr. Lecumberri señala que es “una complicación grave” y cree que “es importante educar a la población y que los médicos estén informados para un diagnóstico temprano y un tratamiento óptimo”.

“Hay muchos fármacos que se asocian con un incremento del riesgo tromboembólico. Estamos viendo cómo se habla de la vacuna en tiempo real, hay un componente de presión mediática y de ansiedad en la sociedad”

¿Qué mecanismo causa estas trombosis? La hipótesis de los autoanticuerpos
La EMA reconoció haber hallado un “posible vínculo” entre los trombos poco frecuentes y la vacuna de AstraZeneca pero no una respuesta sobre el mecanismo causal de estos eventos. Habló de una respuesta del sistema inmune como explicación plausible. Un proceso similar al de la trombocitopenia inducida por heparina, un evento adverso, también raro, de este anticoagulante ampliamente usado.

“La heparina se une a un factor plaquetario, el factor cuatro, que hasta ese momento se hallaba en la superficie de las plaquetas y en el endotelio, y pasa a convertirse en un complejo alterado, en un antígeno, por lo que deja de ser conocido para el organismo y el sistema inmune lo ataca”, así explica este fenómeno el Dr. Lorenzo Armenteros, médico de atención primaria y portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

La vacuna se uniría al factor plaquetario 4 y el sistema inmune las reconocería como extrañas atacándolas. “se produce la trombocitopenia, pero liberan sustancias coagulantes y forman un coágulo en el lugar donde se ha producido esa lucha”

El organismo genera autoanticuerpos, un efecto que se da en muy pocos casos en la actualidad y con las heparinas subcutáneas de bajo peso molecular. “Se induce una autoinmunidad frente a las propias plaquetas con la particularidad de que esos anticuerpos son activadores de las plaquetas, de forma que tienden a agruparse y, además liberan sustancias que estimulan la formación de trombos”, señala el Dr. Lecumberri. Con este ataque “las plaquetas se rompen y se produce la trombocitopenia. Pero, paradógicamente, liberan sustancias coagulantes y forman un coágulo en el lugar donde se ha producido esa lucha”, añade.

covid-persistente-vacuna-posible-tratamiento-lorenzo-armenteros

La hipótesis de la EMA es que esta vacuna hace lo mismo que la heparina. La incidencia de la trombocitopenia inducida por heparina “es anecdótica” y se sitúa por debajo del 0,5%, según apunta el Dr. Lecumberri. En el caso de la vacuna, se produciría una trombocitopenia “inducida por la unión de la vacuna al factor plaquetario cuatro, porque sí se ha visto que ese factor estaba alterado en algunos pacientes con estos trombos”, explica el Dr. Armenteros.

Dr. Armenteros: “Puede que los senos venosos cerebrales y abdominales sean una parte más sensible a la formación de los trombos”

¿Por qué ocurre en senos venosos cerebrales y abdominales? ¿Por qué más en mujeres?
Según el médico de la SEMG, “puede ser que sean una parte más sensible a la formación de los trombos, quizá por ser zonas del territorio vascular, arterial o venoso que tengan un mayor número de factor plaquetario cuatro, pero es una hipótesis, nadie lo ha comprobado”. Esta posibilidad unida a “una hipersensibilidad en determinadas personas”, podría provocar el efecto adverso descrito.

La EMA no ha establecido factores de riesgo asociados al género o la edad en los trombos descritos vinculados a la vacunación porque son insuficientes los casos registrados, aunque la mayoría se dan en mujeres mejores de 60 años. El portavoz de la SEHH, señala que el género y la edad “podría ser un factor de riesgo”, pero la baja incidencia “dificulta encontrar esos factores”. Como la EMA, el Dr. Lecumberri señala que puede deberse a que entre las personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca “hay una proporción muy alta de mujeres jóvenes y, simplemente, los casos de trombos están reflejando eso”.

“Se podrían beneficiar de tratamientos concomitantes asociando inmunoglobulinas: de alguna forma evitarían la unión de unas plaquetas con otras mediada por los anticuerpos”

¿Cómo deben tratarse estas trombosis acompañadas de bajada de plaquetas?
Cuando llega al hospital un paciente con trombos venosos cerebrales o abdominales “lo que hay que hacer es anticoagular de forma rápida”, explica el Dr. Lecumberri. En estos casos “la sugerencia sería evitar las heparinas por la posibilidad de que hubiera reacción cruzada. Al mismo tiempo se ha sugerido que estos pacientes se podrían beneficiar de tratamientos concomitantes asociando inmunoglobulinas: de alguna forma evitarían la unión de unas plaquetas con otras mediada por los anticuerpos”. Para el hematólogo estas dos actuaciones “podrían ser las fundamentales en estos casos tan infrecuentes”.

Noticias complementarias:

Compartir